Los peligros de ganar una cesta de Navidad que la mayoría desconoce.

Es una conversación muy típica que se suele tener cuando ves a alguien que te dice que ha comprado un boleto en el que puede ganar una gran cesta de Navidad que incluye coches, motos, viajes, etc... y que está valorada en 300.000 euros o 1 millón de euros.

No sé en el resto de países cómo estará la situación y las cuentas que hay que rendir a Hacienda, pero al menos en España, si la mayoría de la gente supiera lo que te puede ocurrir en caso de que ganes un premio de ese tipo, sencillamente, las personas no comprarían participaciones de cestas navideñas a no ser que tengan liquidez para afrontar lo que viene después.

Cuando ganas una cesta de navidad, no te ha tocado un premio, sino probablemente una desgracia.

¿Cómo funcionan estas cestas?
¿Cuánto debes pagar a hacienda por un premio de este tipo?
¿Por qué deberías rechazar el premio en la mayoría de los casos a no ser que tengas liquidez?

Vamos a ver estas cuestiones.



¿Cómo ve Hacienda estas cestas navideñas?
Continuar leyendo...

Los peligros de ganar una cesta de Navidad que la mayoría desconoce.

Es una conversación muy típica que se suele tener cuando ves a alguien que te dice que ha comprado un boleto en el que puede ganar una gran cesta de Navidad que incluye coches, motos, viajes, etc... y que está valorada en 300.000 euros o 1 millón de euros.

No sé en el resto de países cómo estará la situación y las cuentas que hay que rendir a Hacienda, pero al menos en España, si la mayoría de la gente supiera lo que te puede ocurrir en caso de que ganes un premio de ese tipo, sencillamente, las personas no comprarían participaciones de cestas navideñas a no ser que tengan liquidez para afrontar lo que viene después.

Cuando ganas una cesta de navidad, no te ha tocado un premio, sino probablemente una desgracia.

¿Cómo funcionan estas cestas?
¿Cuánto debes pagar a hacienda por un premio de este tipo?
¿Por qué deberías rechazar el premio en la mayoría de los casos a no ser que tengas liquidez?

Vamos a ver estas cuestiones.



¿Cómo ve Hacienda estas cestas navideñas?
Continuar leyendo...

Los peligros de ganar una cesta de Navidad que la mayoría desconoce.

Es una conversación muy típica que se suele tener cuando ves a alguien que te dice que ha comprado un boleto en el que puede ganar una gran cesta de Navidad que incluye coches, motos, viajes, etc... y que está valorada en 300.000 euros o 1 millón de euros.

No sé en el resto de países cómo estará la situación y las cuentas que hay que rendir a Hacienda, pero al menos en España, si la mayoría de la gente supiera lo que te puede ocurrir en caso de que ganes un premio de ese tipo, sencillamente, las personas no comprarían participaciones de cestas navideñas a no ser que tengan liquidez para afrontar lo que viene después.

Cuando ganas una cesta de navidad, no te ha tocado un premio, sino probablemente una desgracia.

¿Cómo funcionan estas cestas?
¿Cuánto debes pagar a hacienda por un premio de este tipo?
¿Por qué deberías rechazar el premio en la mayoría de los casos a no ser que tengas liquidez?

Vamos a ver estas cuestiones.



¿Cómo ve Hacienda estas cestas navideñas?
Continuar leyendo...

Los peligros de ganar una cesta de Navidad que la mayoría desconoce.

Es una conversación muy típica que se suele tener cuando ves a alguien que te dice que ha comprado un boleto en el que puede ganar una gran cesta de Navidad que incluye coches, motos, viajes, etc... y que está valorada en 300.000 euros o 1 millón de euros.

No sé en el resto de países cómo estará la situación y las cuentas que hay que rendir a Hacienda, pero al menos en España, si la mayoría de la gente supiera lo que te puede ocurrir en caso de que ganes un premio de ese tipo, sencillamente, las personas no comprarían participaciones de cestas navideñas a no ser que tengan liquidez para afrontar lo que viene después.

Cuando ganas una cesta de navidad, no te ha tocado un premio, sino probablemente una desgracia.

¿Cómo funcionan estas cestas?
¿Cuánto debes pagar a hacienda por un premio de este tipo?
¿Por qué deberías rechazar el premio en la mayoría de los casos a no ser que tengas liquidez?

Vamos a ver estas cuestiones.



¿Cómo ve Hacienda estas cestas navideñas?
Continuar leyendo...

Todo lo que necesitas saber sobre finanzas personales se resume en estos 15 puntos.

Por desgracia, la educación financiera no forma parte de las prioridades del sistema educativo, por lo que la gente sale al mundo sabiendo que el dinero es necesario, pero es una herramienta que pocas personas saben usar. Otras personas dedican su vida a la búsqueda del dinero y pierden su salud por culpa de este material.

En realidad, el dinero no debe ser un fin para alcanzar en la vida, sino una herramienta que nos ayude a lograr nuestros verdaderos propósitos. La salud de nuestras finanzas, en ocasiones no depende tanto del tema de nuestros conocimientos en finanzas, sino de nuestra propia mentalidad, psicología y forma de vida que hemos elegido.

Esperando que sirva de ayuda, hoy plasmamos aquí varios puntos clave que todo el mundo debería saber en cuestión de finanzas.

A. Carlos González, Manhattan, finanzas personales, edificios noche,

1. No hay imprevistos, sino mala organización de nuestras finanzas.

En ocasiones, cuando te encontrabas en una situación financiera tranquila en la que mes a mes vas cobrando tu nómina, haciendo frente a los gastos e incluso te sobraba dinero a final de mes, y de repente... ZAS! Una avería en el coche o un destrozo en casa que necesita reparación urgente.

Es cuando decimos que nos ha surgido un imprevisto o un gasto sorpresa. Este imprevisto aparece para poner patas arriba nuestras finanzas y llega a afectar incluso a aquellos que tenían una planificación financiera.

Pues bien, no hay gastos sorpresa, sino mala planificación de nuestras finanzas. Los gastos sorpresa no son sorpresa, y hay que contar con ellos. Es decir, si tienes un coche, debes contar con que el coche puede sufrir una avería que necesite reparación. Si tienes una mascota, debes contar con que ésta puede que tenga que visitar a un veterinario en algún momento.

Es por eso que en primer lugar necesitamos lo que denominamos un fondo de emergencia, que básicamente es una cantidad de dinero ahorrada y líquida a la que podamos recurrir para este tipo de cosas e incluso cosas más graves y que nos permitiera subsistir durante al menos 6 meses en caso de que perdiéramos hoy toda fuente de ingresos.

No obstante, estos gastos sorpresa deberíamos incluirlos a la hora de hacer nuestra planificación de ahorro, y así ya contaremos cada mes con la necesidad de aportar un dinero extra al fondo de emergencia y que evitaremos gastar pensando en que tenemos nuestra situación financiera saneada.

2. Mucho hablas de ahorro, pero si no puedo ahorrar más con el dinero que gano, ¿qué hago?

Me encanta que me hagas esta pregunta :-) De donde no hay, no podemos sacar más. Eso es evidente. Así que si no podemos ahorrar más dinero del necesario para una correcta planificación y una tranquilidad para hacer frente a nuestro futuro estilo de vida y gastos imprevistos, ¿qué nos queda? Exacto: Ganar más dinero del que estamos ganando actualmente.

Y puede parecer complicado así en frío en dar con la forma de generar más ingresos, pero lo cierto es que hoy día no es complicado usar alguna habilidad que tengamos o crear un pequeño negocio secundario que incluso no requiera demasiada inversión.

Recuerda que depender de una única fuente de ingresos, hoy día es demasiado peligroso, porque mañana esa única fuente podría cerrarse. Tu misión en finanzas es tener diversas vías de ingresos. Hace poco exponíamos el caso de una mujer que tenía 15 fuentes de ingresos. No necesitamos tanto, pero si te has preocupado por tu futuro financiero ya deberías estar recibiendo algún tipo de ingreso de algún activo.




3. ¿Qué activos son los que nos generan ingresos pasivos?

Por regla general crear un activo no se hace de forma rápida. Uno de mis preferidos es el pago de dividendos por acciones, pero claro, debemos invertir en acciones, por lo que ya hemos debido tener una planificación financiera previa para destinar dinero a la inversión.

Un negocio de venta de algo, lo que sea. Hoy día es fácil vender productos sin tocar el producto y llevarlo directamente a la puerta del cliente. Aquí explicamos cómo se hace.

Activos puede ser un blog, una tienda online, un curso en vídeo que la gente pague (hay plataformas que pagan por ello). En este artículo explicábamos algunas formas de crear ingresos desde tu propia casa.

Tener una patente o escribir un libro son otras formas de recibir dinero de forma pasiva. También lo son los inmuebles de inversión. Hay muchas maneras de hacerlo. Encuentra la tuya y comienza cuanto antes hasta que la entrada de dinero pasivo se iguale y supere al pago de tu nómina. De esa forma, si algún día te llega el imprevisto de que pierdes tu trabajo, el sufrimiento es menor.

4. Mide la salud de tus finanzas personales. ¿Cómo se mide?

La mejor pregunta que existe para saber si nuestras finanzas están saneadas es ver cuánto dinero estamos recibiendo sin necesidad de trabajar por él. Es decir, según el dinero pasivo que estemos recibiendo de activos. Éste es un excelente indicador de nuestro estado de libertad financiera.

Ver: 3 Fórmulas financieras para ayudarte a lograr la libertad financiera

5. Nada de deudas, y si ya es demasiado tarde, sé inteligente a la hora de pagarlas.

El principio de las finanzas es huir de las deudas, salvo las excepciones en las que son necesarias. De hecho, mientras tengas deudas de préstamos personales y tarjetas de crédito (por nombrar algunas) lo mejor que puedes hacer es no invertir en nada que no sea el pago de la deuda, pues el pago de la deuda es la mejor inversión que puedes hacer.

