6 Consejos para aplicar en tu carrera profesional y negocios.

Puede que hayas comenzado a trabajar en el puesto de trabajo para el que te preparaste dentro de la empresa para la que un día soñaste trabajar, o puede que hoy trabajes en un puesto que no es el que deseabas y piensas abandonar "el barco" en algún momento. 

No importa cuál sea tu situación laboral para seguir esta serie de consejos que te ayudarán a crecer no sólo como profesional o en tu actual empresa, sino como persona y para futuros puestos de trabajo.


1. Escucha más de lo que hablas.

Según Richard Branson, fundador del grupo Virgin, este fue el mejor consejo que recibió de su padre y la principal premisa que le ha ayudado a crecer en los negocios.

A la mayoría de personas les encanta escucharse a sí mismos y dominar una conversación, ¿pero sabéis qué? Nadie aprende nada nuevo de escucharse a sí mismo. Conviértete en el eterno aprendiz y absorbe todo lo que puedas de los demás.

Probablemente el escuchar más de lo que hablas sea una de las habilidades más conocidas por todos, pero la que menos gente pone en práctica.

Una transacción comercial no se cierra hablando; se cierra escuchando. Un maestro en su rama no se hizo maestro hablando y enseñando. Antes tuvo que escuchar y aprender de otros.

Si estás trabajando en una empresa, independientemente de si piensas quedarte o marcharte, cierra más la boca y abre mucho más los oídos. Déjate enseñar. Y conforme avances en la vida, mantente siempre con la humildad de un aprendiz.

Aplícalo también en tu vida personal. Cuando estés en un grupo de amigos o conocidos, aprende a nunca dominar más del 30% de una conversación, pues no solo no aprenderás, sino que puedes llegar a cansar al grupo cuando hablas y hablas sin parar.

2. Aprende a escribir y expresarte.
Continuar leyendo...

6 Consejos para aplicar en tu carrera profesional y negocios.

Puede que hayas comenzado a trabajar en el puesto de trabajo para el que te preparaste dentro de la empresa para la que un día soñaste trabajar, o puede que hoy trabajes en un puesto que no es el que deseabas y piensas abandonar "el barco" en algún momento. 

No importa cuál sea tu situación laboral para seguir esta serie de consejos que te ayudarán a crecer no sólo como profesional o en tu actual empresa, sino como persona y para futuros puestos de trabajo.


1. Escucha más de lo que hablas.

Según Richard Branson, fundador del grupo Virgin, este fue el mejor consejo que recibió de su padre y la principal premisa que le ha ayudado a crecer en los negocios.

A la mayoría de personas les encanta escucharse a sí mismos y dominar una conversación, ¿pero sabéis qué? Nadie aprende nada nuevo de escucharse a sí mismo. Conviértete en el eterno aprendiz y absorbe todo lo que puedas de los demás.

Probablemente el escuchar más de lo que hablas sea una de las habilidades más conocidas por todos, pero la que menos gente pone en práctica.

Una transacción comercial no se cierra hablando; se cierra escuchando. Un maestro en su rama no se hizo maestro hablando y enseñando. Antes tuvo que escuchar y aprender de otros.

Si estás trabajando en una empresa, independientemente de si piensas quedarte o marcharte, cierra más la boca y abre mucho más los oídos. Déjate enseñar. Y conforme avances en la vida, mantente siempre con la humildad de un aprendiz.

Aplícalo también en tu vida personal. Cuando estés en un grupo de amigos o conocidos, aprende a nunca dominar más del 30% de una conversación, pues no solo no aprenderás, sino que puedes llegar a cansar al grupo cuando hablas y hablas sin parar.

2. Aprende a escribir y expresarte.
Continuar leyendo...

6 Consejos para aplicar en tu carrera profesional y negocios.

Puede que hayas comenzado a trabajar en el puesto de trabajo para el que te preparaste dentro de la empresa para la que un día soñaste trabajar, o puede que hoy trabajes en un puesto que no es el que deseabas y piensas abandonar "el barco" en algún momento. 

No importa cuál sea tu situación laboral para seguir esta serie de consejos que te ayudarán a crecer no sólo como profesional o en tu actual empresa, sino como persona y para futuros puestos de trabajo.


