Arnold Schwarzenegger: las reglas para alcanzar el éxito en aquello que te propongas.

Si hablamos de Arnold Schwarzenegger, lo cierto es que estamos hablando de una persona que ha tenido éxito en todo lo que se ha propuesto. Ganó el concurso de Mister Olimpia 7 veces, se convirtió en el actor mejor pagado de su época y acabó siendo gobernador de California a pesar de que no tenía experiencia […]

La entrada Arnold Schwarzenegger: las reglas para alcanzar el éxito en aquello que te propongas. se publicó primero en Negocios 1000.

15 formas de arruinar tu vida de forma drástica y no fallar en el intento.

Nadie quiere arruinarse la vida a propósito, aunque a veces, en según qué casos, pudiera parecer que es así. Preparamos un vídeo con las formas de arruinarte la vida y no fracasar en el intento, de donde vamos a recoger algunos puntos de los que hablamos en ese vídeo, y además, añadiré otros que no […]

La entrada 15 formas de arruinar tu vida de forma drástica y no fallar en el intento. se publicó primero en Negocios 1000.

40 verdades universales para el éxito en los negocios y carrera.

Hay verdades universales en los negocios, del mismo modo que hay consejos universales que en caso de aplicar deberían funcionar a todo el mundo y en cualquier negocio o carrera profesional. 

Julie Bort ha sido periodista durante 20 años. En esta última etapa para Business Insider. Durante ese tiempo afirma haber entrevistado y escrito acerca de miles de personas en diferentes etapas de su éxito; Desde millonarios a emprendedores que recién iniciaban un negocio tecnológico, incluso un chico que lanzaba su negocio mientras luchaba contra un cáncer cerebral.

Todo eso ha llevado a Julie a redactar 40 verdades universales para el éxito en general (negocios y carrera en particular) con las que estoy completamente de acuerdo, pues una gran mayoría de ellas ya las habíamos tratado en Negocios1000.

Verdades Universales del éxito A. Carlos Gonzalez Negocios1000

Y éstas serían las verdades universales del éxito.

(Ver también: 8 verdades inspiradoras para lograr el éxito en cualquier campo)
1. Hay que tener pasión por tu trabajo. Si tu trabajo es significativo para tí, tu vida laboral será una constante alegría.


2. Si no puedes ser un apasionado de tu trabajo en sí, intenta ser un apasionado de los motivos por los que lo haces. Quizás no ames tu trabajo, empresa o profesión, pero el dinero y los beneficios son buenos y necesarios para tu familia. Al menos siente pasión en la elección de sacrificarte al hacer lo correcto por tu familia.


3. Si hay algo que necesita cambiar, lidera ese cambio. Si no te gusta tu trabajo, pero te sientes atrapado en él, trabaja para conseguir las habilidades que te ayudarán a despegar.


4. Comienza con poco y construye desde allí.


5. Haz lo obvio, lo fácil primero, y luego pasa a las cosas más difíciles.


6. Si no está roto, no lo arregles. Mejóralo.




7. Las lecciones más difíciles de aprender son el momento de cuándo seguir adelante y cuándo detenerse. Nadie te puede enseñar a eso. Llegado el momento, tendrás que elegir.


8. La definición de locura es hacer la misma cosa de la misma forma y esperar un resultado diferente. Si el resultado no es bueno, cambia algo en la ejecución.


9. Nadie tiene éxito solo.


10. Pide ayuda. Tienes que ser específico cuando pidas ayuda. Sé elegante y agradecido cuando llegue la ayuda.


11. Rodéate de gente positiva y tendrás un resultado positivo.


(Leer: La clave del éxito con la estrategia Seinfeld)


12. Acepta la diversidad. La mejor forma de compensar tus propias debilidades es elegir compañeros que tienen diferentes puntos fuertes a los tuyos y entre sí.


13. Las personas experimentan el mundo de manera diferente. Dos personas pueden asistir a la misma reunión y salir con impresiones diferentes. No luches contra ello. Úsalo.


14. No  tiene por qué gustarte alguien para tratarle con respeto y cortesía.


15. No importa lo que hagas o lo mucho que logres, siempre hay personas que tienen más.


16. Siempre hay personas que tienen menos también.


17. Si pasas la mayor parte de tu tiempo haciendo uso de tu talento y haciendo cosas que son buenas, es más probable que seas feliz.


18. Si pasas la mayor parte del tiempo tratando de mejorar tus puntos débiles, es muy probable que te frustres.


19. La práctica es el único y verdadero camino para dominar una nueva habilidad. Sé paciente contigo mismo mientras aprendes algo nuevo


 (Leer: 5 claves para alcanzar la excelencia)


20. La única forma de mantenerte "fresco" y ágil es continuar aprendiendo cosas nuevas cada día.




21. Aprender cosas nuevas significa ser un principiante, y eso significa cometer errores.


22. Cuanta más abierto estés a cometer errores de principiante, más fácil aprenderás cosas nuevas.


23. Nunca tendrás todos los recursos (tiempo, dinero, personas...) que te gustaría para tu empresa o proyecto. Nadie tiene nunca todos los recursos necesarios. Asúmelo.


24. La falta de recursos no es una excusa. Es una bendición disfrazada, ya que vas a tener que ser creativo.


25. La creatividad y la innovación son habilidades que pueden ser aprendidas y practicadas por hacer las cosas de siempre de una forma nueva.


26. Tendrás que tomar riesgos calculados.


27. En las primeras etapas de una empresa, carrera o proyecto, deberás aprender a decir SÍ a muchas cosas. En las etapas posteriores, deberás aprender a decir NO a muchas cosas.


28. El voto negativo es necesario. No lo rechaces automáticamente. Examina la crítica verdaderamente constructiva y luego ignora el resto.


29. Trata tu sueño como una hoja de ruta final. No tienes que alcanzar tu sueño de inmediato, pero la única manera de llegar allí es dar muchos pasos hacia allí.


30. El tiempo que te lleva crear algo es menos importante que lo valioso y útil que será una vez que se haya creado.


31. Uno de los secretos para el éxito es el siguiente: comunicar tus planes con otras personas y mantener la comunicación de esos planes con esas mismas personas.


32. Haz crecer tu red. Haz un esfuerzo para conocer gente nueva y mantenerte en contacto con las personas que conoces.


33. No importa el éxito que hayas alcanzado y lo alto que hayas llegado. Aún puedes fallar y fallar a lo grande.


34. El fracaso no es una mala cosa. Es parte del proceso.


35. Las cosas casi siempre salen mal en algún momento. La única forma de evitar hacerte daño es planificar para cuando suceda.