Rara vez vas a encontrar una inversión que año tras año te genere un 17 ó 21 por ciento de rentabilidad, y algunos préstamos personales tienen esas tasas de interés, así que invierte ante todo en hacer desaparecer esas deudas.

6. ¿Qué deudas pagar primero: las de menor cuantía o las de mayor interés?

Buena pregunta, pues hasta ahora siempre hemos dado el consejo de pagar primero las deudas de mayor interés. Sin duda, es lo correcto. Ahora bien, también se observa cómo el hecho de quitar primero las deudas de menor importe, independientemente de la tasa de interés que exista en nuestra contra, hace que la persona se sienta más motivada para continuar pagando la deuda.

En este caso, más que medir si pagar primero la deuda de menor importe o la deuda con mayor tasa de interés, mide tu grado de fuerza mental y compromiso con el pago de deudas. Personalmente, sigo pensando que hay que atacar siempre primero a lo más grave. Y lo más grave de nuestras finanzas es tener un interés muy alto en nuestra contra. Ataca eso primero (en mi opinión).

7. El único fin de ganar más dinero, es destinarlo a la inversión.

No tiene sentido ahorrar por ahorrar, entre otras cosas porque la inflación se comería parte de nuestros ahorros en el largo plazo. Es decir, es como tener en cierto modo un interés en contra. Debemos invertir nuestro dinero según nuestro perfil de inversor y experiencia.

Si te da miedo la renta variable (bolsa), al menos busca colocar tu dinero en cuentas de ahorro que te generen rentabilidad por tu dinero, bonos o depósitos a plazo fijo. Independientemente de tu edad, debemos buscar la magia del interés compuesto para multiplicar nuestros ahorros.

Hicimos un artículo explicando cómo trabaja de forma sorprendente el interés compuesto, que básicamente es ir añadiendo los beneficios al capital principal para reinvertirlo nuevamente.

Para aquellos que buscan jubilarse ricos, la cantidad de dinero que debes ahorrar cada mes variará en función de la edad con la que comienzas a invertir y la rentabilidad que obtengas cada año por tu dinero, el cual volveremos a invertir. Para que te hagas una idea, una persona con 25 años, únicamente debería ahorrar 499 euros cada mes para retirarse con más de 1 millón de euros en su jubilación (obteniendo un 6% de rentabilidad anual por su dinero).

Dicho de otra forma, gracias al interés compuesto, tus primeros 361€ ahorrados a los 20 años, se convierten en 5.336€ a los 65 años.

Sabiendo cómo funciona ésto, puede que tú no quieras esperar a los 65 años para tener 1 millón de euros, y quieras tenerlo a los 40 años. Pues bien, únicamente debes ponerte una meta y calcular el dinero que debes ahorrar para lograr tal propósito (que no será fácil pero tampoco imposible), y a menudo, se consigue iniciando tu propia empresa. Será difícil lograr esa cantidad de dinero trabajando por cuenta ajena.

8. Pero el dinero no debe ser un fin, sino una herramienta para lograr lo que deseas.

El querer ganar dinero por ganar dinero y ser rico no es ningún propósito en la vida. De hecho, es poco probable que logres tal propósito si tu único fin en la vida es hacer dinero. Si algo hemos aprendido a estas alturas estudiando la vida y trayectoria de cientos de empresarios de mucho éxito, es que su propósito no era hacerse millonarios, sino construir algo grande, dejar un legado, cambiar el mundo, mejorar la vida de otras personas.

Y si logras mejorar la vida de muchas personas, eso tiene sus recompensas. Como decía Walt Disney: "No hacemos películas para ganar más dinero, sino que ganamos dinero para hacer más películas."

Richard Branson suele decir que si en esta vida solo haces dinero o si tu empresa únicamente hace dinero, estás en un mal negocio. Quizás todo esto responda a tu pregunta de por qué multimillonarios de más de 80 años y con más de 70.000 millones se levantan cada mañana para ir al trabajo. La respuesta es que esa pasión que tienen por despertarse para ir al trabajo aun teniendo 70.000 millones de patrimonio es la que le hizo ganar esos 70.000 millones. Y esa pasión es la que necesitarás mucho más que las ganas de hacer dinero.

9. La mejor inversión que puedes hacer es en ti mismo.

Warren Buffett coincide con otros muchos inversores y empresarios al decir que la inversión más rentable es el cultivo de tu propia mente, pues tu mente es tu mejor activo.

No consideres jamás un gasto el dinero que inviertas en aprendizaje, bien sea en comprar libros o asistir a algunos cursos que te ayuden a crecer y adquirir conocimientos. Si quieres lograr lo que otros ya han logrado, deberás hacer lo que otros ya han hecho, y casualmente la mayoría de personas de éxito incluyen entre sus hábitos la lectura. Ten en cuenta que en los libros puedes encontrar toda una vida de conocimiento de una persona resumida en 300 páginas, lo cual es un atajo para el éxito en cualquier campo.

Si quieres ser un excelente vendedor, lee todo lo que puedas de los mejores vendedores. Si quieres ser un gran empresario, devora los libros de los grandes empresarios, y si quieres ser un buen inversor y entender el funcionamiento del dinero y la inversión, devora los libros que hablan de finanzas y educación financiera.

Ver: Los 13 mejores libros de finanzas y bolsa de todos los tiempos 

10. ¿Quieres asegurarte el tener los bolsillos vacíos?

Hay varias formas de asegurarte un bolsillo vacío:

La primera es pedir dinero prestado para comprar un activo que se deprecia. Dicho en un lenguaje más coloquial: pedir un préstamo para comprar un vehículo que está por encima de nuestras posibilidades.

En el momento en que no distinguimos entre deseos y necesidades comienzan los problemas. Este es un tema que hemos tratado muy a menudo en Negocios1000, ya que como solemos decir, en ocasiones la educación financiera no tiene tanto que ver con el dinero, sino con nuestro estado mental. Si necesitas un vehículo de lujo debido a la necesidad de impresionar o aparentar, tu problema va más allá de las finanzas, y de paso, te meterá en problemas financieros, pues en este caso, un coche es un activo totalmente depreciable que podríamos considerar una de las peores inversiones que harás en tu vida. Otra cosa es que sea una herramienta de trabajo.

Aquí explicamos por qué es mejor opción comprar un coche de segunda mano antes que uno nuevo. Ahora bien, ponemos como ejemplo el coche, pero estos errores los cometemos incluso con muebles, decoración de la casa, ropa, complementos y dispositivos tecnológicos.

La mejor forma de asegurarte un bolsillo vacío es viajar cada vez que tengas oportunidad. No recuerdo quién decía esta frase que hay que analizarla con mucho cuidado, pues lo cierto es que se suele recomendar viajar para adquirir experiencias y abrir nuestra mente conociendo otras culturas. Por desgracia, hoy día la gente viaja más porque existe Facebook e Instagram. Creo sinceramente que si no pudieran subir sus fotos del viaje a Facebook, no viajarían tanto. En serio, incluso ya hay estudios hablando de esto.

También es cierto que otras personas viajan con frecuencia para despejarse de su trabajo, del estrés, etc... Por ahí hay quien aconseja que quizás sería mejor construir una vida de la que no tengas necesidad de escapar. Claro... a no ser que seas como la pareja de la que hablamos que gana hasta 9000 dólares por publicación en su cuenta de Instagram.

11. ¿Alquilar una casa o comprar una casa?

Nuestro consejo desde un punto de vista financiero para una persona joven es que cuanto más tarde en adquirir una hipoteca, mucho mejor, ya que la hipoteca podría acabar con sus posibilidades de ahorro. Es más, el hecho de tener una casa comprada, puede hacer que una persona ya no se plantee cambiar de ciudad a la hora de buscar un mejor empleo. Es decir, un alquiler, en cierto modo, te da movilidad y no te crea la sensación de compromiso.

En cualquier caso, teniendo en cuenta que hoy día se ha equiparado el pago de la hipoteca a 30 años con el pago de un alquiler, es cuestión de estudiar el caso de cada uno, pero debemos tener muy claro que comprar una casa para vivir en ella no es invertir en bienes raíces. Podemos decir que estamos invirtiendo en bienes raíces cuando compramos una casa con la idea de obtener una rentabilidad por ella, para lo cual hay que analizar el "Payback" o plazo de recuperación de la inversión.

Si el plazo de recuperación va a ser de unos 30 ó 40 años, no es que sea la mejor inversión que podamos hacer, pues hay que contar con algunos riesgos que pueden aparecer en el camino. Ahora bien, si el payback va a ser de unos 10 ó 12 años, podríamos estar hablando de una excelente inversión.

No obstante, como decíamos al principio, es cuestión de analizar muchos otros factores, como el incremento del precio del activo o la posibilidad de revalorización por otras causas.

Ahora bien, si eliges la opción de hipotecarte, evita a toda costa que el pago de la hipoteca sea mayor al 30% de tus ingresos.

12. Tarjetas de crédito.

Las tarjetas de crédito pueden ser un cáncer para nuestras finanzas personales, pero por otro lado, también tenemos recompensas con algunas de ellas.

Lo cierto es que no hay nada de malo en usar tarjetas de crédito siempre y cuando pagues la totalidad de la deuda cada mes. Bajo ningún concepto caigas en la trampa de comprar algo con una tarjeta de crédito y pagar el mínimo (financiar el pago) al mínimo mensual, pues esos intereses son devastadores para nuestras finanzas.

Aquí tienes cómo actúa una tarjeta de crédito fuera de control.