1. Escucha más de lo que hablas.

Según Richard Branson, fundador del grupo Virgin, este fue el mejor consejo que recibió de su padre y la principal premisa que le ha ayudado a crecer en los negocios.

A la mayoría de personas les encanta escucharse a sí mismos y dominar una conversación, ¿pero sabéis qué? Nadie aprende nada nuevo de escucharse a sí mismo. Conviértete en el eterno aprendiz y absorbe todo lo que puedas de los demás.

Probablemente el escuchar más de lo que hablas sea una de las habilidades más conocidas por todos, pero la que menos gente pone en práctica.

Una transacción comercial no se cierra hablando; se cierra escuchando. Un maestro en su rama no se hizo maestro hablando y enseñando. Antes tuvo que escuchar y aprender de otros.

Si estás trabajando en una empresa, independientemente de si piensas quedarte o marcharte, cierra más la boca y abre mucho más los oídos. Déjate enseñar. Y conforme avances en la vida, mantente siempre con la humildad de un aprendiz.

Aplícalo también en tu vida personal. Cuando estés en un grupo de amigos o conocidos, aprende a nunca dominar más del 30% de una conversación, pues no solo no aprenderás, sino que puedes llegar a cansar al grupo cuando hablas y hablas sin parar.

2. Aprende a escribir y expresarte.
Continuar leyendo...

6 Consejos para aplicar en tu carrera profesional y negocios.

Puede que hayas comenzado a trabajar en el puesto de trabajo para el que te preparaste dentro de la empresa para la que un día soñaste trabajar, o puede que hoy trabajes en un puesto que no es el que deseabas y piensas abandonar "el barco" en algún momento. 

No importa cuál sea tu situación laboral para seguir esta serie de consejos que te ayudarán a crecer no sólo como profesional o en tu actual empresa, sino como persona y para futuros puestos de trabajo.


1. Escucha más de lo que hablas.

Según Richard Branson, fundador del grupo Virgin, este fue el mejor consejo que recibió de su padre y la principal premisa que le ha ayudado a crecer en los negocios.

A la mayoría de personas les encanta escucharse a sí mismos y dominar una conversación, ¿pero sabéis qué? Nadie aprende nada nuevo de escucharse a sí mismo. Conviértete en el eterno aprendiz y absorbe todo lo que puedas de los demás.

Probablemente el escuchar más de lo que hablas sea una de las habilidades más conocidas por todos, pero la que menos gente pone en práctica.

Una transacción comercial no se cierra hablando; se cierra escuchando. Un maestro en su rama no se hizo maestro hablando y enseñando. Antes tuvo que escuchar y aprender de otros.

Si estás trabajando en una empresa, independientemente de si piensas quedarte o marcharte, cierra más la boca y abre mucho más los oídos. Déjate enseñar. Y conforme avances en la vida, mantente siempre con la humildad de un aprendiz.

Aplícalo también en tu vida personal. Cuando estés en un grupo de amigos o conocidos, aprende a nunca dominar más del 30% de una conversación, pues no solo no aprenderás, sino que puedes llegar a cansar al grupo cuando hablas y hablas sin parar.

2. Aprende a escribir y expresarte.
Continuar leyendo...

7 pilares de un liderazgo de impacto

Existe una pregunta que recibo de manera constante: ¿El líder nace o se hace? Y mi respuesta es clara y contundente: el líder se hace.

Todo mi trabajo en liderazgohoy.com, mi curso Liderazgo Épico por donde han pasado más de 300 estudiantes y mis dos libros se basan en la convicción de que el liderazgo se aprende y se desarrolla.

Por ello, hoy quiero dejarte 7 pilares de un liderazgo de impacto:

(Para escuchar el podcast dale click a “Play” en el botón abajo. Si deseas leer en vez de escuchar el podcast puedes seguir leyendo abajo.)

Pilar #1: Sé un seguidor.

Nunca sigas a alguien que no sigue a nadie. Seguir a otros es lo que te ayuda a aprender, crecer y cambiar. Cuando un líder deja de seguir, comienza a creer que él es la fuente de la verdad… y llega la caída.