36. Aprende a decir con respeto, pero con firmeza "NO".


37. Dí "SÍ" tantas veces como te sea posible.


38. No importa cómo de rica, famosa o exitosa sea una persona. Dentro de esa persona hay un ser humano con esperanzas, sueños y temores, al igual que tú.


39. Conseguir lo que quieres no significa que serás feliz. La felicidad es el arte de estar agradecidos con lo que ya tenemos.


40. Concéntrate en lo que quieres, y no en lo que no quieres.


Te puede interesar...

+Meg Jay: La importancia de aprovechar los 20 años (los 30 no son los nuevos 20)

+26 lecciones para preparar a tu hijo para el mundo real

+10 sabias lecciones del mejor ejecutivo del siglo

+50 citas inspiradoras de empresarios a emprendedores.

40 verdades universales para el éxito en los negocios y carrera.

Hay verdades universales en los negocios, del mismo modo que hay consejos universales que en caso de aplicar deberían funcionar a todo el mundo y en cualquier negocio o carrera profesional. 

Julie Bort ha sido periodista durante 20 años. En esta última etapa para Business Insider. Durante ese tiempo afirma haber entrevistado y escrito acerca de miles de personas en diferentes etapas de su éxito; Desde millonarios a emprendedores que recién iniciaban un negocio tecnológico, incluso un chico que lanzaba su negocio mientras luchaba contra un cáncer cerebral.

Todo eso ha llevado a Julie a redactar 40 verdades universales para el éxito en general (negocios y carrera en particular) con las que estoy completamente de acuerdo, pues una gran mayoría de ellas ya las habíamos tratado en Negocios1000.

Verdades Universales del éxito A. Carlos Gonzalez Negocios1000

Y éstas serían las verdades universales del éxito.

(Ver también: 8 verdades inspiradoras para lograr el éxito en cualquier campo)
1. Hay que tener pasión por tu trabajo. Si tu trabajo es significativo para tí, tu vida laboral será una constante alegría.


2. Si no puedes ser un apasionado de tu trabajo en sí, intenta ser un apasionado de los motivos por los que lo haces. Quizás no ames tu trabajo, empresa o profesión, pero el dinero y los beneficios son buenos y necesarios para tu familia. Al menos siente pasión en la elección de sacrificarte al hacer lo correcto por tu familia.


3. Si hay algo que necesita cambiar, lidera ese cambio. Si no te gusta tu trabajo, pero te sientes atrapado en él, trabaja para conseguir las habilidades que te ayudarán a despegar.


4. Comienza con poco y construye desde allí.


5. Haz lo obvio, lo fácil primero, y luego pasa a las cosas más difíciles.


6. Si no está roto, no lo arregles. Mejóralo.




7. Las lecciones más difíciles de aprender son el momento de cuándo seguir adelante y cuándo detenerse. Nadie te puede enseñar a eso. Llegado el momento, tendrás que elegir.


8. La definición de locura es hacer la misma cosa de la misma forma y esperar un resultado diferente. Si el resultado no es bueno, cambia algo en la ejecución.


9. Nadie tiene éxito solo.


10. Pide ayuda. Tienes que ser específico cuando pidas ayuda. Sé elegante y agradecido cuando llegue la ayuda.


11. Rodéate de gente positiva y tendrás un resultado positivo.


(Leer: La clave del éxito con la estrategia Seinfeld)


12. Acepta la diversidad. La mejor forma de compensar tus propias debilidades es elegir compañeros que tienen diferentes puntos fuertes a los tuyos y entre sí.


13. Las personas experimentan el mundo de manera diferente. Dos personas pueden asistir a la misma reunión y salir con impresiones diferentes. No luches contra ello. Úsalo.


14. No  tiene por qué gustarte alguien para tratarle con respeto y cortesía.


15. No importa lo que hagas o lo mucho que logres, siempre hay personas que tienen más.


16. Siempre hay personas que tienen menos también.


17. Si pasas la mayor parte de tu tiempo haciendo uso de tu talento y haciendo cosas que son buenas, es más probable que seas feliz.


18. Si pasas la mayor parte del tiempo tratando de mejorar tus puntos débiles, es muy probable que te frustres.


19. La práctica es el único y verdadero camino para dominar una nueva habilidad. Sé paciente contigo mismo mientras aprendes algo nuevo


 (Leer: 5 claves para alcanzar la excelencia)


20. La única forma de mantenerte "fresco" y ágil es continuar aprendiendo cosas nuevas cada día.




21. Aprender cosas nuevas significa ser un principiante, y eso significa cometer errores.


22. Cuanta más abierto estés a cometer errores de principiante, más fácil aprenderás cosas nuevas.


23. Nunca tendrás todos los recursos (tiempo, dinero, personas...) que te gustaría para tu empresa o proyecto. Nadie tiene nunca todos los recursos necesarios. Asúmelo.


24. La falta de recursos no es una excusa. Es una bendición disfrazada, ya que vas a tener que ser creativo.


25. La creatividad y la innovación son habilidades que pueden ser aprendidas y practicadas por hacer las cosas de siempre de una forma nueva.


26. Tendrás que tomar riesgos calculados.


27. En las primeras etapas de una empresa, carrera o proyecto, deberás aprender a decir SÍ a muchas cosas. En las etapas posteriores, deberás aprender a decir NO a muchas cosas.


28. El voto negativo es necesario. No lo rechaces automáticamente. Examina la crítica verdaderamente constructiva y luego ignora el resto.


29. Trata tu sueño como una hoja de ruta final. No tienes que alcanzar tu sueño de inmediato, pero la única manera de llegar allí es dar muchos pasos hacia allí.


30. El tiempo que te lleva crear algo es menos importante que lo valioso y útil que será una vez que se haya creado.


31. Uno de los secretos para el éxito es el siguiente: comunicar tus planes con otras personas y mantener la comunicación de esos planes con esas mismas personas.


32. Haz crecer tu red. Haz un esfuerzo para conocer gente nueva y mantenerte en contacto con las personas que conoces.


33. No importa el éxito que hayas alcanzado y lo alto que hayas llegado. Aún puedes fallar y fallar a lo grande.


34. El fracaso no es una mala cosa. Es parte del proceso.


35. Las cosas casi siempre salen mal en algún momento. La única forma de evitar hacerte daño es planificar para cuando suceda.