13. Haz un seguimiento de tus gastos.

No podemos mejorar si no sabemos en qué podemos mejorar. Y no podemos gestionar lo que no podemos medir. Debes saber en todo momento hacia dónde va el dinero que gastas. Únicamente de esta forma podemos comenzar a estudiar dónde podemos recortar gastos y a qué le podemos dar una solución más económica. Dimos algunos consejos para llevar un estilo de vida más frugal.

14. El concepto de pagarte a ti mismo en primer lugar.

Este concepto está muy tergiversado por el público en general. Lo que realmente significa es que nada más recibir tu nómina o tu ingreso, en primer lugar cojas el dinero que tienes destinado para ahorrar, luego pagas los gastos y letras de cada mes, y de la cantidad de dinero que te quede podrás gastar en ocio.

La mayoría de las personas lo hacen al revés. Reciben su nómina, pagan y gastan dinero, y si a final de mes les ha quedado algo de dinero, lo ahorran. Por desgracia para estas personas, no les suele quedar dinero para ahorrar a final de mes, porque no tienen un presupuesto ni miden sus gastos.

Una forma de evitar ésto es automatizar el ahorro con tu banco. Es decir, en cuanto recibes la nómina, que el banco automáticamente destine una cantidad fina a una cuenta de ahorro. Así al menos sabemos que ese dinero no lo podemos tocar.

15. Cuánto dinero debemos ahorrar cada mes

La respuesta a esta pregunta es sencilla: cuanto más mejor. Para evitar muchos errores comunes en las finanzas de las personas, como el hecho de que cuando ganan más dinero, gastan más, hay que poner un porcentaje de ahorro fijo. Ese porcentaje debe ser un mínimo de un 20%. Es decir, si cobras 1.000€, debes ahorrar 200€. De esta forma, si un mes ganas 2.000€, y sigues ahorrando el 20%, ese mes deberías ahorrar 400€.

Y este planteamiento hay que tomárselo al pie de la letra, pues si ganamos más dinero, además de que podamos gastar más dinero, lo ideal es que el porcentaje de ahorro se mantenga.

Ahora bien, decimos que mínimo un 20%, pero lo ideal es un 30%, y sin lugar a dudas, la gente que logra la libertad financiera de forma rápida, llegan a ahorrar hasta un 50 y 60 por ciento de sus ingresos.

Y básicamente estos serían ciertos puntos fáciles de comprender y que son el comienzo para una buena salud de nuestras finanzas.

Ver: Éste es el mejor consejo de finanzas que se le puede dar a un joven a sus 20 años

Todo lo que necesitas saber sobre finanzas personales se resume en estos 15 puntos.

Por desgracia, la educación financiera no forma parte de las prioridades del sistema educativo, por lo que la gente sale al mundo sabiendo que el dinero es necesario, pero es una herramienta que pocas personas saben usar. Otras personas dedican su vida a la búsqueda del dinero y pierden su salud por culpa de este material.

En realidad, el dinero no debe ser un fin para alcanzar en la vida, sino una herramienta que nos ayude a lograr nuestros verdaderos propósitos. La salud de nuestras finanzas, en ocasiones no depende tanto del tema de nuestros conocimientos en finanzas, sino de nuestra propia mentalidad, psicología y forma de vida que hemos elegido.

Esperando que sirva de ayuda, hoy plasmamos aquí varios puntos clave que todo el mundo debería saber en cuestión de finanzas.

A. Carlos González, Manhattan, finanzas personales, edificios noche,

1. No hay imprevistos, sino mala organización de nuestras finanzas.

En ocasiones, cuando te encontrabas en una situación financiera tranquila en la que mes a mes vas cobrando tu nómina, haciendo frente a los gastos e incluso te sobraba dinero a final de mes, y de repente... ZAS! Una avería en el coche o un destrozo en casa que necesita reparación urgente.

Es cuando decimos que nos ha surgido un imprevisto o un gasto sorpresa. Este imprevisto aparece para poner patas arriba nuestras finanzas y llega a afectar incluso a aquellos que tenían una planificación financiera.

Pues bien, no hay gastos sorpresa, sino mala planificación de nuestras finanzas. Los gastos sorpresa no son sorpresa, y hay que contar con ellos. Es decir, si tienes un coche, debes contar con que el coche puede sufrir una avería que necesite reparación. Si tienes una mascota, debes contar con que ésta puede que tenga que visitar a un veterinario en algún momento.

Es por eso que en primer lugar necesitamos lo que denominamos un fondo de emergencia, que básicamente es una cantidad de dinero ahorrada y líquida a la que podamos recurrir para este tipo de cosas e incluso cosas más graves y que nos permitiera subsistir durante al menos 6 meses en caso de que perdiéramos hoy toda fuente de ingresos.

No obstante, estos gastos sorpresa deberíamos incluirlos a la hora de hacer nuestra planificación de ahorro, y así ya contaremos cada mes con la necesidad de aportar un dinero extra al fondo de emergencia y que evitaremos gastar pensando en que tenemos nuestra situación financiera saneada.

2. Mucho hablas de ahorro, pero si no puedo ahorrar más con el dinero que gano, ¿qué hago?

Me encanta que me hagas esta pregunta :-) De donde no hay, no podemos sacar más. Eso es evidente. Así que si no podemos ahorrar más dinero del necesario para una correcta planificación y una tranquilidad para hacer frente a nuestro futuro estilo de vida y gastos imprevistos, ¿qué nos queda? Exacto: Ganar más dinero del que estamos ganando actualmente.

Y puede parecer complicado así en frío en dar con la forma de generar más ingresos, pero lo cierto es que hoy día no es complicado usar alguna habilidad que tengamos o crear un pequeño negocio secundario que incluso no requiera demasiada inversión.

Recuerda que depender de una única fuente de ingresos, hoy día es demasiado peligroso, porque mañana esa única fuente podría cerrarse. Tu misión en finanzas es tener diversas vías de ingresos. Hace poco exponíamos el caso de una mujer que tenía 15 fuentes de ingresos. No necesitamos tanto, pero si te has preocupado por tu futuro financiero ya deberías estar recibiendo algún tipo de ingreso de algún activo.




3. ¿Qué activos son los que nos generan ingresos pasivos?

Por regla general crear un activo no se hace de forma rápida. Uno de mis preferidos es el pago de dividendos por acciones, pero claro, debemos invertir en acciones, por lo que ya hemos debido tener una planificación financiera previa para destinar dinero a la inversión.

Un negocio de venta de algo, lo que sea. Hoy día es fácil vender productos sin tocar el producto y llevarlo directamente a la puerta del cliente. Aquí explicamos cómo se hace.

Activos puede ser un blog, una tienda online, un curso en vídeo que la gente pague (hay plataformas que pagan por ello). En este artículo explicábamos algunas formas de crear ingresos desde tu propia casa.

Tener una patente o escribir un libro son otras formas de recibir dinero de forma pasiva. También lo son los inmuebles de inversión. Hay muchas maneras de hacerlo. Encuentra la tuya y comienza cuanto antes hasta que la entrada de dinero pasivo se iguale y supere al pago de tu nómina. De esa forma, si algún día te llega el imprevisto de que pierdes tu trabajo, el sufrimiento es menor.

4. Mide la salud de tus finanzas personales. ¿Cómo se mide?

La mejor pregunta que existe para saber si nuestras finanzas están saneadas es ver cuánto dinero estamos recibiendo sin necesidad de trabajar por él. Es decir, según el dinero pasivo que estemos recibiendo de activos. Éste es un excelente indicador de nuestro estado de libertad financiera.

Ver: 3 Fórmulas financieras para ayudarte a lograr la libertad financiera

5. Nada de deudas, y si ya es demasiado tarde, sé inteligente a la hora de pagarlas.

El principio de las finanzas es huir de las deudas, salvo las excepciones en las que son necesarias. De hecho, mientras tengas deudas de préstamos personales y tarjetas de crédito (por nombrar algunas) lo mejor que puedes hacer es no invertir en nada que no sea el pago de la deuda, pues el pago de la deuda es la mejor inversión que puedes hacer.

Rara vez vas a encontrar una inversión que año tras año te genere un 17 ó 21 por ciento de rentabilidad, y algunos préstamos personales tienen esas tasas de interés, así que invierte ante todo en hacer desaparecer esas deudas.

6. ¿Qué deudas pagar primero: las de menor cuantía o las de mayor interés?

Buena pregunta, pues hasta ahora siempre hemos dado el consejo de pagar primero las deudas de mayor interés. Sin duda, es lo correcto. Ahora bien, también se observa cómo el hecho de quitar primero las deudas de menor importe, independientemente de la tasa de interés que exista en nuestra contra, hace que la persona se sienta más motivada para continuar pagando la deuda.

En este caso, más que medir si pagar primero la deuda de menor importe o la deuda con mayor tasa de interés, mide tu grado de fuerza mental y compromiso con el pago de deudas. Personalmente, sigo pensando que hay que atacar siempre primero a lo más grave. Y lo más grave de nuestras finanzas es tener un interés muy alto en nuestra contra. Ataca eso primero (en mi opinión).

7. El único fin de ganar más dinero, es destinarlo a la inversión.

No tiene sentido ahorrar por ahorrar, entre otras cosas porque la inflación se comería parte de nuestros ahorros en el largo plazo. Es decir, es como tener en cierto modo un interés en contra. Debemos invertir nuestro dinero según nuestro perfil de inversor y experiencia.

Si te da miedo la renta variable (bolsa), al menos busca colocar tu dinero en cuentas de ahorro que te generen rentabilidad por tu dinero, bonos o depósitos a plazo fijo. Independientemente de tu edad, debemos buscar la magia del interés compuesto para multiplicar nuestros ahorros.