Existen 5 beneficios importantísimos que te da ser un seguidor:

  • Te enseña a servir.
  • Te mantiene humilde.
  • Te enseña a ser leal.
  • Te ayuda a confiar en la experiencia.
  • Te permite sostener el liderazgo en el largo plazo.

Si quieres más información sobre cómo ser un seguidor no dejes de leer el artículo “6 beneficios de ser un seguidor que impulsarán tu liderazgo

Pilar #2: Inspira una visión.

Las personas siguen visiones, no personas. Al principio de toda relación líder-individuo, tus seguidores te seguirán por la visión que estás comunicando. Luego de eso, es que te seguirán por quién tú eres.

Después de la honestidad, la visión es la segunda cualidad más buscada en un líder. Mucho más que carisma, conexión y simpatía.

Para que las visiones sean exitosas, necesitan cumplir con estas tres características:

  1. Necesitan ser emocionantes y nobles.
  2. Necesitan conectar con la organización Y las aspiraciones personales del individuo.
  3. Necesitan ser comunicadas constantemente.

Pilar #3: Desarrolla una actitud positiva.

Tener una actitud positiva no tiene que ver con alguna teoría del positivismo. Tener una actitud positiva es sencillamente una estrategia de liderazgo.

Las personas quieren estar cerca de las personas que las hacen sentir bien. Si tú eres una persona negativa, chismosa, complicada o conflictiva, las personas se alejarán de ti. Por el contrario, si mantienes una actitud positiva ante la vida, las personas querrán estar cerca de ti.

Pilar #4: Desarrolla Pensamiento Crítico.

Tener pensamiento crítico es pasarse el interruptor de “mentalidad de empleado” a “mentalidad de dueño”.

Las personas con mentalidad de empleado son aquellas sólo ven su responsabilidad como algo limitado a su descripción de trabajo. Las personas con mentalidad de dueño son aquellas que sobrepasan esos límites porque entienden que la organización funciona como un todo.

Es importante diferenciar entre una persona “crítica” y una persona con “pensamiento crítico”. La primera es una persona que ve un error en la organización y desde las gradas, critica y se queja. Una persona con pensamiento crítico observa el mismo error o problema, lo comunica pero se hace parte de la solución.

Pilar #5: Desarrolla Experticia.

Necesitas convertirte en un experto en tu trabajo, proyecto o negocio. Cuando te conviertes en un experto, naturalmente las personas vendrán a ti a solicitarte tu opinión y consejo. Eso es influencia.

El liderazgo es influencia.

Conviértete en un experto en tu rol, tu compañía, tu negocio, su historia y la industria. Conoce a tus competidores. Conviértete en un experto en tu cliente, sus necesidades y sus barreras.

Pilar #6: Reta el proceso.

El liderazgo tiene que ver con liderar en el mercado, con traer innovación. Cuando un líder no trae novedad e innovación poco a poco cae en el estancamiento, lo cual lo lleva a perder liderazgo.

La innovación significa desarrollar nuevas soluciones para los problemas de tu cliente. Por eso, tal y como comenté en el pilar #5, necesitas conocer a tu cliente, mejor que él mismo.

Te recomiendo que revises el artículo “Las 4 etapas del crecimiento y el éxito” donde explico a detalle el proceso de retar y divergir para crear crecimiento exponencial.

Pilar #7: Acción.

La característica primordial de cualquier líder es que son individuos que llevan sus ideas a la acción. Si existe una cualidad que transformará tu liderazgo es la capacidad de actuar, de moverte de la teoría a la práctica, de salir afuera y luchar por tus objetivos con acciones específicas que vayan en pro de su cumplimiento.

Para convertirte en un individuo de acción necesitas desarrollar 3 habilidades, si tienes interés te recomiendo leer el artículo 3 habilidades necesarias para convertirte en un individuo de acción.

Según tu experiencia como líder ¿Existe algún otro pilar necesario para convertirte en un líder de impacto? Por favor déjame tu opinión en el área de comentarios.

La entrada 7 pilares de un liderazgo de impacto aparece primero en Liderazgo Hoy.

Algunas señales no verbales para lograr lo que quieres y ganar en una negociación.