36. Aprende a decir con respeto, pero con firmeza "NO".


37. Dí "SÍ" tantas veces como te sea posible.


38. No importa cómo de rica, famosa o exitosa sea una persona. Dentro de esa persona hay un ser humano con esperanzas, sueños y temores, al igual que tú.


39. Conseguir lo que quieres no significa que serás feliz. La felicidad es el arte de estar agradecidos con lo que ya tenemos.


40. Concéntrate en lo que quieres, y no en lo que no quieres.


Te puede interesar...

+Meg Jay: La importancia de aprovechar los 20 años (los 30 no son los nuevos 20)

+26 lecciones para preparar a tu hijo para el mundo real

+10 sabias lecciones del mejor ejecutivo del siglo

+50 citas inspiradoras de empresarios a emprendedores.

Primero sé, luego haz y sólo así tendrás

Por alguna razón inentendible creemos que cuando tengamos esto o aquello, entonces nos comportaremos de una manera diferente porque llegaremos a ser alguien diferente.

Cuantas veces hemos dicho o escuchado a otra persona decir:

  • Cuando tenga dinero, voy a ser muy generoso.
  • Cuando tenga tiempo, voy a ser un escritor.
  • Cuando sea gerente, entonces llegaré 30 minutos antes al trabajo.
  • Cuando tenga dinero de sobra, voy a ser emprendedor y empezar mi negocio.
  • Cuando me gradúe de diseñador, voy a comenzar mi propia empresa.

(Para escuchar el podcast dale click a “Play” en el botón abajo. Si deseas leer en vez de escuchar el podcast puedes seguir leyendo abajo.)

El problema con pensar de esa manera es que creemos que lo que nos impide lograr nuestros sueños son recursos: dinero, tiempo, salud, condición física, nivel profesional, profesión, etc.

Creemos que tenemos que TENER para luego HACER lo que tengamos que hacer para entonces SER.

Yo recuerdo batallar con este concepto en varios aspectos de mi vida, siendo el más reciente mi identidad como autor o escritor. Inclusive después de haber escrito y lanzado al mercado “Despierta tu Héroe Interior” y que llegar a estar en la lista de los más vendidos, todavía no me sentía como un escritor.

Recuerdo reunirme en cenas con escritores famosos de mi editorial HarperCollins y sentir como que yo era de segunda, todavía no merecía estar en la misma mesa con los verdaderos “escritores”.

Me tomó un tiempo llegar a la realización de que yo sí soy un escritor también y que escribir libros que transforman la vida de las personas es parte de mi identidad.

Muchas personas que conozco están atrapadas en la misma mentira.

Me dicen: cuando consiga el contrato con la editorial comenzaré a escribir, cuando me contraten como arquitecto, comenzaré a dibujar, cuando mi hijo crezca un poco, comenzaré a escribir ese blog que siempre he soñado.

Excusas, excusas, excusas.

Aunque no te des cuenta, son excusas.

Primero tienes que SER.

¿Quieres tener un blog exitoso? Entonces un blogger.

¿Quieres publicar un libro? Entonces un escritor.

¿Quieres tener un podcast que llegue a cientos de miles? Entonces un podcaster.

¿Quieres ser un emprendedor? Entonces un emprendedor.

¿Quieres ser un líder? Entonces un líder.

Necesitas hacer tu sueño parte de tu identidad. Tu sueño necesita SER tu identidad.

Luego que ERES un blogger, o escritor, o podcaster, o emprendedor, o líder, entonces hazte la pregunta: ¿Qué debería estar haciendo en este momento un blogger, o un escritor, o un podcaster, o un emprendedor, o un líder?

Un blogger debería estar publicando artículos.

Un escritor debería estar escribiendo.

Un podcaster debería estar grabando.

Un emprendedor debería estar trabajando en su idea, en su negocio.

Un líder debería estar liderando.

Entonces haz eso. Punto.

primero, luego HAZ.

SER primero, luego HACER.

HACER es duro, no hay atajos, no hay camino fácil. Y cuando el camino se pone duro, los duros son los que se mantienen persistentes en el camino. Sólo así vas a TENER.

TENER es la consecuencia del SER y del HACER.

No voltees la fórmula. No la utilices como excusa. No esperes TENER algo para decidir hacer algo pensando que sólo así llegarás a ser alguien.

Sé ese alguien primero. 

¿En qué persona tienes que convertirte HOY para alcanzar tus sueños? ¿Qué compromisos tienes que hacer de manera consistente para alcanzarlos? ¿Comienzas ya?… ¿O el próximo mes, o el próximo lunes, o el próximo 1ero de Enero?

La entrada Primero sé, luego haz y sólo así tendrás aparece primero en Liderazgo Hoy.

15 Hábitos de los vendedores de éxito.

Hubo un día en que el mundo comercial (las ventas) era mi gran pasión. Mi primer trabajo fue como vendedor (comercial) y antes de cumplir los 24 años tuve el honor y el placer de preparar grandes equipos comerciales.

Quizás la mayoría piensen que para vender hay que tener un don o talento especial, y puede que algunas personas ya tengan algunas actitudes que les hagan más fácil ser lo que denominamos un vendedor exitoso, aunque si hablamos de talento... el talento no lo es todo (Leer: El talento, ¿se nace o se hace?).

De hecho, una cosa son los hábitos que suelen tener los vendedores de éxito, y otra muy distinta son las técnicas de venta que se les pueden enseñar. Cuando preparaba a nuevos vendedores para incorporarse a la empresa, antes de comenzar a prepararlos, ya sabía con un margen de error mínimo, quién sería un buen vendedor y quién no lo sería.


Únicamente debías observar su comportamiento, su lenguaje corporal, su atención a la hora de escucharte y sobre todo, su humildad como persona. Finalmente llegué a la conclusión de que los hábitos que se necesitan para ser un buen vendedor, no son muy distintos a los que se necesitan para ser un buen inversor, un buen empresario e incluso un buen seductor. Del mismo modo, los errores o malos hábitos que tenían el resto de vendedores son los que convertirían a esa persona en un "no apto" para la inversión, no apto para emprender y no apto para otras muchas cosas.

Si bien no todo el mundo puede llegar a ser el vendedor número uno, sí que podemos fijarnos en lo que hacen los vendedores líderes y mejorar nuestros hábitos, pues prácticamente, como personas, podemos ser mejores en todo. Es cuestión de proponérselo y tener claro lo que queremos conseguir.

Hábitos de los vendedores de éxito.

