Cómo afecta el “síndrome” del preso a nuestra vida – Cuando la mierda es tu plato favorito.

A nadie le gusta una estancia en la cárcel, pues a pesar de que hay cárceles con más o menos comodidades, el mayor castigo que puede sufrir una persona es la privación de libertad. Pero existe un porcentaje de presos de larga estancia que a pesar de "saber" que no les gusta la cárcel, cuando llega la hora de salir, una parte de su cerebro preferiría quedarse allí, pues tienen miedo a la libertad a pesar de que todos hemos nacido para ser libres.

Tienen miedo a lo que hay fuera de aquellas paredes, miedo a la reinserción social, a sentirse solos ahí fuera, rechazados...  Es como el que adquiere una cadena de hábitos tan fuertes, que luego creerá no poder prescindir de ellos.

Si bien la psicología no recoge este término como un síndrome, y mucho menos como el "síndrome del preso" (tampoco es una fobia a la libertad), lo cierto es que este mecanismo psicológico es similar al mecanismo del miedo que tenemos en muchas facetas de nuestra vida, y por lo tanto, hoy lo vamos a denominar como el "síndrome del preso".

Todos hemos nacido -o deberíamos haber nacido- para ser libres y felices con nuestra vida. Y es que para los que no creemos en la resurrección, creo que deberíamos recordar que sólo tenemos esta vida y ésta algún día dirá "Game Over", y no tendremos la oportunidad de recargar nuevamente el crédito para jugar mejor de nuevo.
Continuar leyendo...

Cómo afecta el “síndrome” del preso a nuestra vida – Cuando la mierda es tu plato favorito.

A nadie le gusta una estancia en la cárcel, pues a pesar de que hay cárceles con más o menos comodidades, el mayor castigo que puede sufrir una persona es la privación de libertad. Pero existe un porcentaje de presos de larga estancia que a pesar de "saber" que no les gusta la cárcel, cuando llega la hora de salir, una parte de su cerebro preferiría quedarse allí, pues tienen miedo a la libertad a pesar de que todos hemos nacido para ser libres.

Tienen miedo a lo que hay fuera de aquellas paredes, miedo a la reinserción social, a sentirse solos ahí fuera, rechazados...  Es como el que adquiere una cadena de hábitos tan fuertes, que luego creerá no poder prescindir de ellos.

Si bien la psicología no recoge este término como un síndrome, y mucho menos como el "síndrome del preso" (tampoco es una fobia a la libertad), lo cierto es que este mecanismo psicológico es similar al mecanismo del miedo que tenemos en muchas facetas de nuestra vida, y por lo tanto, hoy lo vamos a denominar como el "síndrome del preso".

Todos hemos nacido -o deberíamos haber nacido- para ser libres y felices con nuestra vida. Y es que para los que no creemos en la resurrección, creo que deberíamos recordar que sólo tenemos esta vida y ésta algún día dirá "Game Over", y no tendremos la oportunidad de recargar nuevamente el crédito para jugar mejor de nuevo.
Continuar leyendo...

Cómo afecta el “síndrome” del preso a nuestra vida – Cuando la mierda es tu plato favorito.

A nadie le gusta una estancia en la cárcel, pues a pesar de que hay cárceles con más o menos comodidades, el mayor castigo que puede sufrir una persona es la privación de libertad. Pero existe un porcentaje de presos de larga estancia que a pesar de "saber" que no les gusta la cárcel, cuando llega la hora de salir, una parte de su cerebro preferiría quedarse allí, pues tienen miedo a la libertad a pesar de que todos hemos nacido para ser libres.

Tienen miedo a lo que hay fuera de aquellas paredes, miedo a la reinserción social, a sentirse solos ahí fuera, rechazados...  Es como el que adquiere una cadena de hábitos tan fuertes, que luego creerá no poder prescindir de ellos.