Conocer acerca del lenguaje corporal es muy útil tanto en tu vida cotidiana como en los negocios (sobre todo en las negociaciones). Se dice que más del 80% de lo que comunicamos a otra persona, no se lo comunicamos con nuestras palabras, sino con nuestros gestos, tono de voz, posturas y expresiones.

Antes de abrir la boca, la otra persona ya ha tenido una impresión sobre nosotros, y a menudo, esa persona no es consciente de por qué tiene cierta impresión sobre nosotros.

Según Peter B. Stark y Jane Flaherty, autores de "The Only Negotiation Guide You'll Ever Need: 101 Ways to Win Every Time in Any Situation (La única guía de negociación que necesitarás)", en una conversación de unos 30 minutos, dos personas pueden emitir 800 mensajes o señales no verbales diferentes.

Muchas de estas señales son intuitivas, puesto que las neuronas espejo de tu cerebro están preparadas para comprender las emociones de otras personas en "modo automático". Por ejemplo, sabes que si una persona sonríe todo va bien y que una persona inquieta representa ansiedad y/o falta de confianza. Traemos de serie el reconocer ciertas señales.

Pero claro, algunas señales son menos evidentes, por lo que aprender a controlarlas y aprender a identificarlas en la otra parte nos puede suponer cierta ventaja tanto en una cita como en una negociación. Y de estas señales no verbales son de las que vamos a hablar.


La distancia.

Debes estar cerca, pero no demasiado cerca. Si estás en una cita sabrás la importancia que tiene el hecho de que la otra parte comience a acortar la distancia física que hay entre vosotros. En una reunión de negocios ocurre igual. Si tu contrapartida comienza a acercarse o inclinarse más hacia ti, sabrás que estás progresando. Por el contrario, que tu contrapartida se recueste, se retrepe o se aleje, demuestra que está perdiendo el interés por algún motivo, o lo estás aburriendo o, sencillamente, ya tiene ganas de acabar.

Sabiendo esto, en esas situaciones en las que debes aparentar estar interesado, haz un esfuerzo consciente por inclinarte y acercarte a la otra persona, pero no acercarte demasiado, pues si se invado el espacio de esa persona, lograríamos un efecto de incomodidad.

Otra forma de jugar con el factor distancia, sería cuando en una reunión ya sabes de antemano quién va a ser la persona que más te va a atacar o criticar. Intenta sentarte al lado de ella, pues la evidencia ha demostrado que una persona en la seguridad de la lejanía, puede ser muy cruel, mientras que si lo tienes cerca, las personas tienden a "cortarse" un poco. 
Continuar leyendo...

Algunas señales no verbales para lograr lo que quieres y ganar en una negociación.

Conocer acerca del lenguaje corporal es muy útil tanto en tu vida cotidiana como en los negocios (sobre todo en las negociaciones). Se dice que más del 80% de lo que comunicamos a otra persona, no se lo comunicamos con nuestras palabras, sino con nuestros gestos, tono de voz, posturas y expresiones.

Antes de abrir la boca, la otra persona ya ha tenido una impresión sobre nosotros, y a menudo, esa persona no es consciente de por qué tiene cierta impresión sobre nosotros.

Según Peter B. Stark y Jane Flaherty, autores de "The Only Negotiation Guide You'll Ever Need: 101 Ways to Win Every Time in Any Situation (La única guía de negociación que necesitarás)", en una conversación de unos 30 minutos, dos personas pueden emitir 800 mensajes o señales no verbales diferentes.

Muchas de estas señales son intuitivas, puesto que las neuronas espejo de tu cerebro están preparadas para comprender las emociones de otras personas en "modo automático". Por ejemplo, sabes que si una persona sonríe todo va bien y que una persona inquieta representa ansiedad y/o falta de confianza. Traemos de serie el reconocer ciertas señales.

Pero claro, algunas señales son menos evidentes, por lo que aprender a controlarlas y aprender a identificarlas en la otra parte nos puede suponer cierta ventaja tanto en una cita como en una negociación. Y de estas señales no verbales son de las que vamos a hablar.


La distancia.