1. Mente abierta a la retroalimentación.

Son capaces de separar "la cáscara de la pipa" con cualquier persona. Es decir, para ellos todo el mundo le puede aportar algo positivo. Están dispuestos a aprender lo positivo de cada persona y no dejarse influenciar por los aspectos negativos. Siguen siendo como esponjas que aprenden constantemente.

2. Perspectiva diaria.

El arte de vender no es un regalo. Es un trabajo muy duro. Se suele decir que para ser un profesional en lo que sea, se necesitan un mínimo de 1000 horas de práctica. La venta puede llegar a requerir incluso 5.000 horas. En muchas profesiones, los problemas a resolver son cientos, una vez los aprendes todos, con el tiempo es algo mecánico. Las excusas, preguntas, inquietudes o necesidades del ser humano aún no están definidas en ningún manual, ya que son infinitas, pues cada persona es distinta al resto. El arte de la venta consiste en ser capaz de dirigir a cada una de esas personas a tu terreno, que en este caso es el cierre de una venta. Eso sólo hay una forma de aprenderlo, y es "día a día cada día por el resto de los días".

3. Investigación de los clientes.

Está claro que este paso no lo podríamos dar en una venta "a puerta fría", aunque si tenemos una cita concertada con el director o encargado de compras de una empresa, muy pocos son los que se paran a analizar esa empresa, su distribuidor, los precios a los que vende su proveedor, etc... y en una venta, cuantas menos cosas dejes al azar, más probabilidad de éxito tendrás.

4. Se venden a sí mismos.

Vender únicamente un producto o servicio no es suficiente. Debes tener seguridad en tu valía para cualquier tipo de transacción comercial. Debes tener la plena confianza de que eres la persona más capaz en tu campo, y encárgate de que tu cliente perciba eso y sepa reconocer que con este acuerdo comercial, habrá salido ganando al poder recibir de tí un gran valor añadido.

5. Cuidan de sí mismos. Dan una muy buena primera impresión.


Ya lo dice el famoso dicho: "Jamás tendrás una segunda oportunidad para cambiar una primera mala impresión". La forma de vestir, tus gestos, tu postura, tus primeras palabras... generan una impresión en la otra persona a simple vista. Si esa impresión es buena, el cliente estará más receptivo, si la primera impresión es mala, el trabajo del vendedor será doble: "Primero generar confianza como persona y después generar confianza con el producto". Aconsejable para este punto: 7 técnicas de lenguaje corporal que te ayudarán en los negocios.

6. Saben desconectar en todos los aspectos.


Si un vendedor no es capaz de separar los problemas de su casa, con su pareja, con sus hijos y sale a vender con ellos en la cabeza, está perdido, pues puede entrar en lo que denominamos el círculo vicioso: "Traes problemas de casa, no rindes en el trabajo debido a esos problemas. Vuelves a casa con el problema de no haber vendido en el trabajo y al día siguiente continúa la rueda". He visto cómo grandes vendedores han entrado en un círculo completamente auto-destructivo al no conseguir separar problemas personales de trabajo. Sé que muchos piensan que no se pueden separar, y creedme, incluso eso se llega a aprender.

7. Creen en el producto que venden.

Si un vendedor cree en el producto que vende, no necesitará demasiadas técnicas de venta para defenderlo. Si no cree en el producto, su venta será inconscientemente una constante mentira para él, y eso hace que no tengamos pasión a la hora de vender el producto. Si nos falta esa pasión, somos un vendedor cojo. Pocas son las empresas que dedican el tiempo necesario a vender el producto a sus vendedores antes de que éstos salgan a la calle a venderlo.

8. Suelen ser líderes de opinión.

Te propongo un ejercicio. Entra a una comunidad religiosa católica practicante donde haya un grupo de 10 personas. Convence únicamente a 2 de ellos de que el aborto es la solución ante un embarazo no deseado y serás un vendedor de mucho éxito. La mayoría de los mejores vendedores que he conocido son capaces de rebatir lo irrebatible a un grupo de personas y dejar al grupo sin argumentos sin llegar a levantar la voz. Siempre con respeto, educación y elegancia, otras cualidades que tienen los buenos vendedores.

9. Son disciplinados.

No sólo en el trabajo, sino en la vida en general. Este aspecto es similar al de un inversor, y es que debemos ser disciplinados tanto en nuestro método como en nuestros hábitos más sencillos.

10. Son excelentes comunicadores.

La comunicación no sólo depende de nuestra habilidad oratoria, cosa que muchos creen. Un buen comunicador se distingue por tener unas grandes habilidades en la escucha. También debemos convertirnos en expertos a la hora de saber leer el lenguaje corporal de nuestros clientes, bien sean clientes actuales o potenciales.

11. Son personas seguras.

Si no confías en tí mismo, ¿quién lo va a hacer?. Los vendedores exitosos, así como las personas de éxito en cualquier campo de la vida, desprenden seguridad en sí mismas. Son buenas en lo que hacen, saben que son buenas, saben que valen y lo demuestran cada día, así que no les preocupan los comentarios despectivos producto de celos o envidias ni entran al trapo en este tipo de conflictos. Suelen ser excelentes en el trabajo y humildes como personas.

12. Suelen dar más de lo que reciben.

A medida que uno es un gran vendedor dentro de un equipo de trabajo, suele tener el reconocimiento de todos como el profesional que es, pero puede llegar a sentirse sólo, ya que las personas de la empresa pueden llegar a pensar que no necesita ningún tipo de ayuda ni consejos, y en cambio, este tipo de personas, suelen ayudar en todo lo que pueden al vendedor que comienza y no suele esperar nada a cambio. Se conforma con la satisfacción de haber ayudado a un compañero. Del mismo no suelen ser la típica persona que tienen miedo de enseñar lo que saben a otras personas por el riesgo de que vayan a ser superados.

13. Usan el tiempo sabiamente.

Probablemente los buenos vendedores dediquen menos horas de trabajo que el resto, aunque sus horas son mucho más productivas. No pierden el tiempo con clientes que han notado a los 5 minutos no les está prestando la debida atención. De esta forma, evitan "quemarse" con las excusas anti-compra y guardan esa energía para el próximo. Al ser más organizados que el resto también pierden menos tiempo en pararse a pensar "qué hago y a dónde voy ahora".