Si bien la psicología no recoge este término como un síndrome, y mucho menos como el "síndrome del preso" (tampoco es una fobia a la libertad), lo cierto es que este mecanismo psicológico es similar al mecanismo del miedo que tenemos en muchas facetas de nuestra vida, y por lo tanto, hoy lo vamos a denominar como el "síndrome del preso".

Todos hemos nacido -o deberíamos haber nacido- para ser libres y felices con nuestra vida. Y es que para los que no creemos en la resurrección, creo que deberíamos recordar que sólo tenemos esta vida y ésta algún día dirá "Game Over", y no tendremos la oportunidad de recargar nuevamente el crédito para jugar mejor de nuevo.
Continuar leyendo...

Cómo afecta el “síndrome” del preso a nuestra vida – Cuando la mierda es tu plato favorito.

A nadie le gusta una estancia en la cárcel, pues a pesar de que hay cárceles con más o menos comodidades, el mayor castigo que puede sufrir una persona es la privación de libertad. Pero existe un porcentaje de presos de larga estancia que a pesar de "saber" que no les gusta la cárcel, cuando llega la hora de salir, una parte de su cerebro preferiría quedarse allí, pues tienen miedo a la libertad a pesar de que todos hemos nacido para ser libres.

Tienen miedo a lo que hay fuera de aquellas paredes, miedo a la reinserción social, a sentirse solos ahí fuera, rechazados...  Es como el que adquiere una cadena de hábitos tan fuertes, que luego creerá no poder prescindir de ellos.

Si bien la psicología no recoge este término como un síndrome, y mucho menos como el "síndrome del preso" (tampoco es una fobia a la libertad), lo cierto es que este mecanismo psicológico es similar al mecanismo del miedo que tenemos en muchas facetas de nuestra vida, y por lo tanto, hoy lo vamos a denominar como el "síndrome del preso".

Todos hemos nacido -o deberíamos haber nacido- para ser libres y felices con nuestra vida. Y es que para los que no creemos en la resurrección, creo que deberíamos recordar que sólo tenemos esta vida y ésta algún día dirá "Game Over", y no tendremos la oportunidad de recargar nuevamente el crédito para jugar mejor de nuevo.
Continuar leyendo...

Si tu profesión es vendedor o comercial… 13 consejos (útiles para los hombres de negocios también).

Cuando expusimos los 22 mandamientos para ser un bien vendedor de Brian Tracy, en el punto número dos argumentábamos que el convertirse en un excelente vendedor era más una tarea interior que otra cosa. Puedes aprender cientos de técnicas de ventas, y claro que sí, probablemente mejorarás algo, pero no es suficiente.

Las ventas son un campo donde en ocasiones tampoco funciona imitar las técnicas de un buen vendedor. De hecho, muchos comerciales copian técnicas y argumentos de los mejores, y sus resultados no son los mismos. Esto es debido a otros aspectos que tienen más que ver con la personalidad, las creencias y la confianza del propio vendedor. Asimismo, si bien hay que ser eficiente, la eficacia tiene mejores resultados, pero los resultados excelentes vienen de la tenacidad.

1. Gestiona el tiempo correctamente.

Todos los vendedores tienen las mismas horas a lo largo del día para lograr su propósito. Nadie goza de una ventaja competitiva en cuestión de tiempo. El tiempo es el recurso más valioso que tenemos, y la mayoría de los comerciales desperdician la mayor parte del tiempo de formas poco productivas y poco gratificantes. Esto nos lleva al siguiente punto...

2. Concéntrate.

Es lógico pensar que aunque estés perdiendo el tiempo en la oficina o en una cafetería hablando por teléfono para resolver un problema personal o pensando a quién vas a visitar, en cuanto te pongas frente a un cliente, estarás al 100% de tu capacidad. Y te puede parecer una chorrada, pero el cerebro no funciona exactamente así. Incluso los atletas de élite se aíslan antes de una importante competición, cuando su competición podría ser más física que psicológica. Cuando te distraes, tu cerebro debe volver a reiniciarse.

