Cómo ser un empresario de Élite, por Pedro De Abreu.

Pedro de Abreu es un joven empresario, columnista y conferenciante nacido en Brasil, el cual luchó contra la pobreza y se vio obligado a emigrar a Estados Unidos aún sin tener ni idea de inglés, pero consiguió dominar el idioma perfectamente en un año, convirtiéndose en un empresario relevante, fundador de la Fundación Check Mate (entre otros proyectos), una organización sin ánimo de lucro con sede en Columbia, contando con algunos premios al liderazgo, y convirtiéndose en un renombrado autor.

Una corta vida llena de esfuerzo, sacrificio y éxito que nos deja unas invaluables lecciones dignas de seguir de este joven empresario.

1. No dejes que tus hábitos te controlen; controla tus hábitos.

¿Qué haces todos los días?, ¿cuál es tu horario? ¿a qué hora te vas a dormir? ¿qué haces a lo largo de todo el día?

La creatividad y la inspiración únicamente aparecen cuando estás trabajando y preparado. Necesitas despertar todos los días a la misma hora, y si es posible despertar todos los días antes de que todos se despierten. Necesitas tener hambre. Tienes que perseguir el día, y no dejar que sea el día el que te persiga. Debes planear cuidadosamente el siguiente día, para, de esta forma, cuando despiertas, estás listo para ejecutar tus acciones sin necesidad de pensar. Controla tus hábitos.

2. La negatividad no tiene lugar a tu alrededor.
Continuar leyendo...

Cómo ser un empresario de Élite, por Pedro De Abreu.

Pedro de Abreu es un joven empresario, columnista y conferenciante nacido en Brasil, el cual luchó contra la pobreza y se vio obligado a emigrar a Estados Unidos aún sin tener ni idea de inglés, pero consiguió dominar el idioma perfectamente en un año, convirtiéndose en un empresario relevante, fundador de la Fundación Check Mate (entre otros proyectos), una organización sin ánimo de lucro con sede en Columbia, contando con algunos premios al liderazgo, y convirtiéndose en un renombrado autor.

Una corta vida llena de esfuerzo, sacrificio y éxito que nos deja unas invaluables lecciones dignas de seguir de este joven empresario.

1. No dejes que tus hábitos te controlen; controla tus hábitos.

¿Qué haces todos los días?, ¿cuál es tu horario? ¿a qué hora te vas a dormir? ¿qué haces a lo largo de todo el día?

La creatividad y la inspiración únicamente aparecen cuando estás trabajando y preparado. Necesitas despertar todos los días a la misma hora, y si es posible despertar todos los días antes de que todos se despierten. Necesitas tener hambre. Tienes que perseguir el día, y no dejar que sea el día el que te persiga. Debes planear cuidadosamente el siguiente día, para, de esta forma, cuando despiertas, estás listo para ejecutar tus acciones sin necesidad de pensar. Controla tus hábitos.

2. La negatividad no tiene lugar a tu alrededor.
Continuar leyendo...

6 errores que puedes estar cometiendo para no recibir un ascenso o aumento de sueldo en la empresa.

Son muchos los factores que influyen para alcanzar el éxito profesional dentro de una empresa, y me atrevería a decir que algunos de ellos incluso pueden escapar a nuestro control. El caso es que hay trabajadores que cuando llegan los recortes en la empresa, suelen ponerse más nerviosos que el resto, mientras que otros reciben un aumento de sueldo o un ascenso en el organigrama empresarial.

Luego tendríamos un tipo de trabajador intermedio, que incluso puede ser una persona válida en su trabajo, pero aún así, ve como otros suben mientras él se mantiene en el mismo sitio. Y esta persona, probablemente esté cometiendo algunos de estos errores que vamos a ver a continuación.

En primer lugar, algunos de esos factores que podrían escapar en cierto modo a nuestro control, ya los vimos cuando hablamos de la regla del 50-30-20. Y es que puedes hacer el mejor trabajo del mundo, pero si el encargado de reconocerlo no te conoce, es como si no hubieras hecho nada. En ese artículo hablábamos de que las habilidades sociales te dan el 50% del éxito en tu carrera profesional frente al únicamente el 20% que representaría el trabajo duro.

También vimos cómo tu apariencia física puede llegar a impactar incluso por delante de tu talento y habilidades.