14. Aprenden continuamente.


Si quieres ganar más, debes aprender más. Los buenos vendedores saben que tanto el fracaso como el éxito pueden ser temporales y producidos tanto por acción (en el éxito) como por inacción (en el fracaso). También saben que cuando han conseguido llegar alto no es momento de dormirse, sino de continuar siendo ambicioso. No sabes si mañana el viento soplará a tu favor, así que aprovecha los momentos favorables al máximo.

15. Evitan estos errores.

Podría hacer una larga lista con los errores que comenten la mayoría de personas que se van a dedicar a las ventas, pero es que no son errores en sí dentro de esta profesión, sino más bien actitudes o hábitos que la persona debe cambiar.
  • 1. Pensar que nadie te puede enseñar nada: Tú ya eres el mejor aunque tus resultados sean pésimos.
  • 2. Quien vende más que yo es porque tiene mejor zona, mejores clientes o más suerte: Los vendedores que piensan así y creen en la suerte, misteriosamente, la señora "suerte" siempre cae sobre los mismos y nunca sobre él.
  • 3. Hablar demasiado: Muchos vendedores confunden ser un buen comunicador con ser un charlatán o con soltar un discurso cargado de tecnicismos para demostrar que son muy entendidos en la materia. Es cuando el cliente dice: "Qué tío más listo, pero no me he enterado ni de lo que vende".
  • 4. Hacer siempre las mismas cosas y esperar resultados diferentes: Al igual que en la inversión, si con nuestro método tenemos pérdidas una y otra vez, si no lo cambiamos, continuaremos teniendo pérdidas. Pero claro, para cambiar un método hay que reconocer primero que nos estamos equivocando, y no todo el mundo es capaz de reconocerlo.
  • 5. Mentir:Muchos vendedores mienten a sus clientes en el producto o condiciones de la compra para no perder la venta. Otros mienten a sus jefes por motivos varios, aunque una gran mayoría se mienten a sí mismos hasta el punto de llegar a creerse cientos de excusas.
  • Y el peor error, pensar que la venta es fácil: Muchos piensan que las ventas son fáciles porque se fijan en buenos vendedores que hacen que las ventas parezcan fáciles. Otros piensan que el que no sabe hacer nada o no está preparado para nada, siempre puede trabajar de comercial. Y poder puedes, lo difícil será sobrevivir si no pones interés en aprender.
Como habrás podido ver, el fijarnos en algunos de estos hábitos, no sólo nos serviría para las ventas, sino para la mayoría de las profesiones y áreas de nuestra vida.

Ver mi historia personal: 

15 Hábitos de los vendedores de éxito.

Hubo un día en que el mundo comercial (las ventas) era mi gran pasión. Mi primer trabajo fue como vendedor (comercial) y antes de cumplir los 24 años tuve el honor y el placer de preparar grandes equipos comerciales.

Quizás la mayoría piensen que para vender hay que tener un don o talento especial, y puede que algunas personas ya tengan algunas actitudes que les hagan más fácil ser lo que denominamos un vendedor exitoso, aunque si hablamos de talento... el talento no lo es todo (Leer: El talento, ¿se nace o se hace?).

De hecho, una cosa son los hábitos que suelen tener los vendedores de éxito, y otra muy distinta son las técnicas de venta que se les pueden enseñar. Cuando preparaba a nuevos vendedores para incorporarse a la empresa, antes de comenzar a prepararlos, ya sabía con un margen de error mínimo, quién sería un buen vendedor y quién no lo sería.


Únicamente debías observar su comportamiento, su lenguaje corporal, su atención a la hora de escucharte y sobre todo, su humildad como persona. Finalmente llegué a la conclusión de que los hábitos que se necesitan para ser un buen vendedor, no son muy distintos a los que se necesitan para ser un buen inversor, un buen empresario e incluso un buen seductor. Del mismo modo, los errores o malos hábitos que tenían el resto de vendedores son los que convertirían a esa persona en un "no apto" para la inversión, no apto para emprender y no apto para otras muchas cosas.

Si bien no todo el mundo puede llegar a ser el vendedor número uno, sí que podemos fijarnos en lo que hacen los vendedores líderes y mejorar nuestros hábitos, pues prácticamente, como personas, podemos ser mejores en todo. Es cuestión de proponérselo y tener claro lo que queremos conseguir.

Hábitos de los vendedores de éxito.

1. Mente abierta a la retroalimentación.

Son capaces de separar "la cáscara de la pipa" con cualquier persona. Es decir, para ellos todo el mundo le puede aportar algo positivo. Están dispuestos a aprender lo positivo de cada persona y no dejarse influenciar por los aspectos negativos. Siguen siendo como esponjas que aprenden constantemente.

2. Perspectiva diaria.

El arte de vender no es un regalo. Es un trabajo muy duro. Se suele decir que para ser un profesional en lo que sea, se necesitan un mínimo de 1000 horas de práctica. La venta puede llegar a requerir incluso 5.000 horas. En muchas profesiones, los problemas a resolver son cientos, una vez los aprendes todos, con el tiempo es algo mecánico. Las excusas, preguntas, inquietudes o necesidades del ser humano aún no están definidas en ningún manual, ya que son infinitas, pues cada persona es distinta al resto. El arte de la venta consiste en ser capaz de dirigir a cada una de esas personas a tu terreno, que en este caso es el cierre de una venta. Eso sólo hay una forma de aprenderlo, y es "día a día cada día por el resto de los días".

3. Investigación de los clientes.

Está claro que este paso no lo podríamos dar en una venta "a puerta fría", aunque si tenemos una cita concertada con el director o encargado de compras de una empresa, muy pocos son los que se paran a analizar esa empresa, su distribuidor, los precios a los que vende su proveedor, etc... y en una venta, cuantas menos cosas dejes al azar, más probabilidad de éxito tendrás.

4. Se venden a sí mismos.

Vender únicamente un producto o servicio no es suficiente. Debes tener seguridad en tu valía para cualquier tipo de transacción comercial. Debes tener la plena confianza de que eres la persona más capaz en tu campo, y encárgate de que tu cliente perciba eso y sepa reconocer que con este acuerdo comercial, habrá salido ganando al poder recibir de tí un gran valor añadido.

5. Cuidan de sí mismos. Dan una muy buena primera impresión.


Ya lo dice el famoso dicho: "Jamás tendrás una segunda oportunidad para cambiar una primera mala impresión". La forma de vestir, tus gestos, tu postura, tus primeras palabras... generan una impresión en la otra persona a simple vista. Si esa impresión es buena, el cliente estará más receptivo, si la primera impresión es mala, el trabajo del vendedor será doble: "Primero generar confianza como persona y después generar confianza con el producto". Aconsejable para este punto: 7 técnicas de lenguaje corporal que te ayudarán en los negocios.