Los de la antigua escuela dedicábamos el tiempo entre visita y visita para analizar en qué habíamos fallado con el cliente, de qué otras formas le podríamos haber rebatido. Incluso dedicábamos el tiempo en la cafetería a volver a leer el resumen de esos consejos que habíamos aprendido en algún libro. De esta forma, volvíamos a estar motivados.

Siempre me tomé el trabajo en ventas como una universidad con clases prácticas pagadas:  trabajo + aprendizaje.

Y sí, la antigua escuela era más eficiente que la generación de comerciales de "hablo por Whatsapp entre cliente y cliente".

En ocasiones pensarás que estás cansado de tanto visitar clientes, pero visitar clientes o aprender de las experiencias de las visitas probablemente sea a lo que menos tiempo te has dedicado a lo largo del día. Y ésto nos vuelve a llevar al siguiente punto...

(Ver: La importancia de conocer tu PER como vendedor)

3. Dedica 5 ó 10 minutos a priorizar el día siguiente.
Continuar leyendo...

Si tu profesión es vendedor o comercial… 13 consejos (útiles para los hombres de negocios también).

Cuando expusimos los 22 mandamientos para ser un bien vendedor de Brian Tracy, en el punto número dos argumentábamos que el convertirse en un excelente vendedor era más una tarea interior que otra cosa. Puedes aprender cientos de técnicas de ventas, y claro que sí, probablemente mejorarás algo, pero no es suficiente.

Las ventas son un campo donde en ocasiones tampoco funciona imitar las técnicas de un buen vendedor. De hecho, muchos comerciales copian técnicas y argumentos de los mejores, y sus resultados no son los mismos. Esto es debido a otros aspectos que tienen más que ver con la personalidad, las creencias y la confianza del propio vendedor. Asimismo, si bien hay que ser eficiente, la eficacia tiene mejores resultados, pero los resultados excelentes vienen de la tenacidad.

1. Gestiona el tiempo correctamente.

Todos los vendedores tienen las mismas horas a lo largo del día para lograr su propósito. Nadie goza de una ventaja competitiva en cuestión de tiempo. El tiempo es el recurso más valioso que tenemos, y la mayoría de los comerciales desperdician la mayor parte del tiempo de formas poco productivas y poco gratificantes. Esto nos lleva al siguiente punto...

2. Concéntrate.

Es lógico pensar que aunque estés perdiendo el tiempo en la oficina o en una cafetería hablando por teléfono para resolver un problema personal o pensando a quién vas a visitar, en cuanto te pongas frente a un cliente, estarás al 100% de tu capacidad. Y te puede parecer una chorrada, pero el cerebro no funciona exactamente así. Incluso los atletas de élite se aíslan antes de una importante competición, cuando su competición podría ser más física que psicológica. Cuando te distraes, tu cerebro debe volver a reiniciarse.

Los de la antigua escuela dedicábamos el tiempo entre visita y visita para analizar en qué habíamos fallado con el cliente, de qué otras formas le podríamos haber rebatido. Incluso dedicábamos el tiempo en la cafetería a volver a leer el resumen de esos consejos que habíamos aprendido en algún libro. De esta forma, volvíamos a estar motivados.

Siempre me tomé el trabajo en ventas como una universidad con clases prácticas pagadas:  trabajo + aprendizaje.

Y sí, la antigua escuela era más eficiente que la generación de comerciales de "hablo por Whatsapp entre cliente y cliente".

En ocasiones pensarás que estás cansado de tanto visitar clientes, pero visitar clientes o aprender de las experiencias de las visitas probablemente sea a lo que menos tiempo te has dedicado a lo largo del día. Y ésto nos vuelve a llevar al siguiente punto...

(Ver: La importancia de conocer tu PER como vendedor)

3. Dedica 5 ó 10 minutos a priorizar el día siguiente.
Continuar leyendo...

Si tu profesión es vendedor o comercial… 13 consejos (útiles para los hombres de negocios también).