Debes estar cerca, pero no demasiado cerca. Si estás en una cita sabrás la importancia que tiene el hecho de que la otra parte comience a acortar la distancia física que hay entre vosotros. En una reunión de negocios ocurre igual. Si tu contrapartida comienza a acercarse o inclinarse más hacia ti, sabrás que estás progresando. Por el contrario, que tu contrapartida se recueste, se retrepe o se aleje, demuestra que está perdiendo el interés por algún motivo, o lo estás aburriendo o, sencillamente, ya tiene ganas de acabar.

Sabiendo esto, en esas situaciones en las que debes aparentar estar interesado, haz un esfuerzo consciente por inclinarte y acercarte a la otra persona, pero no acercarte demasiado, pues si se invado el espacio de esa persona, lograríamos un efecto de incomodidad.

Otra forma de jugar con el factor distancia, sería cuando en una reunión ya sabes de antemano quién va a ser la persona que más te va a atacar o criticar. Intenta sentarte al lado de ella, pues la evidencia ha demostrado que una persona en la seguridad de la lejanía, puede ser muy cruel, mientras que si lo tienes cerca, las personas tienden a "cortarse" un poco. 
Continuar leyendo...

Algunas señales no verbales para lograr lo que quieres y ganar en una negociación.

Conocer acerca del lenguaje corporal es muy útil tanto en tu vida cotidiana como en los negocios (sobre todo en las negociaciones). Se dice que más del 80% de lo que comunicamos a otra persona, no se lo comunicamos con nuestras palabras, sino con nuestros gestos, tono de voz, posturas y expresiones.

Antes de abrir la boca, la otra persona ya ha tenido una impresión sobre nosotros, y a menudo, esa persona no es consciente de por qué tiene cierta impresión sobre nosotros.

Según Peter B. Stark y Jane Flaherty, autores de "The Only Negotiation Guide You'll Ever Need: 101 Ways to Win Every Time in Any Situation (La única guía de negociación que necesitarás)", en una conversación de unos 30 minutos, dos personas pueden emitir 800 mensajes o señales no verbales diferentes.

Muchas de estas señales son intuitivas, puesto que las neuronas espejo de tu cerebro están preparadas para comprender las emociones de otras personas en "modo automático". Por ejemplo, sabes que si una persona sonríe todo va bien y que una persona inquieta representa ansiedad y/o falta de confianza. Traemos de serie el reconocer ciertas señales.

Pero claro, algunas señales son menos evidentes, por lo que aprender a controlarlas y aprender a identificarlas en la otra parte nos puede suponer cierta ventaja tanto en una cita como en una negociación. Y de estas señales no verbales son de las que vamos a hablar.


La distancia.

Debes estar cerca, pero no demasiado cerca. Si estás en una cita sabrás la importancia que tiene el hecho de que la otra parte comience a acortar la distancia física que hay entre vosotros. En una reunión de negocios ocurre igual. Si tu contrapartida comienza a acercarse o inclinarse más hacia ti, sabrás que estás progresando. Por el contrario, que tu contrapartida se recueste, se retrepe o se aleje, demuestra que está perdiendo el interés por algún motivo, o lo estás aburriendo o, sencillamente, ya tiene ganas de acabar.

Sabiendo esto, en esas situaciones en las que debes aparentar estar interesado, haz un esfuerzo consciente por inclinarte y acercarte a la otra persona, pero no acercarte demasiado, pues si se invado el espacio de esa persona, lograríamos un efecto de incomodidad.

Otra forma de jugar con el factor distancia, sería cuando en una reunión ya sabes de antemano quién va a ser la persona que más te va a atacar o criticar. Intenta sentarte al lado de ella, pues la evidencia ha demostrado que una persona en la seguridad de la lejanía, puede ser muy cruel, mientras que si lo tienes cerca, las personas tienden a "cortarse" un poco. 
Continuar leyendo...

Algunas señales no verbales para lograr lo que quieres y ganar en una negociación.

Conocer acerca del lenguaje corporal es muy útil tanto en tu vida cotidiana como en los negocios (sobre todo en las negociaciones). Se dice que más del 80% de lo que comunicamos a otra persona, no se lo comunicamos con nuestras palabras, sino con nuestros gestos, tono de voz, posturas y expresiones.