6. Saben desconectar en todos los aspectos.


Si un vendedor no es capaz de separar los problemas de su casa, con su pareja, con sus hijos y sale a vender con ellos en la cabeza, está perdido, pues puede entrar en lo que denominamos el círculo vicioso: "Traes problemas de casa, no rindes en el trabajo debido a esos problemas. Vuelves a casa con el problema de no haber vendido en el trabajo y al día siguiente continúa la rueda". He visto cómo grandes vendedores han entrado en un círculo completamente auto-destructivo al no conseguir separar problemas personales de trabajo. Sé que muchos piensan que no se pueden separar, y creedme, incluso eso se llega a aprender.

7. Creen en el producto que venden.

Si un vendedor cree en el producto que vende, no necesitará demasiadas técnicas de venta para defenderlo. Si no cree en el producto, su venta será inconscientemente una constante mentira para él, y eso hace que no tengamos pasión a la hora de vender el producto. Si nos falta esa pasión, somos un vendedor cojo. Pocas son las empresas que dedican el tiempo necesario a vender el producto a sus vendedores antes de que éstos salgan a la calle a venderlo.

8. Suelen ser líderes de opinión.

Te propongo un ejercicio. Entra a una comunidad religiosa católica practicante donde haya un grupo de 10 personas. Convence únicamente a 2 de ellos de que el aborto es la solución ante un embarazo no deseado y serás un vendedor de mucho éxito. La mayoría de los mejores vendedores que he conocido son capaces de rebatir lo irrebatible a un grupo de personas y dejar al grupo sin argumentos sin llegar a levantar la voz. Siempre con respeto, educación y elegancia, otras cualidades que tienen los buenos vendedores.

9. Son disciplinados.

No sólo en el trabajo, sino en la vida en general. Este aspecto es similar al de un inversor, y es que debemos ser disciplinados tanto en nuestro método como en nuestros hábitos más sencillos.

10. Son excelentes comunicadores.

La comunicación no sólo depende de nuestra habilidad oratoria, cosa que muchos creen. Un buen comunicador se distingue por tener unas grandes habilidades en la escucha. También debemos convertirnos en expertos a la hora de saber leer el lenguaje corporal de nuestros clientes, bien sean clientes actuales o potenciales.

11. Son personas seguras.

Si no confías en tí mismo, ¿quién lo va a hacer?. Los vendedores exitosos, así como las personas de éxito en cualquier campo de la vida, desprenden seguridad en sí mismas. Son buenas en lo que hacen, saben que son buenas, saben que valen y lo demuestran cada día, así que no les preocupan los comentarios despectivos producto de celos o envidias ni entran al trapo en este tipo de conflictos. Suelen ser excelentes en el trabajo y humildes como personas.

12. Suelen dar más de lo que reciben.

A medida que uno es un gran vendedor dentro de un equipo de trabajo, suele tener el reconocimiento de todos como el profesional que es, pero puede llegar a sentirse sólo, ya que las personas de la empresa pueden llegar a pensar que no necesita ningún tipo de ayuda ni consejos, y en cambio, este tipo de personas, suelen ayudar en todo lo que pueden al vendedor que comienza y no suele esperar nada a cambio. Se conforma con la satisfacción de haber ayudado a un compañero. Del mismo no suelen ser la típica persona que tienen miedo de enseñar lo que saben a otras personas por el riesgo de que vayan a ser superados.

13. Usan el tiempo sabiamente.

Probablemente los buenos vendedores dediquen menos horas de trabajo que el resto, aunque sus horas son mucho más productivas. No pierden el tiempo con clientes que han notado a los 5 minutos no les está prestando la debida atención. De esta forma, evitan "quemarse" con las excusas anti-compra y guardan esa energía para el próximo. Al ser más organizados que el resto también pierden menos tiempo en pararse a pensar "qué hago y a dónde voy ahora".

14. Aprenden continuamente.


Si quieres ganar más, debes aprender más. Los buenos vendedores saben que tanto el fracaso como el éxito pueden ser temporales y producidos tanto por acción (en el éxito) como por inacción (en el fracaso). También saben que cuando han conseguido llegar alto no es momento de dormirse, sino de continuar siendo ambicioso. No sabes si mañana el viento soplará a tu favor, así que aprovecha los momentos favorables al máximo.

15. Evitan estos errores.

Podría hacer una larga lista con los errores que comenten la mayoría de personas que se van a dedicar a las ventas, pero es que no son errores en sí dentro de esta profesión, sino más bien actitudes o hábitos que la persona debe cambiar.
  • 1. Pensar que nadie te puede enseñar nada: Tú ya eres el mejor aunque tus resultados sean pésimos.
  • 2. Quien vende más que yo es porque tiene mejor zona, mejores clientes o más suerte: Los vendedores que piensan así y creen en la suerte, misteriosamente, la señora "suerte" siempre cae sobre los mismos y nunca sobre él.
  • 3. Hablar demasiado: Muchos vendedores confunden ser un buen comunicador con ser un charlatán o con soltar un discurso cargado de tecnicismos para demostrar que son muy entendidos en la materia. Es cuando el cliente dice: "Qué tío más listo, pero no me he enterado ni de lo que vende".
  • 4. Hacer siempre las mismas cosas y esperar resultados diferentes: Al igual que en la inversión, si con nuestro método tenemos pérdidas una y otra vez, si no lo cambiamos, continuaremos teniendo pérdidas. Pero claro, para cambiar un método hay que reconocer primero que nos estamos equivocando, y no todo el mundo es capaz de reconocerlo.
  • 5. Mentir:Muchos vendedores mienten a sus clientes en el producto o condiciones de la compra para no perder la venta. Otros mienten a sus jefes por motivos varios, aunque una gran mayoría se mienten a sí mismos hasta el punto de llegar a creerse cientos de excusas.
  • Y el peor error, pensar que la venta es fácil: Muchos piensan que las ventas son fáciles porque se fijan en buenos vendedores que hacen que las ventas parezcan fáciles. Otros piensan que el que no sabe hacer nada o no está preparado para nada, siempre puede trabajar de comercial. Y poder puedes, lo difícil será sobrevivir si no pones interés en aprender.
Como habrás podido ver, el fijarnos en algunos de estos hábitos, no sólo nos serviría para las ventas, sino para la mayoría de las profesiones y áreas de nuestra vida.