Hicimos un artículo explicando cómo trabaja de forma sorprendente el interés compuesto, que básicamente es ir añadiendo los beneficios al capital principal para reinvertirlo nuevamente.

Para aquellos que buscan jubilarse ricos, la cantidad de dinero que debes ahorrar cada mes variará en función de la edad con la que comienzas a invertir y la rentabilidad que obtengas cada año por tu dinero, el cual volveremos a invertir. Para que te hagas una idea, una persona con 25 años, únicamente debería ahorrar 499 euros cada mes para retirarse con más de 1 millón de euros en su jubilación (obteniendo un 6% de rentabilidad anual por su dinero).

Dicho de otra forma, gracias al interés compuesto, tus primeros 361€ ahorrados a los 20 años, se convierten en 5.336€ a los 65 años.

Sabiendo cómo funciona ésto, puede que tú no quieras esperar a los 65 años para tener 1 millón de euros, y quieras tenerlo a los 40 años. Pues bien, únicamente debes ponerte una meta y calcular el dinero que debes ahorrar para lograr tal propósito (que no será fácil pero tampoco imposible), y a menudo, se consigue iniciando tu propia empresa. Será difícil lograr esa cantidad de dinero trabajando por cuenta ajena.

8. Pero el dinero no debe ser un fin, sino una herramienta para lograr lo que deseas.

El querer ganar dinero por ganar dinero y ser rico no es ningún propósito en la vida. De hecho, es poco probable que logres tal propósito si tu único fin en la vida es hacer dinero. Si algo hemos aprendido a estas alturas estudiando la vida y trayectoria de cientos de empresarios de mucho éxito, es que su propósito no era hacerse millonarios, sino construir algo grande, dejar un legado, cambiar el mundo, mejorar la vida de otras personas.

Y si logras mejorar la vida de muchas personas, eso tiene sus recompensas. Como decía Walt Disney: "No hacemos películas para ganar más dinero, sino que ganamos dinero para hacer más películas."

Richard Branson suele decir que si en esta vida solo haces dinero o si tu empresa únicamente hace dinero, estás en un mal negocio. Quizás todo esto responda a tu pregunta de por qué multimillonarios de más de 80 años y con más de 70.000 millones se levantan cada mañana para ir al trabajo. La respuesta es que esa pasión que tienen por despertarse para ir al trabajo aun teniendo 70.000 millones de patrimonio es la que le hizo ganar esos 70.000 millones. Y esa pasión es la que necesitarás mucho más que las ganas de hacer dinero.

9. La mejor inversión que puedes hacer es en ti mismo.

Warren Buffett coincide con otros muchos inversores y empresarios al decir que la inversión más rentable es el cultivo de tu propia mente, pues tu mente es tu mejor activo.

No consideres jamás un gasto el dinero que inviertas en aprendizaje, bien sea en comprar libros o asistir a algunos cursos que te ayuden a crecer y adquirir conocimientos. Si quieres lograr lo que otros ya han logrado, deberás hacer lo que otros ya han hecho, y casualmente la mayoría de personas de éxito incluyen entre sus hábitos la lectura. Ten en cuenta que en los libros puedes encontrar toda una vida de conocimiento de una persona resumida en 300 páginas, lo cual es un atajo para el éxito en cualquier campo.

Si quieres ser un excelente vendedor, lee todo lo que puedas de los mejores vendedores. Si quieres ser un gran empresario, devora los libros de los grandes empresarios, y si quieres ser un buen inversor y entender el funcionamiento del dinero y la inversión, devora los libros que hablan de finanzas y educación financiera.

Ver: Los 13 mejores libros de finanzas y bolsa de todos los tiempos 

10. ¿Quieres asegurarte el tener los bolsillos vacíos?

Hay varias formas de asegurarte un bolsillo vacío:

La primera es pedir dinero prestado para comprar un activo que se deprecia. Dicho en un lenguaje más coloquial: pedir un préstamo para comprar un vehículo que está por encima de nuestras posibilidades.

En el momento en que no distinguimos entre deseos y necesidades comienzan los problemas. Este es un tema que hemos tratado muy a menudo en Negocios1000, ya que como solemos decir, en ocasiones la educación financiera no tiene tanto que ver con el dinero, sino con nuestro estado mental. Si necesitas un vehículo de lujo debido a la necesidad de impresionar o aparentar, tu problema va más allá de las finanzas, y de paso, te meterá en problemas financieros, pues en este caso, un coche es un activo totalmente depreciable que podríamos considerar una de las peores inversiones que harás en tu vida. Otra cosa es que sea una herramienta de trabajo.

Aquí explicamos por qué es mejor opción comprar un coche de segunda mano antes que uno nuevo. Ahora bien, ponemos como ejemplo el coche, pero estos errores los cometemos incluso con muebles, decoración de la casa, ropa, complementos y dispositivos tecnológicos.

La mejor forma de asegurarte un bolsillo vacío es viajar cada vez que tengas oportunidad. No recuerdo quién decía esta frase que hay que analizarla con mucho cuidado, pues lo cierto es que se suele recomendar viajar para adquirir experiencias y abrir nuestra mente conociendo otras culturas. Por desgracia, hoy día la gente viaja más porque existe Facebook e Instagram. Creo sinceramente que si no pudieran subir sus fotos del viaje a Facebook, no viajarían tanto. En serio, incluso ya hay estudios hablando de esto.

También es cierto que otras personas viajan con frecuencia para despejarse de su trabajo, del estrés, etc... Por ahí hay quien aconseja que quizás sería mejor construir una vida de la que no tengas necesidad de escapar. Claro... a no ser que seas como la pareja de la que hablamos que gana hasta 9000 dólares por publicación en su cuenta de Instagram.

11. ¿Alquilar una casa o comprar una casa?

Nuestro consejo desde un punto de vista financiero para una persona joven es que cuanto más tarde en adquirir una hipoteca, mucho mejor, ya que la hipoteca podría acabar con sus posibilidades de ahorro. Es más, el hecho de tener una casa comprada, puede hacer que una persona ya no se plantee cambiar de ciudad a la hora de buscar un mejor empleo. Es decir, un alquiler, en cierto modo, te da movilidad y no te crea la sensación de compromiso.

En cualquier caso, teniendo en cuenta que hoy día se ha equiparado el pago de la hipoteca a 30 años con el pago de un alquiler, es cuestión de estudiar el caso de cada uno, pero debemos tener muy claro que comprar una casa para vivir en ella no es invertir en bienes raíces. Podemos decir que estamos invirtiendo en bienes raíces cuando compramos una casa con la idea de obtener una rentabilidad por ella, para lo cual hay que analizar el "Payback" o plazo de recuperación de la inversión.

Si el plazo de recuperación va a ser de unos 30 ó 40 años, no es que sea la mejor inversión que podamos hacer, pues hay que contar con algunos riesgos que pueden aparecer en el camino. Ahora bien, si el payback va a ser de unos 10 ó 12 años, podríamos estar hablando de una excelente inversión.

No obstante, como decíamos al principio, es cuestión de analizar muchos otros factores, como el incremento del precio del activo o la posibilidad de revalorización por otras causas.

Ahora bien, si eliges la opción de hipotecarte, evita a toda costa que el pago de la hipoteca sea mayor al 30% de tus ingresos.

12. Tarjetas de crédito.

Las tarjetas de crédito pueden ser un cáncer para nuestras finanzas personales, pero por otro lado, también tenemos recompensas con algunas de ellas.

Lo cierto es que no hay nada de malo en usar tarjetas de crédito siempre y cuando pagues la totalidad de la deuda cada mes. Bajo ningún concepto caigas en la trampa de comprar algo con una tarjeta de crédito y pagar el mínimo (financiar el pago) al mínimo mensual, pues esos intereses son devastadores para nuestras finanzas.

Aquí tienes cómo actúa una tarjeta de crédito fuera de control.

13. Haz un seguimiento de tus gastos.

No podemos mejorar si no sabemos en qué podemos mejorar. Y no podemos gestionar lo que no podemos medir. Debes saber en todo momento hacia dónde va el dinero que gastas. Únicamente de esta forma podemos comenzar a estudiar dónde podemos recortar gastos y a qué le podemos dar una solución más económica. Dimos algunos consejos para llevar un estilo de vida más frugal.

14. El concepto de pagarte a ti mismo en primer lugar.

Este concepto está muy tergiversado por el público en general. Lo que realmente significa es que nada más recibir tu nómina o tu ingreso, en primer lugar cojas el dinero que tienes destinado para ahorrar, luego pagas los gastos y letras de cada mes, y de la cantidad de dinero que te quede podrás gastar en ocio.

La mayoría de las personas lo hacen al revés. Reciben su nómina, pagan y gastan dinero, y si a final de mes les ha quedado algo de dinero, lo ahorran. Por desgracia para estas personas, no les suele quedar dinero para ahorrar a final de mes, porque no tienen un presupuesto ni miden sus gastos.

Una forma de evitar ésto es automatizar el ahorro con tu banco. Es decir, en cuanto recibes la nómina, que el banco automáticamente destine una cantidad fina a una cuenta de ahorro. Así al menos sabemos que ese dinero no lo podemos tocar.

15. Cuánto dinero debemos ahorrar cada mes

La respuesta a esta pregunta es sencilla: cuanto más mejor. Para evitar muchos errores comunes en las finanzas de las personas, como el hecho de que cuando ganan más dinero, gastan más, hay que poner un porcentaje de ahorro fijo. Ese porcentaje debe ser un mínimo de un 20%. Es decir, si cobras 1.000€, debes ahorrar 200€. De esta forma, si un mes ganas 2.000€, y sigues ahorrando el 20%, ese mes deberías ahorrar 400€.