Cuando expusimos los 22 mandamientos para ser un bien vendedor de Brian Tracy, en el punto número dos argumentábamos que el convertirse en un excelente vendedor era más una tarea interior que otra cosa. Puedes aprender cientos de técnicas de ventas, y claro que sí, probablemente mejorarás algo, pero no es suficiente.

Las ventas son un campo donde en ocasiones tampoco funciona imitar las técnicas de un buen vendedor. De hecho, muchos comerciales copian técnicas y argumentos de los mejores, y sus resultados no son los mismos. Esto es debido a otros aspectos que tienen más que ver con la personalidad, las creencias y la confianza del propio vendedor. Asimismo, si bien hay que ser eficiente, la eficacia tiene mejores resultados, pero los resultados excelentes vienen de la tenacidad.

1. Gestiona el tiempo correctamente.

Todos los vendedores tienen las mismas horas a lo largo del día para lograr su propósito. Nadie goza de una ventaja competitiva en cuestión de tiempo. El tiempo es el recurso más valioso que tenemos, y la mayoría de los comerciales desperdician la mayor parte del tiempo de formas poco productivas y poco gratificantes. Esto nos lleva al siguiente punto...

2. Concéntrate.

Es lógico pensar que aunque estés perdiendo el tiempo en la oficina o en una cafetería hablando por teléfono para resolver un problema personal o pensando a quién vas a visitar, en cuanto te pongas frente a un cliente, estarás al 100% de tu capacidad. Y te puede parecer una chorrada, pero el cerebro no funciona exactamente así. Incluso los atletas de élite se aíslan antes de una importante competición, cuando su competición podría ser más física que psicológica. Cuando te distraes, tu cerebro debe volver a reiniciarse.

Los de la antigua escuela dedicábamos el tiempo entre visita y visita para analizar en qué habíamos fallado con el cliente, de qué otras formas le podríamos haber rebatido. Incluso dedicábamos el tiempo en la cafetería a volver a leer el resumen de esos consejos que habíamos aprendido en algún libro. De esta forma, volvíamos a estar motivados.

Siempre me tomé el trabajo en ventas como una universidad con clases prácticas pagadas:  trabajo + aprendizaje.

Y sí, la antigua escuela era más eficiente que la generación de comerciales de "hablo por Whatsapp entre cliente y cliente".

En ocasiones pensarás que estás cansado de tanto visitar clientes, pero visitar clientes o aprender de las experiencias de las visitas probablemente sea a lo que menos tiempo te has dedicado a lo largo del día. Y ésto nos vuelve a llevar al siguiente punto...

(Ver: La importancia de conocer tu PER como vendedor)

3. Dedica 5 ó 10 minutos a priorizar el día siguiente.
Continuar leyendo...

Si tu profesión es vendedor o comercial… 13 consejos (útiles para los hombres de negocios también).

Cuando expusimos los 22 mandamientos para ser un bien vendedor de Brian Tracy, en el punto número dos argumentábamos que el convertirse en un excelente vendedor era más una tarea interior que otra cosa. Puedes aprender cientos de técnicas de ventas, y claro que sí, probablemente mejorarás algo, pero no es suficiente.

Las ventas son un campo donde en ocasiones tampoco funciona imitar las técnicas de un buen vendedor. De hecho, muchos comerciales copian técnicas y argumentos de los mejores, y sus resultados no son los mismos. Esto es debido a otros aspectos que tienen más que ver con la personalidad, las creencias y la confianza del propio vendedor. Asimismo, si bien hay que ser eficiente, la eficacia tiene mejores resultados, pero los resultados excelentes vienen de la tenacidad.

1. Gestiona el tiempo correctamente.

Todos los vendedores tienen las mismas horas a lo largo del día para lograr su propósito. Nadie goza de una ventaja competitiva en cuestión de tiempo. El tiempo es el recurso más valioso que tenemos, y la mayoría de los comerciales desperdician la mayor parte del tiempo de formas poco productivas y poco gratificantes. Esto nos lleva al siguiente punto...