Ver mi historia personal: 

15 Hábitos de los vendedores de éxito.

Hubo un día en que el mundo comercial (las ventas) era mi gran pasión. Mi primer trabajo fue como vendedor (comercial) y antes de cumplir los 24 años tuve el honor y el placer de preparar grandes equipos comerciales.

Quizás la mayoría piensen que para vender hay que tener un don o talento especial, y puede que algunas personas ya tengan algunas actitudes que les hagan más fácil ser lo que denominamos un vendedor exitoso, aunque si hablamos de talento... el talento no lo es todo (Leer: El talento, ¿se nace o se hace?).

De hecho, una cosa son los hábitos que suelen tener los vendedores de éxito, y otra muy distinta son las técnicas de venta que se les pueden enseñar. Cuando preparaba a nuevos vendedores para incorporarse a la empresa, antes de comenzar a prepararlos, ya sabía con un margen de error mínimo, quién sería un buen vendedor y quién no lo sería.


Únicamente debías observar su comportamiento, su lenguaje corporal, su atención a la hora de escucharte y sobre todo, su humildad como persona. Finalmente llegué a la conclusión de que los hábitos que se necesitan para ser un buen vendedor, no son muy distintos a los que se necesitan para ser un buen inversor, un buen empresario e incluso un buen seductor. Del mismo modo, los errores o malos hábitos que tenían el resto de vendedores son los que convertirían a esa persona en un "no apto" para la inversión, no apto para emprender y no apto para otras muchas cosas.

Si bien no todo el mundo puede llegar a ser el vendedor número uno, sí que podemos fijarnos en lo que hacen los vendedores líderes y mejorar nuestros hábitos, pues prácticamente, como personas, podemos ser mejores en todo. Es cuestión de proponérselo y tener claro lo que queremos conseguir.

Hábitos de los vendedores de éxito.

1. Mente abierta a la retroalimentación.

Son capaces de separar "la cáscara de la pipa" con cualquier persona. Es decir, para ellos todo el mundo le puede aportar algo positivo. Están dispuestos a aprender lo positivo de cada persona y no dejarse influenciar por los aspectos negativos. Siguen siendo como esponjas que aprenden constantemente.

2. Perspectiva diaria.

El arte de vender no es un regalo. Es un trabajo muy duro. Se suele decir que para ser un profesional en lo que sea, se necesitan un mínimo de 1000 horas de práctica. La venta puede llegar a requerir incluso 5.000 horas. En muchas profesiones, los problemas a resolver son cientos, una vez los aprendes todos, con el tiempo es algo mecánico. Las excusas, preguntas, inquietudes o necesidades del ser humano aún no están definidas en ningún manual, ya que son infinitas, pues cada persona es distinta al resto. El arte de la venta consiste en ser capaz de dirigir a cada una de esas personas a tu terreno, que en este caso es el cierre de una venta. Eso sólo hay una forma de aprenderlo, y es "día a día cada día por el resto de los días".

3. Investigación de los clientes.

Está claro que este paso no lo podríamos dar en una venta "a puerta fría", aunque si tenemos una cita concertada con el director o encargado de compras de una empresa, muy pocos son los que se paran a analizar esa empresa, su distribuidor, los precios a los que vende su proveedor, etc... y en una venta, cuantas menos cosas dejes al azar, más probabilidad de éxito tendrás.

4. Se venden a sí mismos.

Vender únicamente un producto o servicio no es suficiente. Debes tener seguridad en tu valía para cualquier tipo de transacción comercial. Debes tener la plena confianza de que eres la persona más capaz en tu campo, y encárgate de que tu cliente perciba eso y sepa reconocer que con este acuerdo comercial, habrá salido ganando al poder recibir de tí un gran valor añadido.

5. Cuidan de sí mismos. Dan una muy buena primera impresión.


Ya lo dice el famoso dicho: "Jamás tendrás una segunda oportunidad para cambiar una primera mala impresión". La forma de vestir, tus gestos, tu postura, tus primeras palabras... generan una impresión en la otra persona a simple vista. Si esa impresión es buena, el cliente estará más receptivo, si la primera impresión es mala, el trabajo del vendedor será doble: "Primero generar confianza como persona y después generar confianza con el producto". Aconsejable para este punto: 7 técnicas de lenguaje corporal que te ayudarán en los negocios.

6. Saben desconectar en todos los aspectos.


Si un vendedor no es capaz de separar los problemas de su casa, con su pareja, con sus hijos y sale a vender con ellos en la cabeza, está perdido, pues puede entrar en lo que denominamos el círculo vicioso: "Traes problemas de casa, no rindes en el trabajo debido a esos problemas. Vuelves a casa con el problema de no haber vendido en el trabajo y al día siguiente continúa la rueda". He visto cómo grandes vendedores han entrado en un círculo completamente auto-destructivo al no conseguir separar problemas personales de trabajo. Sé que muchos piensan que no se pueden separar, y creedme, incluso eso se llega a aprender.

7. Creen en el producto que venden.

Si un vendedor cree en el producto que vende, no necesitará demasiadas técnicas de venta para defenderlo. Si no cree en el producto, su venta será inconscientemente una constante mentira para él, y eso hace que no tengamos pasión a la hora de vender el producto. Si nos falta esa pasión, somos un vendedor cojo. Pocas son las empresas que dedican el tiempo necesario a vender el producto a sus vendedores antes de que éstos salgan a la calle a venderlo.

8. Suelen ser líderes de opinión.

Te propongo un ejercicio. Entra a una comunidad religiosa católica practicante donde haya un grupo de 10 personas. Convence únicamente a 2 de ellos de que el aborto es la solución ante un embarazo no deseado y serás un vendedor de mucho éxito. La mayoría de los mejores vendedores que he conocido son capaces de rebatir lo irrebatible a un grupo de personas y dejar al grupo sin argumentos sin llegar a levantar la voz. Siempre con respeto, educación y elegancia, otras cualidades que tienen los buenos vendedores.

9. Son disciplinados.

No sólo en el trabajo, sino en la vida en general. Este aspecto es similar al de un inversor, y es que debemos ser disciplinados tanto en nuestro método como en nuestros hábitos más sencillos.

10. Son excelentes comunicadores.

La comunicación no sólo depende de nuestra habilidad oratoria, cosa que muchos creen. Un buen comunicador se distingue por tener unas grandes habilidades en la escucha. También debemos convertirnos en expertos a la hora de saber leer el lenguaje corporal de nuestros clientes, bien sean clientes actuales o potenciales.