Y este planteamiento hay que tomárselo al pie de la letra, pues si ganamos más dinero, además de que podamos gastar más dinero, lo ideal es que el porcentaje de ahorro se mantenga.

Ahora bien, decimos que mínimo un 20%, pero lo ideal es un 30%, y sin lugar a dudas, la gente que logra la libertad financiera de forma rápida, llegan a ahorrar hasta un 50 y 60 por ciento de sus ingresos.

Y básicamente estos serían ciertos puntos fáciles de comprender y que son el comienzo para una buena salud de nuestras finanzas.

Ver: Éste es el mejor consejo de finanzas que se le puede dar a un joven a sus 20 años

Todo lo que necesitas saber sobre finanzas personales se resume en estos 15 puntos.

Por desgracia, la educación financiera no forma parte de las prioridades del sistema educativo, por lo que la gente sale al mundo sabiendo que el dinero es necesario, pero es una herramienta que pocas personas saben usar. Otras personas dedican su vida a la búsqueda del dinero y pierden su salud por culpa de este material.

En realidad, el dinero no debe ser un fin para alcanzar en la vida, sino una herramienta que nos ayude a lograr nuestros verdaderos propósitos. La salud de nuestras finanzas, en ocasiones no depende tanto del tema de nuestros conocimientos en finanzas, sino de nuestra propia mentalidad, psicología y forma de vida que hemos elegido.

Esperando que sirva de ayuda, hoy plasmamos aquí varios puntos clave que todo el mundo debería saber en cuestión de finanzas.

A. Carlos González, Manhattan, finanzas personales, edificios noche,

1. No hay imprevistos, sino mala organización de nuestras finanzas.

En ocasiones, cuando te encontrabas en una situación financiera tranquila en la que mes a mes vas cobrando tu nómina, haciendo frente a los gastos e incluso te sobraba dinero a final de mes, y de repente... ZAS! Una avería en el coche o un destrozo en casa que necesita reparación urgente.

Es cuando decimos que nos ha surgido un imprevisto o un gasto sorpresa. Este imprevisto aparece para poner patas arriba nuestras finanzas y llega a afectar incluso a aquellos que tenían una planificación financiera.

Pues bien, no hay gastos sorpresa, sino mala planificación de nuestras finanzas. Los gastos sorpresa no son sorpresa, y hay que contar con ellos. Es decir, si tienes un coche, debes contar con que el coche puede sufrir una avería que necesite reparación. Si tienes una mascota, debes contar con que ésta puede que tenga que visitar a un veterinario en algún momento.

Es por eso que en primer lugar necesitamos lo que denominamos un fondo de emergencia, que básicamente es una cantidad de dinero ahorrada y líquida a la que podamos recurrir para este tipo de cosas e incluso cosas más graves y que nos permitiera subsistir durante al menos 6 meses en caso de que perdiéramos hoy toda fuente de ingresos.

No obstante, estos gastos sorpresa deberíamos incluirlos a la hora de hacer nuestra planificación de ahorro, y así ya contaremos cada mes con la necesidad de aportar un dinero extra al fondo de emergencia y que evitaremos gastar pensando en que tenemos nuestra situación financiera saneada.

2. Mucho hablas de ahorro, pero si no puedo ahorrar más con el dinero que gano, ¿qué hago?

Me encanta que me hagas esta pregunta :-) De donde no hay, no podemos sacar más. Eso es evidente. Así que si no podemos ahorrar más dinero del necesario para una correcta planificación y una tranquilidad para hacer frente a nuestro futuro estilo de vida y gastos imprevistos, ¿qué nos queda? Exacto: Ganar más dinero del que estamos ganando actualmente.

Y puede parecer complicado así en frío en dar con la forma de generar más ingresos, pero lo cierto es que hoy día no es complicado usar alguna habilidad que tengamos o crear un pequeño negocio secundario que incluso no requiera demasiada inversión.

Recuerda que depender de una única fuente de ingresos, hoy día es demasiado peligroso, porque mañana esa única fuente podría cerrarse. Tu misión en finanzas es tener diversas vías de ingresos. Hace poco exponíamos el caso de una mujer que tenía 15 fuentes de ingresos. No necesitamos tanto, pero si te has preocupado por tu futuro financiero ya deberías estar recibiendo algún tipo de ingreso de algún activo.




3. ¿Qué activos son los que nos generan ingresos pasivos?

Por regla general crear un activo no se hace de forma rápida. Uno de mis preferidos es el pago de dividendos por acciones, pero claro, debemos invertir en acciones, por lo que ya hemos debido tener una planificación financiera previa para destinar dinero a la inversión.

Un negocio de venta de algo, lo que sea. Hoy día es fácil vender productos sin tocar el producto y llevarlo directamente a la puerta del cliente. Aquí explicamos cómo se hace.

Activos puede ser un blog, una tienda online, un curso en vídeo que la gente pague (hay plataformas que pagan por ello). En este artículo explicábamos algunas formas de crear ingresos desde tu propia casa.

Tener una patente o escribir un libro son otras formas de recibir dinero de forma pasiva. También lo son los inmuebles de inversión. Hay muchas maneras de hacerlo. Encuentra la tuya y comienza cuanto antes hasta que la entrada de dinero pasivo se iguale y supere al pago de tu nómina. De esa forma, si algún día te llega el imprevisto de que pierdes tu trabajo, el sufrimiento es menor.

4. Mide la salud de tus finanzas personales. ¿Cómo se mide?

La mejor pregunta que existe para saber si nuestras finanzas están saneadas es ver cuánto dinero estamos recibiendo sin necesidad de trabajar por él. Es decir, según el dinero pasivo que estemos recibiendo de activos. Éste es un excelente indicador de nuestro estado de libertad financiera.

Ver: 3 Fórmulas financieras para ayudarte a lograr la libertad financiera

5. Nada de deudas, y si ya es demasiado tarde, sé inteligente a la hora de pagarlas.

El principio de las finanzas es huir de las deudas, salvo las excepciones en las que son necesarias. De hecho, mientras tengas deudas de préstamos personales y tarjetas de crédito (por nombrar algunas) lo mejor que puedes hacer es no invertir en nada que no sea el pago de la deuda, pues el pago de la deuda es la mejor inversión que puedes hacer.

Rara vez vas a encontrar una inversión que año tras año te genere un 17 ó 21 por ciento de rentabilidad, y algunos préstamos personales tienen esas tasas de interés, así que invierte ante todo en hacer desaparecer esas deudas.

6. ¿Qué deudas pagar primero: las de menor cuantía o las de mayor interés?

Buena pregunta, pues hasta ahora siempre hemos dado el consejo de pagar primero las deudas de mayor interés. Sin duda, es lo correcto. Ahora bien, también se observa cómo el hecho de quitar primero las deudas de menor importe, independientemente de la tasa de interés que exista en nuestra contra, hace que la persona se sienta más motivada para continuar pagando la deuda.

En este caso, más que medir si pagar primero la deuda de menor importe o la deuda con mayor tasa de interés, mide tu grado de fuerza mental y compromiso con el pago de deudas. Personalmente, sigo pensando que hay que atacar siempre primero a lo más grave. Y lo más grave de nuestras finanzas es tener un interés muy alto en nuestra contra. Ataca eso primero (en mi opinión).

7. El único fin de ganar más dinero, es destinarlo a la inversión.

No tiene sentido ahorrar por ahorrar, entre otras cosas porque la inflación se comería parte de nuestros ahorros en el largo plazo. Es decir, es como tener en cierto modo un interés en contra. Debemos invertir nuestro dinero según nuestro perfil de inversor y experiencia.

Si te da miedo la renta variable (bolsa), al menos busca colocar tu dinero en cuentas de ahorro que te generen rentabilidad por tu dinero, bonos o depósitos a plazo fijo. Independientemente de tu edad, debemos buscar la magia del interés compuesto para multiplicar nuestros ahorros.

Hicimos un artículo explicando cómo trabaja de forma sorprendente el interés compuesto, que básicamente es ir añadiendo los beneficios al capital principal para reinvertirlo nuevamente.

Para aquellos que buscan jubilarse ricos, la cantidad de dinero que debes ahorrar cada mes variará en función de la edad con la que comienzas a invertir y la rentabilidad que obtengas cada año por tu dinero, el cual volveremos a invertir. Para que te hagas una idea, una persona con 25 años, únicamente debería ahorrar 499 euros cada mes para retirarse con más de 1 millón de euros en su jubilación (obteniendo un 6% de rentabilidad anual por su dinero).

Dicho de otra forma, gracias al interés compuesto, tus primeros 361€ ahorrados a los 20 años, se convierten en 5.336€ a los 65 años.

Sabiendo cómo funciona ésto, puede que tú no quieras esperar a los 65 años para tener 1 millón de euros, y quieras tenerlo a los 40 años. Pues bien, únicamente debes ponerte una meta y calcular el dinero que debes ahorrar para lograr tal propósito (que no será fácil pero tampoco imposible), y a menudo, se consigue iniciando tu propia empresa. Será difícil lograr esa cantidad de dinero trabajando por cuenta ajena.

8. Pero el dinero no debe ser un fin, sino una herramienta para lograr lo que deseas.

El querer ganar dinero por ganar dinero y ser rico no es ningún propósito en la vida. De hecho, es poco probable que logres tal propósito si tu único fin en la vida es hacer dinero. Si algo hemos aprendido a estas alturas estudiando la vida y trayectoria de cientos de empresarios de mucho éxito, es que su propósito no era hacerse millonarios, sino construir algo grande, dejar un legado, cambiar el mundo, mejorar la vida de otras personas.

Y si logras mejorar la vida de muchas personas, eso tiene sus recompensas. Como decía Walt Disney: "No hacemos películas para ganar más dinero, sino que ganamos dinero para hacer más películas."