Incluso si estás haciendo un excelente trabajo, estos errores en ciertas acciones y decisiones podrían impedir ese ascenso o aumento de sueldo en la empresa.
Continuar leyendo...

6 errores que puedes estar cometiendo para no recibir un ascenso o aumento de sueldo en la empresa.

Son muchos los factores que influyen para alcanzar el éxito profesional dentro de una empresa, y me atrevería a decir que algunos de ellos incluso pueden escapar a nuestro control. El caso es que hay trabajadores que cuando llegan los recortes en la empresa, suelen ponerse más nerviosos que el resto, mientras que otros reciben un aumento de sueldo o un ascenso en el organigrama empresarial.

Luego tendríamos un tipo de trabajador intermedio, que incluso puede ser una persona válida en su trabajo, pero aún así, ve como otros suben mientras él se mantiene en el mismo sitio. Y esta persona, probablemente esté cometiendo algunos de estos errores que vamos a ver a continuación.

En primer lugar, algunos de esos factores que podrían escapar en cierto modo a nuestro control, ya los vimos cuando hablamos de la regla del 50-30-20. Y es que puedes hacer el mejor trabajo del mundo, pero si el encargado de reconocerlo no te conoce, es como si no hubieras hecho nada. En ese artículo hablábamos de que las habilidades sociales te dan el 50% del éxito en tu carrera profesional frente al únicamente el 20% que representaría el trabajo duro.

También vimos cómo tu apariencia física puede llegar a impactar incluso por delante de tu talento y habilidades.

Incluso si estás haciendo un excelente trabajo, estos errores en ciertas acciones y decisiones podrían impedir ese ascenso o aumento de sueldo en la empresa.
Continuar leyendo...

Ésta es la parte más difícil del éxito.

No importa si hablamos de tener éxito a modo en general en la vida o de alcanzar el éxito en un propósito concreto. Todo funciona exactamente de la misma forma, tanto si decidimos convertirnos en un excelente profesional, crear una empresa o perder peso.

El éxito no es nada fácil, pues como es evidente, de ser fácil todo el mundo lo alcanzaría, pero tampoco tiene un secreto al alcance de unos pocos privilegiados. Los pasos para conseguirlo son conocidos por todos, pero no todos están dispuestos a hacer el sacrificio.

Exacto, el éxito comienza por el dolor y el sacrificio. Y de eso los deportistas saben bastante. Si bien cada paso tiene un nivel de dificultad y de sacrificio, concretamente existe uno de ellos, en el que la mayoría de las personas exitosas coinciden que es el que a más personas tumba.

(Leer: 4 pasos poco convencionales que las personas altamente exitosas dan en la vida)

En primer lugar, para tener éxito hay que hacer lo que hasta ahora no hemos hecho, y por tanto, hay un grado de dificultad en acabar con ciertas costumbres y adquirir nuevas rutinas hasta que éstas formen parte de nosotros.
Continuar leyendo...

Ésta es la parte más difícil del éxito.

No importa si hablamos de tener éxito a modo en general en la vida o de alcanzar el éxito en un propósito concreto. Todo funciona exactamente de la misma forma, tanto si decidimos convertirnos en un excelente profesional, crear una empresa o perder peso.

El éxito no es nada fácil, pues como es evidente, de ser fácil todo el mundo lo alcanzaría, pero tampoco tiene un secreto al alcance de unos pocos privilegiados. Los pasos para conseguirlo son conocidos por todos, pero no todos están dispuestos a hacer el sacrificio.

Exacto, el éxito comienza por el dolor y el sacrificio. Y de eso los deportistas saben bastante. Si bien cada paso tiene un nivel de dificultad y de sacrificio, concretamente existe uno de ellos, en el que la mayoría de las personas exitosas coinciden que es el que a más personas tumba.

(Leer: 4 pasos poco convencionales que las personas altamente exitosas dan en la vida)

En primer lugar, para tener éxito hay que hacer lo que hasta ahora no hemos hecho, y por tanto, hay un grado de dificultad en acabar con ciertas costumbres y adquirir nuevas rutinas hasta que éstas formen parte de nosotros.
Continuar leyendo...

Los 4 Pilares del Logro

Esta semana estaba escuchando a Brendon Burchard, uno de los mejores comunicadores que he conocido, conversar sobre los 4 pilares del logro. Brendon comentaba que, cuando las personas le preguntaban si él creía que ellos iban a tener éxito en la vida o no, él revisaba estos 4 pilares para darles una respuesta.