2. Concéntrate.

Es lógico pensar que aunque estés perdiendo el tiempo en la oficina o en una cafetería hablando por teléfono para resolver un problema personal o pensando a quién vas a visitar, en cuanto te pongas frente a un cliente, estarás al 100% de tu capacidad. Y te puede parecer una chorrada, pero el cerebro no funciona exactamente así. Incluso los atletas de élite se aíslan antes de una importante competición, cuando su competición podría ser más física que psicológica. Cuando te distraes, tu cerebro debe volver a reiniciarse.

Los de la antigua escuela dedicábamos el tiempo entre visita y visita para analizar en qué habíamos fallado con el cliente, de qué otras formas le podríamos haber rebatido. Incluso dedicábamos el tiempo en la cafetería a volver a leer el resumen de esos consejos que habíamos aprendido en algún libro. De esta forma, volvíamos a estar motivados.

Siempre me tomé el trabajo en ventas como una universidad con clases prácticas pagadas:  trabajo + aprendizaje.

Y sí, la antigua escuela era más eficiente que la generación de comerciales de "hablo por Whatsapp entre cliente y cliente".

En ocasiones pensarás que estás cansado de tanto visitar clientes, pero visitar clientes o aprender de las experiencias de las visitas probablemente sea a lo que menos tiempo te has dedicado a lo largo del día. Y ésto nos vuelve a llevar al siguiente punto...

(Ver: La importancia de conocer tu PER como vendedor)

3. Dedica 5 ó 10 minutos a priorizar el día siguiente.
Continuar leyendo...

8 duras verdades que aprenderás tarde o temprano, por las buenas o por las malas.

1. La mayoría de la gente no se preocupa por ti. Ellos te preguntan "cómo estás", "cómo te va", no porque les importe. La mayoría de las veces lo hacen porque son curiosos. Otras veces porque están aburridos. Por eso, cuando tengas que tomar una decisión, no dejes que sus opiniones te afecten.

2. Tus amigos quieren que seas feliz, pero no que seas más feliz que ellos. En innumerables ocasiones lo he visto. Todo acto de "suerte" que una persona ha tenido en la vida, ha venido acompañado en muchos casos por las envidias y críticas de gente que esa persona consideraba sus amigos. Por suerte no todos son así, y realmente acabarás teniendo un par de buenos amigos que se preocuparán por ti casi de la misma forma que lo hacen por ellos mismos. Aférrate fuerte a esas personas, cuídales y ayúdales en todo lo que puedas.

A. Carlos González Negocios1000
A.Carlos González - Negocios1000.com
3. No hay respuestas a algunas preguntas.
Continuar leyendo...

8 duras verdades que aprenderás tarde o temprano, por las buenas o por las malas.

1. La mayoría de la gente no se preocupa por ti. Ellos te preguntan "cómo estás", "cómo te va", no porque les importe. La mayoría de las veces lo hacen porque son curiosos. Otras veces porque están aburridos. Por eso, cuando tengas que tomar una decisión, no dejes que sus opiniones te afecten.

2. Tus amigos quieren que seas feliz, pero no que seas más feliz que ellos. En innumerables ocasiones lo he visto. Todo acto de "suerte" que una persona ha tenido en la vida, ha venido acompañado en muchos casos por las envidias y críticas de gente que esa persona consideraba sus amigos. Por suerte no todos son así, y realmente acabarás teniendo un par de buenos amigos que se preocuparán por ti casi de la misma forma que lo hacen por ellos mismos. Aférrate fuerte a esas personas, cuídales y ayúdales en todo lo que puedas.

A. Carlos González Negocios1000
A.Carlos González - Negocios1000.com
3. No hay respuestas a algunas preguntas.
Continuar leyendo...