¿Sabes cuál es la característica más buscada en un líder? ¿Y cómo maximizarla?

Por más de 30 años los profesores universitarios James Kouzes y Barry Posner han llevado a cabo una exhaustiva investigación sobre el arte y ciencia del liderazgo. No existe mucha información cuantitativa sobre el liderazgo, por ello al conocer de su trabajo atraparon mi atención. Era una de las primeras veces que veía un estudio tan metódico, cualitativo y con data de más de 100,000 personas en todos los continentes por más de 30 años.

Como parte de su estudio, le preguntaron a miles de personas cuáles características buscaban en los líderes para que ellos, voluntariamente, decidieran seguirlos.

En la lista había características tales como inspirador, inteligente, leal, cooperativo, competente, etc.

De manera constante, en cada continente, en cada año, una característica aparecía de #1 con más del 80% de los votos.

Esa característica no era ser visionario, un gran comunicador, determinado o persistente. No era ser cariñoso o amigable.

La característica #1 que las personas buscan para seguir voluntariamente a un líder es: la honestidad.

Lo interesante de este resultado es que cuando se lo comento a las personas, la mayoría lo toma como que ya es una característica que cumplen a cabalidad… porque ¿No somos todos honestos?

Existe un gran problema con la honestidad.

Percepción vs. Realidad.

Nosotros no vivimos el mundo en base a la realidad, sino a la percepción que tenemos de dicha realidad. El valor de una moneda no está basado en la realidad (i.e. reservas de oro) sino en la percepción que las personas tienen del valor de dicha moneda. El valor de una empresa (representado en el precio de su acción) no está basada en la realidad sino en la percepción que tienen las personas (el mercado) del valor de la misma.

La percepción es un fenómeno tan dominante que hace que exista el efecto placebo. A pacientes se les da una medicina falsa y, sin embargo, logran mejorar sus condiciones e inclusive sanarse.

Al punto que quiero llegar es el siguiente: De nada sirve que seas honesto si las personas no tienen la clara percepción de que lo eres.

Y la única manera de desarrollar una percepción es a través de la acción.

En mi libro Despierta tu Héroe Interior comenté algo interesante sobre las películas que vale la pena compartir:

“Las películas normalmente no pueden transmitir intención, solo acción. Si tú quieres que la audiencia perciba a tu personaje como generoso, él necesita hacer un acto de generosidad. Si quieres que la audiencia lo perciba como miedoso, tiene que huir de forma cobarde de una situación. Si quieres que sea un héroe, necesita vencer el miedo y lanzarse a la historia de forma real; tiene que tomar acción, no simplemente tener la intención.”

De la misma manera que en una película sólo la acción es la que transmite la realidad sobre un personaje, la honestidad necesita transmitirte a través de la acción.

 

¿Cómo se desarrolla la percepción de la honestidad?

1- Nunca mientas. Nunca.

No creo que necesito extenderme en este punto. Lo único que quiero resaltar es que muchas veces a medida que desarrollamos relaciones más estrechas con miembros de nuestro equipo, podemos cometer el error de flexibilizar nuestros valores bajo el sentimiento de camaradería. Sin embargo, eso más que unir, daña la relación de liderazgo.

Para expandir en este punto te recomiendo leer el siguiente artículo: El código de honor: 3 secretos para una vida libre. 

2- Elimina el chisme de tu vida y no permitas que otros te intoxiquen con el mismo.

El chisme es hablar de la situación de una persona con otra persona que no tiene ninguna forma de influir positivamente en mejorar dicha situación. El chisme no solo destruye tu percepción de persona integra, sino que baja la moral de tu equipo, aleja el talento y hace a las personas improductivas.

Cuando compartes o aceptas el chisme de alguien, la persona siempre pensará que también serás chismoso(a) a sus espaldas.

¿Cómo matar el chisme? Cuando una persona te venga a contar algo, hazle estas tres preguntas:

1- ¿Estás 100% seguro que lo que me vienes a contar es verdad?

2- ¿Lo que me vienes a contar es algo bueno?

3- ¿Lo que me vienes a decir tiene alguna utilidad para mí?

Y luego cierra haciéndole esta última pregunta: ¿Por qué me podría interesar saber algo que no estás 100% seguro de que es verdad, no es bueno y no es de utilidad para mi?

Ahí se acabó el chisme.

3- Da feedback real a tu equipo a tiempo.

La mejor manera de desarrollar trasparencia es a través del feedback real a tiempo. Cuando eres capaz de comunicarle a los miembros de tu equipo sus respectivas oportunidades y fallas, también trasmitirás honestidad en el proceso.

Las personas que son capaces de decirte la verdad y confrontarte cuando sea necesario, serán las personas que considerarás más transparentes en tu vida. Ten cuidado con las personas que siempre están de acuerdo con lo que dices y haces.

4- Maximiza la transparencia.

En toda organización hay cosas que son confidenciales. Dichas cosas, comunica claramente que son confidenciales. Lo que no sea confidencial, muéstralo con transparencia.

5- Admite el fracaso rápidamente y asume responsabilidad.

Uno de los puntos centrales del maravilloso libro “Cómo ganar amigos e influir en las personas” (Puedes leer un resumen aquí) es que si cometes un error, admítelo rápidamente.

Lo peor que puedes hacer como líder es intentar esconder un error o evitar conversar al respecto. Si cometes un error, admítelo frente a tu equipo rápidamente.

¿Cómo actuar si el culpable del error es un miembro de tu equipo? Como líder, frente al equipo completo, la organización y tu liderazgo, admites el error como tuyo. Luego, de manera individual con la persona, discutes la responsabilidad y las consecuencias del error.

6- No escondas tu vulnerabilidad.

Es importante dejar atrás la idea del líder perfecto. Un líder perfecto es un símbolo de falta de transparencia. Construir una imagen de perfección sólo destruye la razón principal del porqué las personas te siguen: la honestidad y transparencia.

Mostrar tu vulnerabilidad conecta con tu equipo, te hace más real, y en consecuencia, las personas que te siguen desarrollan la creencia que pueden llegar a donde tu estás. Esto multiplica la motivación y los resultados del equipo.

7- Muestra una real pasión por tu cliente.

Al final todos tenemos un cliente, y estamos en un negocio (inclusive las organizaciones religiosas o sin fines de lucro tienen un cliente al cual sirven.) Cuando mostramos una pasión sincera por servir a nuestro cliente, transmitimos los valores y la visión real de la organización y el negocio: agregar valor.

Cuando mostramos preferencia por los números (ventas, utilidad, etc.) por encima del propósito de agregar valor a nuestros clientes, inmediatamente transmitimos una desconexión con los valores del negocio. Y esa desconexión se comunica como falta de integridad y transparencia.

Para cerrar, yo parto del principio que tú eres una persona honesta. Sin embargo, ser una persona honesta no basta. Necesitas desarrollar la percepción de tu honestidad y transparencia para que las personas quieran seguirte. Espero estos 7 consejos te ayuden a poner la honestidad a la acción y crezcas tu liderazgo.

La entrada ¿Sabes cuál es la característica más buscada en un líder? ¿Y cómo maximizarla? aparece primero en Liderazgo Hoy.