Richard Branson suele decir que si en esta vida solo haces dinero o si tu empresa únicamente hace dinero, estás en un mal negocio. Quizás todo esto responda a tu pregunta de por qué multimillonarios de más de 80 años y con más de 70.000 millones se levantan cada mañana para ir al trabajo. La respuesta es que esa pasión que tienen por despertarse para ir al trabajo aun teniendo 70.000 millones de patrimonio es la que le hizo ganar esos 70.000 millones. Y esa pasión es la que necesitarás mucho más que las ganas de hacer dinero.

9. La mejor inversión que puedes hacer es en ti mismo.

Warren Buffett coincide con otros muchos inversores y empresarios al decir que la inversión más rentable es el cultivo de tu propia mente, pues tu mente es tu mejor activo.

No consideres jamás un gasto el dinero que inviertas en aprendizaje, bien sea en comprar libros o asistir a algunos cursos que te ayuden a crecer y adquirir conocimientos. Si quieres lograr lo que otros ya han logrado, deberás hacer lo que otros ya han hecho, y casualmente la mayoría de personas de éxito incluyen entre sus hábitos la lectura. Ten en cuenta que en los libros puedes encontrar toda una vida de conocimiento de una persona resumida en 300 páginas, lo cual es un atajo para el éxito en cualquier campo.

Si quieres ser un excelente vendedor, lee todo lo que puedas de los mejores vendedores. Si quieres ser un gran empresario, devora los libros de los grandes empresarios, y si quieres ser un buen inversor y entender el funcionamiento del dinero y la inversión, devora los libros que hablan de finanzas y educación financiera.

Ver: Los 13 mejores libros de finanzas y bolsa de todos los tiempos 

10. ¿Quieres asegurarte el tener los bolsillos vacíos?

Hay varias formas de asegurarte un bolsillo vacío:

La primera es pedir dinero prestado para comprar un activo que se deprecia. Dicho en un lenguaje más coloquial: pedir un préstamo para comprar un vehículo que está por encima de nuestras posibilidades.

En el momento en que no distinguimos entre deseos y necesidades comienzan los problemas. Este es un tema que hemos tratado muy a menudo en Negocios1000, ya que como solemos decir, en ocasiones la educación financiera no tiene tanto que ver con el dinero, sino con nuestro estado mental. Si necesitas un vehículo de lujo debido a la necesidad de impresionar o aparentar, tu problema va más allá de las finanzas, y de paso, te meterá en problemas financieros, pues en este caso, un coche es un activo totalmente depreciable que podríamos considerar una de las peores inversiones que harás en tu vida. Otra cosa es que sea una herramienta de trabajo.

Aquí explicamos por qué es mejor opción comprar un coche de segunda mano antes que uno nuevo. Ahora bien, ponemos como ejemplo el coche, pero estos errores los cometemos incluso con muebles, decoración de la casa, ropa, complementos y dispositivos tecnológicos.

La mejor forma de asegurarte un bolsillo vacío es viajar cada vez que tengas oportunidad. No recuerdo quién decía esta frase que hay que analizarla con mucho cuidado, pues lo cierto es que se suele recomendar viajar para adquirir experiencias y abrir nuestra mente conociendo otras culturas. Por desgracia, hoy día la gente viaja más porque existe Facebook e Instagram. Creo sinceramente que si no pudieran subir sus fotos del viaje a Facebook, no viajarían tanto. En serio, incluso ya hay estudios hablando de esto.

También es cierto que otras personas viajan con frecuencia para despejarse de su trabajo, del estrés, etc... Por ahí hay quien aconseja que quizás sería mejor construir una vida de la que no tengas necesidad de escapar. Claro... a no ser que seas como la pareja de la que hablamos que gana hasta 9000 dólares por publicación en su cuenta de Instagram.

11. ¿Alquilar una casa o comprar una casa?

Nuestro consejo desde un punto de vista financiero para una persona joven es que cuanto más tarde en adquirir una hipoteca, mucho mejor, ya que la hipoteca podría acabar con sus posibilidades de ahorro. Es más, el hecho de tener una casa comprada, puede hacer que una persona ya no se plantee cambiar de ciudad a la hora de buscar un mejor empleo. Es decir, un alquiler, en cierto modo, te da movilidad y no te crea la sensación de compromiso.

En cualquier caso, teniendo en cuenta que hoy día se ha equiparado el pago de la hipoteca a 30 años con el pago de un alquiler, es cuestión de estudiar el caso de cada uno, pero debemos tener muy claro que comprar una casa para vivir en ella no es invertir en bienes raíces. Podemos decir que estamos invirtiendo en bienes raíces cuando compramos una casa con la idea de obtener una rentabilidad por ella, para lo cual hay que analizar el "Payback" o plazo de recuperación de la inversión.

Si el plazo de recuperación va a ser de unos 30 ó 40 años, no es que sea la mejor inversión que podamos hacer, pues hay que contar con algunos riesgos que pueden aparecer en el camino. Ahora bien, si el payback va a ser de unos 10 ó 12 años, podríamos estar hablando de una excelente inversión.

No obstante, como decíamos al principio, es cuestión de analizar muchos otros factores, como el incremento del precio del activo o la posibilidad de revalorización por otras causas.

Ahora bien, si eliges la opción de hipotecarte, evita a toda costa que el pago de la hipoteca sea mayor al 30% de tus ingresos.

12. Tarjetas de crédito.

Las tarjetas de crédito pueden ser un cáncer para nuestras finanzas personales, pero por otro lado, también tenemos recompensas con algunas de ellas.

Lo cierto es que no hay nada de malo en usar tarjetas de crédito siempre y cuando pagues la totalidad de la deuda cada mes. Bajo ningún concepto caigas en la trampa de comprar algo con una tarjeta de crédito y pagar el mínimo (financiar el pago) al mínimo mensual, pues esos intereses son devastadores para nuestras finanzas.

Aquí tienes cómo actúa una tarjeta de crédito fuera de control.

13. Haz un seguimiento de tus gastos.

No podemos mejorar si no sabemos en qué podemos mejorar. Y no podemos gestionar lo que no podemos medir. Debes saber en todo momento hacia dónde va el dinero que gastas. Únicamente de esta forma podemos comenzar a estudiar dónde podemos recortar gastos y a qué le podemos dar una solución más económica. Dimos algunos consejos para llevar un estilo de vida más frugal.

14. El concepto de pagarte a ti mismo en primer lugar.

Este concepto está muy tergiversado por el público en general. Lo que realmente significa es que nada más recibir tu nómina o tu ingreso, en primer lugar cojas el dinero que tienes destinado para ahorrar, luego pagas los gastos y letras de cada mes, y de la cantidad de dinero que te quede podrás gastar en ocio.

La mayoría de las personas lo hacen al revés. Reciben su nómina, pagan y gastan dinero, y si a final de mes les ha quedado algo de dinero, lo ahorran. Por desgracia para estas personas, no les suele quedar dinero para ahorrar a final de mes, porque no tienen un presupuesto ni miden sus gastos.

Una forma de evitar ésto es automatizar el ahorro con tu banco. Es decir, en cuanto recibes la nómina, que el banco automáticamente destine una cantidad fina a una cuenta de ahorro. Así al menos sabemos que ese dinero no lo podemos tocar.

15. Cuánto dinero debemos ahorrar cada mes

La respuesta a esta pregunta es sencilla: cuanto más mejor. Para evitar muchos errores comunes en las finanzas de las personas, como el hecho de que cuando ganan más dinero, gastan más, hay que poner un porcentaje de ahorro fijo. Ese porcentaje debe ser un mínimo de un 20%. Es decir, si cobras 1.000€, debes ahorrar 200€. De esta forma, si un mes ganas 2.000€, y sigues ahorrando el 20%, ese mes deberías ahorrar 400€.

Y este planteamiento hay que tomárselo al pie de la letra, pues si ganamos más dinero, además de que podamos gastar más dinero, lo ideal es que el porcentaje de ahorro se mantenga.

Ahora bien, decimos que mínimo un 20%, pero lo ideal es un 30%, y sin lugar a dudas, la gente que logra la libertad financiera de forma rápida, llegan a ahorrar hasta un 50 y 60 por ciento de sus ingresos.

Y básicamente estos serían ciertos puntos fáciles de comprender y que son el comienzo para una buena salud de nuestras finanzas.

Ver: Éste es el mejor consejo de finanzas que se le puede dar a un joven a sus 20 años

Todo lo que necesitas saber sobre finanzas personales se resume en estos 15 puntos.

Por desgracia, la educación financiera no forma parte de las prioridades del sistema educativo, por lo que la gente sale al mundo sabiendo que el dinero es necesario, pero es una herramienta que pocas personas saben usar. Otras personas dedican su vida a la búsqueda del dinero y pierden su salud por culpa de este material.

En realidad, el dinero no debe ser un fin para alcanzar en la vida, sino una herramienta que nos ayude a lograr nuestros verdaderos propósitos. La salud de nuestras finanzas, en ocasiones no depende tanto del tema de nuestros conocimientos en finanzas, sino de nuestra propia mentalidad, psicología y forma de vida que hemos elegido.

Esperando que sirva de ayuda, hoy plasmamos aquí varios puntos clave que todo el mundo debería saber en cuestión de finanzas.

A. Carlos González, Manhattan, finanzas personales, edificios noche,

1. No hay imprevistos, sino mala organización de nuestras finanzas.

En ocasiones, cuando te encontrabas en una situación financiera tranquila en la que mes a mes vas cobrando tu nómina, haciendo frente a los gastos e incluso te sobraba dinero a final de mes, y de repente... ZAS! Una avería en el coche o un destrozo en casa que necesita reparación urgente.