Antes de abrir la boca, la otra persona ya ha tenido una impresión sobre nosotros, y a menudo, esa persona no es consciente de por qué tiene cierta impresión sobre nosotros.

Según Peter B. Stark y Jane Flaherty, autores de "The Only Negotiation Guide You'll Ever Need: 101 Ways to Win Every Time in Any Situation (La única guía de negociación que necesitarás)", en una conversación de unos 30 minutos, dos personas pueden emitir 800 mensajes o señales no verbales diferentes.

Muchas de estas señales son intuitivas, puesto que las neuronas espejo de tu cerebro están preparadas para comprender las emociones de otras personas en "modo automático". Por ejemplo, sabes que si una persona sonríe todo va bien y que una persona inquieta representa ansiedad y/o falta de confianza. Traemos de serie el reconocer ciertas señales.

Pero claro, algunas señales son menos evidentes, por lo que aprender a controlarlas y aprender a identificarlas en la otra parte nos puede suponer cierta ventaja tanto en una cita como en una negociación. Y de estas señales no verbales son de las que vamos a hablar.


La distancia.

Debes estar cerca, pero no demasiado cerca. Si estás en una cita sabrás la importancia que tiene el hecho de que la otra parte comience a acortar la distancia física que hay entre vosotros. En una reunión de negocios ocurre igual. Si tu contrapartida comienza a acercarse o inclinarse más hacia ti, sabrás que estás progresando. Por el contrario, que tu contrapartida se recueste, se retrepe o se aleje, demuestra que está perdiendo el interés por algún motivo, o lo estás aburriendo o, sencillamente, ya tiene ganas de acabar.

Sabiendo esto, en esas situaciones en las que debes aparentar estar interesado, haz un esfuerzo consciente por inclinarte y acercarte a la otra persona, pero no acercarte demasiado, pues si se invado el espacio de esa persona, lograríamos un efecto de incomodidad.

Otra forma de jugar con el factor distancia, sería cuando en una reunión ya sabes de antemano quién va a ser la persona que más te va a atacar o criticar. Intenta sentarte al lado de ella, pues la evidencia ha demostrado que una persona en la seguridad de la lejanía, puede ser muy cruel, mientras que si lo tienes cerca, las personas tienden a "cortarse" un poco. 
Continuar leyendo...

¿Invertir en oro o en Bitcoin como valor refugio? Comparamos estos “activos”.

Tras unos años de mercados bursátiles alcistas, comienzan los miedos ante una corrección de la bolsa que no se sabe hasta dónde podría llegar. Cuando esperamos correcciones, algunos inversores deciden recoger ganancias (vender sus acciones) mientras que otros, deciden dar cobertura a una inversión con otra inversión. Algunos emplean opciones o futuros mientras que otros van directos al considerado mejor valor refugio de todos los tiempos: el oro.

Pero en estos momentos, al oro parece haberle salido una competencia como valor refugio: el Bitcoin y las criptomonedas.


Como ya he expuesto en varios vídeos en el canal de YouTube, en mi opinión personal, el Bitcoin es en la actualidad únicamente un producto de especulación, y se está generando una burbuja alrededor de las criptomonedas, pues la mayoría de las personas que invierten en Bitcoin, únicamente lo hacen porque es algo que está subiendo de precio, aunque su valor intrínseco sea cero (en mi opinión).

Pero hoy no voy a dar mi opinión personal y vamos a tratar de analizar al Bitcoin como si fuera un activo real y un valor refugio, comparándolo con el oro. Y a pesar de que personalmente advierto de los peligros que tiene el invertir en criptodivisas, vamos a  tratar de analizarlo desde un punto de vista imparcial y objetivo.

(Ver: Llegado el momento, así voy a ganar dinero con el Bitcoin)

Pero que conste que para mí, el Bitcoin es únicamente especulación de aire, pero como ya digo, vamos a analizarlo como si fuera un activo serio y confiable.

¿Qué se le debe pedir a un activo para que sea un buen valor refugio que proteja y que incluso haga crecer nuestro dinero para superar la inflación?
Continuar leyendo...