Las personas que han desarrollado estos 4 pilares serán exitosas. Los que no, no lo serán. Punto.

A continuación te dejo los 4 Pilares del Logro (según Brendon Burchard):

(Para escuchar el podcast dale click a “Play” en el botón abajo. Si deseas leer en vez de escuchar el podcast puedes seguir leyendo abajo.)

 

Subscríbete al podcast dándole click aquí

1- Deseo:

Necesitamos tener un hambre de éxito. Ese hambre será la gasolina que nos de velocidad en los tiempos difíciles. Debes tener un deseo profundo de cambiar tu vida.

Debes estar HARTO de tu situación actual y dispuesto a luchar por una mejor.

http://www.dreamstime.com/-image21424080

Pero ¿Cómo puedes desarrollar un deseo dentro de ti si hoy no lo tienes?

Sal a soñar. Sal a conocer el mundo.

En palabras de Brendon: “El deseo se construye con la experiencia. El deseo se construye cuando te expones a deferentes cosas, cuando sales a explorar el mundo, cuando lees libros, cuando le preguntas a otros qué es lo que ellos hacen y cuando sales de tu casa a ver que hay allá afuera

Si quieres más información sobre éste tema dale click aquí para acceder a varios artículos y podcast referentes al tema de la pasión, cómo definirla y las fuentes que nutrirán tu pasión.

2- Dirección:

Muchas personas tienen un deseo grande de tener éxito en algo; sin embargo, muchas veces no saben CÓMO llegar a donde quieren llegar.

Brendon comentaba sobre un dicho de su tierra natal en Montana EEUU: “El momento en que necesitas tener un mapa es ANTES de meterte en el bosque.”

Ese mapa es el “cómo”.

Por ello es tan importante aprender de otros que han caminado el camino que quieres transitar. Bien sea por libros, podcast, blogs e inclusive mentores, necesitas tomarte el tiempo de aprender el “cómo”.

3- Disciplina:

Luego que tienes un deseo y dirección, necesitas desarrollar disciplina.

“Vas a tener que trabajar y ser más consistente de lo que jamás imaginaste para poder llevar tus deseos a la realidad”.

Disciplina, disciplina, disciplina. Necesitas crear hábitos que te lleven en la dirección de tus sueños (No dejes de leer: El Poder del Hábito y 6 claves para desarrollarlos)

Cuando la oportunidad toca la puerta, el trabajo duro es el que la abre.

Es importante que en este momento te hagas la pregunta: ¿Qué disciplinas necesito desarrollar ya para lograr mis sueños?

¿Quieres bajar de peso? Define cuántas veces vas a hacer ejercicio. ¿Quieres crecer tu negocio? Define cuantas veces a la semana necesitas presentar tu negocio o producto a clientes potenciales ¿Quieres desarrollar una relación más profunda con Dios? Define que disciplinas necesitas hacer para lograrlo.

Luego que tengas éxito, cientos de personas vendrán y te dirán que tu tuviste mucha suerte. La respuesta fue: disciplina, disciplina, disciplina.

Ya para cerrar este punto, quisiera que vieras la disciplina como algo positivo, no como algo negativo. La disciplina es algo que te agrega, no que te quita. La disciplina es el hábito alegre que te lleva a perseguir tus sueños.

4- Un radar a la distracción

Tal como comentaba en el artículo y podcast “4 Enemigos Silenciosos del Éxito”, las distracciones son uno de los enemigos más poderosos que nos desvían de nuestros deseos más profundos.

Necesitas tener un “radar” que detecte las distracciones de forma inmediata. A medida que comiences a luchar por tus sueños, miles de distracciones se presentarán ante ti: la agenda de otros, cientos de emails, videos en YouTube de perros en patineta o inclusive una adicción a las redes sociales.

Cada persona tiene su distracción personal: para algunos es la televisión, para otros es el Facebook, para otros es sentarse por horas a chismear por teléfono, para algunos es simplemente un ocio excesivo.

Es indispensable que detectes cuál es tu talón de Aquiles, cuál es tu distracción para que luego la limites.