Es cuando decimos que nos ha surgido un imprevisto o un gasto sorpresa. Este imprevisto aparece para poner patas arriba nuestras finanzas y llega a afectar incluso a aquellos que tenían una planificación financiera.

Pues bien, no hay gastos sorpresa, sino mala planificación de nuestras finanzas. Los gastos sorpresa no son sorpresa, y hay que contar con ellos. Es decir, si tienes un coche, debes contar con que el coche puede sufrir una avería que necesite reparación. Si tienes una mascota, debes contar con que ésta puede que tenga que visitar a un veterinario en algún momento.

Es por eso que en primer lugar necesitamos lo que denominamos un fondo de emergencia, que básicamente es una cantidad de dinero ahorrada y líquida a la que podamos recurrir para este tipo de cosas e incluso cosas más graves y que nos permitiera subsistir durante al menos 6 meses en caso de que perdiéramos hoy toda fuente de ingresos.

No obstante, estos gastos sorpresa deberíamos incluirlos a la hora de hacer nuestra planificación de ahorro, y así ya contaremos cada mes con la necesidad de aportar un dinero extra al fondo de emergencia y que evitaremos gastar pensando en que tenemos nuestra situación financiera saneada.

2. Mucho hablas de ahorro, pero si no puedo ahorrar más con el dinero que gano, ¿qué hago?

Me encanta que me hagas esta pregunta :-) De donde no hay, no podemos sacar más. Eso es evidente. Así que si no podemos ahorrar más dinero del necesario para una correcta planificación y una tranquilidad para hacer frente a nuestro futuro estilo de vida y gastos imprevistos, ¿qué nos queda? Exacto: Ganar más dinero del que estamos ganando actualmente.

Y puede parecer complicado así en frío en dar con la forma de generar más ingresos, pero lo cierto es que hoy día no es complicado usar alguna habilidad que tengamos o crear un pequeño negocio secundario que incluso no requiera demasiada inversión.

Recuerda que depender de una única fuente de ingresos, hoy día es demasiado peligroso, porque mañana esa única fuente podría cerrarse. Tu misión en finanzas es tener diversas vías de ingresos. Hace poco exponíamos el caso de una mujer que tenía 15 fuentes de ingresos. No necesitamos tanto, pero si te has preocupado por tu futuro financiero ya deberías estar recibiendo algún tipo de ingreso de algún activo.




3. ¿Qué activos son los que nos generan ingresos pasivos?

Por regla general crear un activo no se hace de forma rápida. Uno de mis preferidos es el pago de dividendos por acciones, pero claro, debemos invertir en acciones, por lo que ya hemos debido tener una planificación financiera previa para destinar dinero a la inversión.

Un negocio de venta de algo, lo que sea. Hoy día es fácil vender productos sin tocar el producto y llevarlo directamente a la puerta del cliente. Aquí explicamos cómo se hace.

Activos puede ser un blog, una tienda online, un curso en vídeo que la gente pague (hay plataformas que pagan por ello). En este artículo explicábamos algunas formas de crear ingresos desde tu propia casa.

Tener una patente o escribir un libro son otras formas de recibir dinero de forma pasiva. También lo son los inmuebles de inversión. Hay muchas maneras de hacerlo. Encuentra la tuya y comienza cuanto antes hasta que la entrada de dinero pasivo se iguale y supere al pago de tu nómina. De esa forma, si algún día te llega el imprevisto de que pierdes tu trabajo, el sufrimiento es menor.

4. Mide la salud de tus finanzas personales. ¿Cómo se mide?

La mejor pregunta que existe para saber si nuestras finanzas están saneadas es ver cuánto dinero estamos recibiendo sin necesidad de trabajar por él. Es decir, según el dinero pasivo que estemos recibiendo de activos. Éste es un excelente indicador de nuestro estado de libertad financiera.

Ver: 3 Fórmulas financieras para ayudarte a lograr la libertad financiera

5. Nada de deudas, y si ya es demasiado tarde, sé inteligente a la hora de pagarlas.

El principio de las finanzas es huir de las deudas, salvo las excepciones en las que son necesarias. De hecho, mientras tengas deudas de préstamos personales y tarjetas de crédito (por nombrar algunas) lo mejor que puedes hacer es no invertir en nada que no sea el pago de la deuda, pues el pago de la deuda es la mejor inversión que puedes hacer.

Rara vez vas a encontrar una inversión que año tras año te genere un 17 ó 21 por ciento de rentabilidad, y algunos préstamos personales tienen esas tasas de interés, así que invierte ante todo en hacer desaparecer esas deudas.

6. ¿Qué deudas pagar primero: las de menor cuantía o las de mayor interés?

Buena pregunta, pues hasta ahora siempre hemos dado el consejo de pagar primero las deudas de mayor interés. Sin duda, es lo correcto. Ahora bien, también se observa cómo el hecho de quitar primero las deudas de menor importe, independientemente de la tasa de interés que exista en nuestra contra, hace que la persona se sienta más motivada para continuar pagando la deuda.

En este caso, más que medir si pagar primero la deuda de menor importe o la deuda con mayor tasa de interés, mide tu grado de fuerza mental y compromiso con el pago de deudas. Personalmente, sigo pensando que hay que atacar siempre primero a lo más grave. Y lo más grave de nuestras finanzas es tener un interés muy alto en nuestra contra. Ataca eso primero (en mi opinión).

7. El único fin de ganar más dinero, es destinarlo a la inversión.

No tiene sentido ahorrar por ahorrar, entre otras cosas porque la inflación se comería parte de nuestros ahorros en el largo plazo. Es decir, es como tener en cierto modo un interés en contra. Debemos invertir nuestro dinero según nuestro perfil de inversor y experiencia.

Si te da miedo la renta variable (bolsa), al menos busca colocar tu dinero en cuentas de ahorro que te generen rentabilidad por tu dinero, bonos o depósitos a plazo fijo. Independientemente de tu edad, debemos buscar la magia del interés compuesto para multiplicar nuestros ahorros.

Hicimos un artículo explicando cómo trabaja de forma sorprendente el interés compuesto, que básicamente es ir añadiendo los beneficios al capital principal para reinvertirlo nuevamente.

Para aquellos que buscan jubilarse ricos, la cantidad de dinero que debes ahorrar cada mes variará en función de la edad con la que comienzas a invertir y la rentabilidad que obtengas cada año por tu dinero, el cual volveremos a invertir. Para que te hagas una idea, una persona con 25 años, únicamente debería ahorrar 499 euros cada mes para retirarse con más de 1 millón de euros en su jubilación (obteniendo un 6% de rentabilidad anual por su dinero).

Dicho de otra forma, gracias al interés compuesto, tus primeros 361€ ahorrados a los 20 años, se convierten en 5.336€ a los 65 años.

Sabiendo cómo funciona ésto, puede que tú no quieras esperar a los 65 años para tener 1 millón de euros, y quieras tenerlo a los 40 años. Pues bien, únicamente debes ponerte una meta y calcular el dinero que debes ahorrar para lograr tal propósito (que no será fácil pero tampoco imposible), y a menudo, se consigue iniciando tu propia empresa. Será difícil lograr esa cantidad de dinero trabajando por cuenta ajena.

8. Pero el dinero no debe ser un fin, sino una herramienta para lograr lo que deseas.

El querer ganar dinero por ganar dinero y ser rico no es ningún propósito en la vida. De hecho, es poco probable que logres tal propósito si tu único fin en la vida es hacer dinero. Si algo hemos aprendido a estas alturas estudiando la vida y trayectoria de cientos de empresarios de mucho éxito, es que su propósito no era hacerse millonarios, sino construir algo grande, dejar un legado, cambiar el mundo, mejorar la vida de otras personas.

Y si logras mejorar la vida de muchas personas, eso tiene sus recompensas. Como decía Walt Disney: "No hacemos películas para ganar más dinero, sino que ganamos dinero para hacer más películas."

Richard Branson suele decir que si en esta vida solo haces dinero o si tu empresa únicamente hace dinero, estás en un mal negocio. Quizás todo esto responda a tu pregunta de por qué multimillonarios de más de 80 años y con más de 70.000 millones se levantan cada mañana para ir al trabajo. La respuesta es que esa pasión que tienen por despertarse para ir al trabajo aun teniendo 70.000 millones de patrimonio es la que le hizo ganar esos 70.000 millones. Y esa pasión es la que necesitarás mucho más que las ganas de hacer dinero.

9. La mejor inversión que puedes hacer es en ti mismo.

Warren Buffett coincide con otros muchos inversores y empresarios al decir que la inversión más rentable es el cultivo de tu propia mente, pues tu mente es tu mejor activo.

No consideres jamás un gasto el dinero que inviertas en aprendizaje, bien sea en comprar libros o asistir a algunos cursos que te ayuden a crecer y adquirir conocimientos. Si quieres lograr lo que otros ya han logrado, deberás hacer lo que otros ya han hecho, y casualmente la mayoría de personas de éxito incluyen entre sus hábitos la lectura. Ten en cuenta que en los libros puedes encontrar toda una vida de conocimiento de una persona resumida en 300 páginas, lo cual es un atajo para el éxito en cualquier campo.

Si quieres ser un excelente vendedor, lee todo lo que puedas de los mejores vendedores. Si quieres ser un gran empresario, devora los libros de los grandes empresarios, y si quieres ser un buen inversor y entender el funcionamiento del dinero y la inversión, devora los libros que hablan de finanzas y educación financiera.

Ver: Los 13 mejores libros de finanzas y bolsa de todos los tiempos 

10. ¿Quieres asegurarte el tener los bolsillos vacíos?