11. Son personas seguras.

Si no confías en tí mismo, ¿quién lo va a hacer?. Los vendedores exitosos, así como las personas de éxito en cualquier campo de la vida, desprenden seguridad en sí mismas. Son buenas en lo que hacen, saben que son buenas, saben que valen y lo demuestran cada día, así que no les preocupan los comentarios despectivos producto de celos o envidias ni entran al trapo en este tipo de conflictos. Suelen ser excelentes en el trabajo y humildes como personas.

12. Suelen dar más de lo que reciben.

A medida que uno es un gran vendedor dentro de un equipo de trabajo, suele tener el reconocimiento de todos como el profesional que es, pero puede llegar a sentirse sólo, ya que las personas de la empresa pueden llegar a pensar que no necesita ningún tipo de ayuda ni consejos, y en cambio, este tipo de personas, suelen ayudar en todo lo que pueden al vendedor que comienza y no suele esperar nada a cambio. Se conforma con la satisfacción de haber ayudado a un compañero. Del mismo no suelen ser la típica persona que tienen miedo de enseñar lo que saben a otras personas por el riesgo de que vayan a ser superados.

13. Usan el tiempo sabiamente.

Probablemente los buenos vendedores dediquen menos horas de trabajo que el resto, aunque sus horas son mucho más productivas. No pierden el tiempo con clientes que han notado a los 5 minutos no les está prestando la debida atención. De esta forma, evitan "quemarse" con las excusas anti-compra y guardan esa energía para el próximo. Al ser más organizados que el resto también pierden menos tiempo en pararse a pensar "qué hago y a dónde voy ahora".

14. Aprenden continuamente.


Si quieres ganar más, debes aprender más. Los buenos vendedores saben que tanto el fracaso como el éxito pueden ser temporales y producidos tanto por acción (en el éxito) como por inacción (en el fracaso). También saben que cuando han conseguido llegar alto no es momento de dormirse, sino de continuar siendo ambicioso. No sabes si mañana el viento soplará a tu favor, así que aprovecha los momentos favorables al máximo.

15. Evitan estos errores.

Podría hacer una larga lista con los errores que comenten la mayoría de personas que se van a dedicar a las ventas, pero es que no son errores en sí dentro de esta profesión, sino más bien actitudes o hábitos que la persona debe cambiar.
  • 1. Pensar que nadie te puede enseñar nada: Tú ya eres el mejor aunque tus resultados sean pésimos.
  • 2. Quien vende más que yo es porque tiene mejor zona, mejores clientes o más suerte: Los vendedores que piensan así y creen en la suerte, misteriosamente, la señora "suerte" siempre cae sobre los mismos y nunca sobre él.
  • 3. Hablar demasiado: Muchos vendedores confunden ser un buen comunicador con ser un charlatán o con soltar un discurso cargado de tecnicismos para demostrar que son muy entendidos en la materia. Es cuando el cliente dice: "Qué tío más listo, pero no me he enterado ni de lo que vende".
  • 4. Hacer siempre las mismas cosas y esperar resultados diferentes: Al igual que en la inversión, si con nuestro método tenemos pérdidas una y otra vez, si no lo cambiamos, continuaremos teniendo pérdidas. Pero claro, para cambiar un método hay que reconocer primero que nos estamos equivocando, y no todo el mundo es capaz de reconocerlo.
  • 5. Mentir:Muchos vendedores mienten a sus clientes en el producto o condiciones de la compra para no perder la venta. Otros mienten a sus jefes por motivos varios, aunque una gran mayoría se mienten a sí mismos hasta el punto de llegar a creerse cientos de excusas.
  • Y el peor error, pensar que la venta es fácil: Muchos piensan que las ventas son fáciles porque se fijan en buenos vendedores que hacen que las ventas parezcan fáciles. Otros piensan que el que no sabe hacer nada o no está preparado para nada, siempre puede trabajar de comercial. Y poder puedes, lo difícil será sobrevivir si no pones interés en aprender.
Como habrás podido ver, el fijarnos en algunos de estos hábitos, no sólo nos serviría para las ventas, sino para la mayoría de las profesiones y áreas de nuestra vida.

Ver mi historia personal: 

Cómo provocar cambios duraderos y consistentes en tu vida

Tanto si hablamos de propósitos de año nuevo como si hablamos de cualquier otro tipo de propósitos de cambio que se hacen a lo largo del año, las estadísticas dicen que entre un 90 y un 95 por ciento de las personas, abandonan estos propósitos.

La buena noticia es que el hecho de plantearte abandonar un hábito tóxico, añadir un hábito más productivo a tu vida o, sencillamente, cambiar algo que no te gusta en tu vida, es una señal de que en algún momento, has sido consciente de que necesitas hacer cambios en tu vida. Has sido consciente de algo no va bien, has sentido ganas de que algo vaya mejor. En otras palabras, de alguna forma has sentido ganas de prosperar.

A. Carlos González - Negocios1000

La mala noticia es que nos centramos en hacer que las cosas mejoren, pero también sabemos que la procrastinación o la dilación, nuestra falta de consistencia en los propósitos, el desánimo cuando el esfuerzo supera a las recompensas, hará que en algún momento sintamos ganas de abandonar el cambio, y que el deseo de progresar acabe siendo aplastado por el conformismo y asimilación de nuestra actual situación aunque no sea la situación que deseamos tener.

(Ver: 6 motivos por los que fallan nuestros propósitos de año nuevo)

Hay que partir de ciertas bases para entender cómo funciona la motivación en la vida.

No importa lo que tengas. De hecho, las cosas externas no te harán feliz de forma consistente. Es decir, puedes tener mucho dinero y eso no te garantiza felicidad, incluso puedes lograr iniciar una relación con la persona que deseas, conseguir el trabajo con el que soñabas. La realidad es que alcanzar algo deseado, únicamente te motivará durante un corto espacio de tiempo, hasta que esa motivación comience a desaparecer por sí sola.

La motivación únicamente permanece en marcha si sigues creciendo. Y esto ocurre en todos los ámbitos. Si trabajas en una empresa y hace ya meses o años que siempre haces lo mismo, a pesar de que tienes la tranquilidad de un sueldo a final de mes y no sientes estrés, puede aparecer la monotonía y el aburrimiento, por lo que llegará un momento en que cada día será un sacrificio ir a trabajar.
Continuar leyendo...