¿Quieres saber si serás exitoso en la vida? Revisa si tienes deseo, dirección, disciplina y un radar para las distracciones. Ajusta lo que necesites ajustar para que hagas de tu vida una vida que valga la pena vivir y contar.

¿Algún otro pilar del logro que quieras comentar? ¿Alguna opinión sobre el artículo o podcast que enriquecerá la discusión? Por favor utiliza el área de comentarios abajo y muchas gracias de antemano.

Ken Segall: Steve Jobs no era un gilipollas, sino una persona extremadamente sincera al que le gustaban las cosas simples.

¿Y si a Steve Jobs realmente no se le iba la cabeza? ¿y si no era tan maleducado como dicen esos empleados que se sintieron agredidos verbalmente por este genio creador de la que ha llegado a ser la empresa más valiosa del planeta?

Sin duda, el autor Ken Segall, en su libro "Increíblemente simple; La obsesión que ha llevado a Apple al éxito", muestra un punto de vista muy distinto de Jobs, proporcionando las piezas que personalmente me faltaban para entender ciertos comportamientos de esta persona.

Segall reconoce que las reuniones más duras, difíciles e incómodas de toda su carrera profesional han sido las que tuvo con Steve Jobs, pero le está muy agradecido por ello.

En su libro da a entender que Jobs realmente no era un tipo grosero, sino sincero. ¿Podría haber empleado otro lenguaje o comportamiento a la hora de decir las cosas?, desde luego, pero entonces ya no sería sincero y estaría empleando adornos en sus palabras, adornos que probablemente hubieran hecho que Apple hubiera sido una empresa mediocre.

Segall define a Steve Jobs como perfeccionista, implacable, muy exigente, y asegura que lo de insoportable, es muy cuestionable.
Continuar leyendo...

Ken Segall: Steve Jobs no era un gilipollas, sino una persona extremadamente sincera al que le gustaban las cosas simples.

¿Y si a Steve Jobs realmente no se le iba la cabeza? ¿y si no era tan maleducado como dicen esos empleados que se sintieron agredidos verbalmente por este genio creador de la que ha llegado a ser la empresa más valiosa del planeta?

Sin duda, el autor Ken Segall, en su libro "Increíblemente simple; La obsesión que ha llevado a Apple al éxito", muestra un punto de vista muy distinto de Jobs, proporcionando las piezas que personalmente me faltaban para entender ciertos comportamientos de esta persona.

Segall reconoce que las reuniones más duras, difíciles e incómodas de toda su carrera profesional han sido las que tuvo con Steve Jobs, pero le está muy agradecido por ello.

En su libro da a entender que Jobs realmente no era un tipo grosero, sino sincero. ¿Podría haber empleado otro lenguaje o comportamiento a la hora de decir las cosas?, desde luego, pero entonces ya no sería sincero y estaría empleando adornos en sus palabras, adornos que probablemente hubieran hecho que Apple hubiera sido una empresa mediocre.

Segall define a Steve Jobs como perfeccionista, implacable, muy exigente, y asegura que lo de insoportable, es muy cuestionable.
Continuar leyendo...

Ken Segall: Steve Jobs no era un gilipollas, sino una persona extremadamente sincera al que le gustaban las cosas simples.

¿Y si a Steve Jobs realmente no se le iba la cabeza? ¿y si no era tan maleducado como dicen esos empleados que se sintieron agredidos verbalmente por este genio creador de la que ha llegado a ser la empresa más valiosa del planeta?

Sin duda, el autor Ken Segall, en su libro "Increíblemente simple; La obsesión que ha llevado a Apple al éxito", muestra un punto de vista muy distinto de Jobs, proporcionando las piezas que personalmente me faltaban para entender ciertos comportamientos de esta persona.

Segall reconoce que las reuniones más duras, difíciles e incómodas de toda su carrera profesional han sido las que tuvo con Steve Jobs, pero le está muy agradecido por ello.

En su libro da a entender que Jobs realmente no era un tipo grosero, sino sincero. ¿Podría haber empleado otro lenguaje o comportamiento a la hora de decir las cosas?, desde luego, pero entonces ya no sería sincero y estaría empleando adornos en sus palabras, adornos que probablemente hubieran hecho que Apple hubiera sido una empresa mediocre.

Segall define a Steve Jobs como perfeccionista, implacable, muy exigente, y asegura que lo de insoportable, es muy cuestionable.
Continuar leyendo...