Hay varias formas de asegurarte un bolsillo vacío:

La primera es pedir dinero prestado para comprar un activo que se deprecia. Dicho en un lenguaje más coloquial: pedir un préstamo para comprar un vehículo que está por encima de nuestras posibilidades.

En el momento en que no distinguimos entre deseos y necesidades comienzan los problemas. Este es un tema que hemos tratado muy a menudo en Negocios1000, ya que como solemos decir, en ocasiones la educación financiera no tiene tanto que ver con el dinero, sino con nuestro estado mental. Si necesitas un vehículo de lujo debido a la necesidad de impresionar o aparentar, tu problema va más allá de las finanzas, y de paso, te meterá en problemas financieros, pues en este caso, un coche es un activo totalmente depreciable que podríamos considerar una de las peores inversiones que harás en tu vida. Otra cosa es que sea una herramienta de trabajo.

Aquí explicamos por qué es mejor opción comprar un coche de segunda mano antes que uno nuevo. Ahora bien, ponemos como ejemplo el coche, pero estos errores los cometemos incluso con muebles, decoración de la casa, ropa, complementos y dispositivos tecnológicos.

La mejor forma de asegurarte un bolsillo vacío es viajar cada vez que tengas oportunidad. No recuerdo quién decía esta frase que hay que analizarla con mucho cuidado, pues lo cierto es que se suele recomendar viajar para adquirir experiencias y abrir nuestra mente conociendo otras culturas. Por desgracia, hoy día la gente viaja más porque existe Facebook e Instagram. Creo sinceramente que si no pudieran subir sus fotos del viaje a Facebook, no viajarían tanto. En serio, incluso ya hay estudios hablando de esto.

También es cierto que otras personas viajan con frecuencia para despejarse de su trabajo, del estrés, etc... Por ahí hay quien aconseja que quizás sería mejor construir una vida de la que no tengas necesidad de escapar. Claro... a no ser que seas como la pareja de la que hablamos que gana hasta 9000 dólares por publicación en su cuenta de Instagram.

11. ¿Alquilar una casa o comprar una casa?

Nuestro consejo desde un punto de vista financiero para una persona joven es que cuanto más tarde en adquirir una hipoteca, mucho mejor, ya que la hipoteca podría acabar con sus posibilidades de ahorro. Es más, el hecho de tener una casa comprada, puede hacer que una persona ya no se plantee cambiar de ciudad a la hora de buscar un mejor empleo. Es decir, un alquiler, en cierto modo, te da movilidad y no te crea la sensación de compromiso.

En cualquier caso, teniendo en cuenta que hoy día se ha equiparado el pago de la hipoteca a 30 años con el pago de un alquiler, es cuestión de estudiar el caso de cada uno, pero debemos tener muy claro que comprar una casa para vivir en ella no es invertir en bienes raíces. Podemos decir que estamos invirtiendo en bienes raíces cuando compramos una casa con la idea de obtener una rentabilidad por ella, para lo cual hay que analizar el "Payback" o plazo de recuperación de la inversión.

Si el plazo de recuperación va a ser de unos 30 ó 40 años, no es que sea la mejor inversión que podamos hacer, pues hay que contar con algunos riesgos que pueden aparecer en el camino. Ahora bien, si el payback va a ser de unos 10 ó 12 años, podríamos estar hablando de una excelente inversión.

No obstante, como decíamos al principio, es cuestión de analizar muchos otros factores, como el incremento del precio del activo o la posibilidad de revalorización por otras causas.

Ahora bien, si eliges la opción de hipotecarte, evita a toda costa que el pago de la hipoteca sea mayor al 30% de tus ingresos.

12. Tarjetas de crédito.

Las tarjetas de crédito pueden ser un cáncer para nuestras finanzas personales, pero por otro lado, también tenemos recompensas con algunas de ellas.

Lo cierto es que no hay nada de malo en usar tarjetas de crédito siempre y cuando pagues la totalidad de la deuda cada mes. Bajo ningún concepto caigas en la trampa de comprar algo con una tarjeta de crédito y pagar el mínimo (financiar el pago) al mínimo mensual, pues esos intereses son devastadores para nuestras finanzas.

Aquí tienes cómo actúa una tarjeta de crédito fuera de control.

13. Haz un seguimiento de tus gastos.

No podemos mejorar si no sabemos en qué podemos mejorar. Y no podemos gestionar lo que no podemos medir. Debes saber en todo momento hacia dónde va el dinero que gastas. Únicamente de esta forma podemos comenzar a estudiar dónde podemos recortar gastos y a qué le podemos dar una solución más económica. Dimos algunos consejos para llevar un estilo de vida más frugal.

14. El concepto de pagarte a ti mismo en primer lugar.

Este concepto está muy tergiversado por el público en general. Lo que realmente significa es que nada más recibir tu nómina o tu ingreso, en primer lugar cojas el dinero que tienes destinado para ahorrar, luego pagas los gastos y letras de cada mes, y de la cantidad de dinero que te quede podrás gastar en ocio.

La mayoría de las personas lo hacen al revés. Reciben su nómina, pagan y gastan dinero, y si a final de mes les ha quedado algo de dinero, lo ahorran. Por desgracia para estas personas, no les suele quedar dinero para ahorrar a final de mes, porque no tienen un presupuesto ni miden sus gastos.

Una forma de evitar ésto es automatizar el ahorro con tu banco. Es decir, en cuanto recibes la nómina, que el banco automáticamente destine una cantidad fina a una cuenta de ahorro. Así al menos sabemos que ese dinero no lo podemos tocar.

15. Cuánto dinero debemos ahorrar cada mes

La respuesta a esta pregunta es sencilla: cuanto más mejor. Para evitar muchos errores comunes en las finanzas de las personas, como el hecho de que cuando ganan más dinero, gastan más, hay que poner un porcentaje de ahorro fijo. Ese porcentaje debe ser un mínimo de un 20%. Es decir, si cobras 1.000€, debes ahorrar 200€. De esta forma, si un mes ganas 2.000€, y sigues ahorrando el 20%, ese mes deberías ahorrar 400€.

Y este planteamiento hay que tomárselo al pie de la letra, pues si ganamos más dinero, además de que podamos gastar más dinero, lo ideal es que el porcentaje de ahorro se mantenga.

Ahora bien, decimos que mínimo un 20%, pero lo ideal es un 30%, y sin lugar a dudas, la gente que logra la libertad financiera de forma rápida, llegan a ahorrar hasta un 50 y 60 por ciento de sus ingresos.

Y básicamente estos serían ciertos puntos fáciles de comprender y que son el comienzo para una buena salud de nuestras finanzas.

Ver: Éste es el mejor consejo de finanzas que se le puede dar a un joven a sus 20 años

El mejor consejo de finanzas personales que se le puede dar a un joven a sus 20 años.

Dentro de 10 años, más del 90% de los jóvenes se arrepentirán de no haber tomado ciertos pasos con respecto a sus finanzas personales. De hecho, pronunciarán frases del tipo "De haberlo sabido..." Así fue en el pasado y así será en el futuro, pues uno de los principales errores que comete una persona joven es dejarse llevar por la emoción de la juventud y por esos "consejos tergiversados" que te dicen que disfrutes del presente (del aquí y del ahora) y que no pienses tanto en el futuro.

Pero por suerte o por desgracia, el futuro llega, y de hecho, es buena señal que éste llegue. Eso quiere decir que no has muerto.

¿Cuál es el mejor consejo de finanzas personales que se le puede dar a un joven a los 20 años?


Para comenzar, es cierto que hay que disfrutar los momentos que nos ofrece el presente, y vivir cada momento como si fueras a morir mañana, pero más cierto aún es que cuando se habla de finanzas personales, debemos planificarlas como si fuéramos a durar toda la vida.

Este consejo aplica también para las relaciones: "Ama y cuida a tu pareja, entrégate a fondo como si fuera la persona va a estar junto a ti para el resto de los días, pero en asuntos de dinero, protégete como si te fueras a divorciar mañana." Puede parecer frío pero hay algunas pautas financieras que debemos seguir antes de casarnos.

No hay un mejor consejo de finanzas para una persona joven, pero sí hay un grupo de consejos que debemos tener en cuenta en conjunto para que no haya arrepentimientos más tarde.
Continuar leyendo...

El mejor consejo de finanzas personales que se le puede dar a un joven a sus 20 años.

Dentro de 10 años, más del 90% de los jóvenes se arrepentirán de no haber tomado ciertos pasos con respecto a sus finanzas personales. De hecho, pronunciarán frases del tipo "De haberlo sabido..." Así fue en el pasado y así será en el futuro, pues uno de los principales errores que comete una persona joven es dejarse llevar por la emoción de la juventud y por esos "consejos tergiversados" que te dicen que disfrutes del presente (del aquí y del ahora) y que no pienses tanto en el futuro.

Pero por suerte o por desgracia, el futuro llega, y de hecho, es buena señal que éste llegue. Eso quiere decir que no has muerto.

¿Cuál es el mejor consejo de finanzas personales que se le puede dar a un joven a los 20 años?


Para comenzar, es cierto que hay que disfrutar los momentos que nos ofrece el presente, y vivir cada momento como si fueras a morir mañana, pero más cierto aún es que cuando se habla de finanzas personales, debemos planificarlas como si fuéramos a durar toda la vida.

Este consejo aplica también para las relaciones: "Ama y cuida a tu pareja, entrégate a fondo como si fuera la persona va a estar junto a ti para el resto de los días, pero en asuntos de dinero, protégete como si te fueras a divorciar mañana." Puede parecer frío pero hay algunas pautas financieras que debemos seguir antes de casarnos.

No hay un mejor consejo de finanzas para una persona joven, pero sí hay un grupo de consejos que debemos tener en cuenta en conjunto para que no haya arrepentimientos más tarde.
Continuar leyendo...