30 aniversario de Trading Places, una de las mejores películas de Wall Street con un mensaje en clave.

Carátula de Trading Places, película protagonizada por Dan Aykroyd y Eddie Murphy
No sé si recordaréis la película "Trading Places", o "Entre pillos anda el juego" en España" o "De mendigo a millonario" en algunos países latinos. En junio de 1983, Dan Aykroyd y Eddie Murphy protagonizaban una de las películas que consiguió abrir el apetito por la bolsa entre el público. 4 años más tarde salía Wall Street, la cual ya consiguió aumentar considerablemente el número de personas que querían dedicarse a ser brokers.

Como normalmente suele ocurrir, todas las películas cuya temática es la bolsa, finalmente el tema de la bolsa es sólo un condimento más que se suele pasar muy por encima, pero en el caso de Trading Places, si analizamos el argumento y vemos "entre líneas", hay una respuesta a una gran pregunta.



Para aquellos que no han visto la película, resumimos el argumento: "2 hermanos millonarios octogenarios que dirigen una casa de valores de éxito discuten sobre si el éxito de una persona, su carácter y sus actitudes...  ¿vienen predeterminados por la naturaleza o es debido a la crianza?. Es decir, ¿si cambiamos a un rico poniendo en su lugar a un pobre, podría el pobre tener el mismo éxito que el rico?. Ambos hermanos hacen su apuesta. Cogen a un vagabundo (Eddie Murphy) y le dan un puesto de directivo en la empresa, mientras cogen a su "chico de éxito"(Dan Aykroyd), le acusan falsamente de robo y le despiden.
Dan Aykroyd y Eddie Murphy en Trading Places

En muy poco tiempo, el vagabundo se hace muy exitoso dentro de la compañía, mientras el rico se viene abajo y se convierte en un alcohólico"



¿Por tanto, nuestras cualidades vienen del entorno en el que nos movemos o por el contrario vienen determinadas desde el día que nacemos?. ¿Existen puestos de trabajo aparentemente muy complicados y excelentemente pagados que cualquiera podría hacer si le damos un poco de preparación?

Aunque en este caso hablamos de una película, lo cierto es que hay muchas personas con un talento enorme que están esperando que les den una oportunidad para desarrollarlo y demostrar lo que valen. Por otra parte, muchas empresas están llenas de personas demasiado mediocres dentro de los puestos de directivos. ¿Por qué les sigue manteniendo la empresa?, por el mismo motivo por el que en 20 años aún no han cambiado el logotipo de la empresa (pereza, miedo al cambio, cariño...). ¿por qué la persona talentosa no consigue tener éxito por sí sólo?. En ocasiones, un talento por sí sólo no es nada y se necesita a alguien que nos guíe en la forma de potenciar ese talento.

(Leer: El talento. ¿Se nace o se hace?)

Vamos a dividir el mundo en 2 tipos de personas: los perdedores y los ganadores. Los ganadores no tienen miedo de perderlo todo, sino ambición para ganar más, pero pueden perderlo todo por cientos de motivos. Los perdedores tienen miedo de perder lo poco que tienen. Irónicamente, los perdedores tienen ese miedo en lugar de tener la esperanza de que pueden ganarlo todo. Esto me recuerda a una vieja frase: "Una persona que no tiene nada que perder es una persona que lo tiene todo por ganar".

Claro que puedo contar con dos experiencias reales otro factor que desmontaría esta teoría, al menos de una forma generalizada.

 En 1999 conocimos a un vagabundo el cual nos contó su historia. Perdió su trabajo,  cayó en el alcohol y jugó con las drogas. Su novia o mujer le dejó y desde entonces decía que la mala suerte le perseguía. Lo contratamos en nuestra empresa de vendedor, le compramos un par de trajes, camisas y zapatos, y le dimos alojamiento compartiendo piso con otros comerciales. Durante 2 meses todo fue bien y parecía que funcionaba. El tercer mes, cuando consiguió tener unos buenos ingresos, volvió a caer en las drogas, nos hizo un pequeño desfalco en la empresa y no volvimos a saber de él hasta que años más tarde lo vimos nuevamente de vagabundo.

Tuvo su oportunidad, le pusimos delante la buena suerte y aún así no la aprovechó.

En el año 2000, un antiguo jefe mío quebró la empresa y se quedó endeudado. En 2005, ya estaba nuevamente en el mundo de los negocios a lo grande con más de 15 trabajadores en nómina. En 2009 volvió a quebrar debido a la crisis. En 2013 vuelve a tener una empresa con 5 trabajadores y con potencial de continuar creciendo y contratando.

Probablemente el éxito no sea naturaleza ni crianza, sino una cuestión de mentalidad. Mi ex-jefe es una persona íntegra y mentalmente indestructible. No importa cuántas veces caiga, pues finalmente saldrá a flote. A nuestro vagabundo no importa cuántas oportunidades le demos, ya que siempre acabará fastidiándola.

Sólo hay una diferencia entre uno y el otro. Uno quiere tener éxito y está dispuesto a conseguirlo. El otro probablemente no quiera tener éxito, y en caso de que lo quisiera, está claro que no está dispuesto a hacer nada para lograrlo.

Publicado en Sin categoría

30 aniversario de Trading Places, una de las mejores películas de Wall Street con un mensaje en clave.

Carátula de Trading Places, película protagonizada por Dan Aykroyd y Eddie Murphy
No sé si recordaréis la película "Trading Places", o "Entre pillos anda el juego" en España" o "De mendigo a millonario" en algunos países latinos. En junio de 1983, Dan Aykroyd y Eddie Murphy protagonizaban una de las películas que consiguió abrir el apetito por la bolsa entre el público. 4 años más tarde salía Wall Street, la cual ya consiguió aumentar considerablemente el número de personas que querían dedicarse a ser brokers.

Como normalmente suele ocurrir, todas las películas cuya temática es la bolsa, finalmente el tema de la bolsa es sólo un condimento más que se suele pasar muy por encima, pero en el caso de Trading Places, si analizamos el argumento y vemos "entre líneas", hay una respuesta a una gran pregunta.



Para aquellos que no han visto la película, resumimos el argumento: "2 hermanos millonarios octogenarios que dirigen una casa de valores de éxito discuten sobre si el éxito de una persona, su carácter y sus actitudes...  ¿vienen predeterminados por la naturaleza o es debido a la crianza?. Es decir, ¿si cambiamos a un rico poniendo en su lugar a un pobre, podría el pobre tener el mismo éxito que el rico?. Ambos hermanos hacen su apuesta. Cogen a un vagabundo (Eddie Murphy) y le dan un puesto de directivo en la empresa, mientras cogen a su "chico de éxito"(Dan Aykroyd), le acusan falsamente de robo y le despiden.
Dan Aykroyd y Eddie Murphy en Trading Places

En muy poco tiempo, el vagabundo se hace muy exitoso dentro de la compañía, mientras el rico se viene abajo y se convierte en un alcohólico"



¿Por tanto, nuestras cualidades vienen del entorno en el que nos movemos o por el contrario vienen determinadas desde el día que nacemos?. ¿Existen puestos de trabajo aparentemente muy complicados y excelentemente pagados que cualquiera podría hacer si le damos un poco de preparación?

Aunque en este caso hablamos de una película, lo cierto es que hay muchas personas con un talento enorme que están esperando que les den una oportunidad para desarrollarlo y demostrar lo que valen. Por otra parte, muchas empresas están llenas de personas demasiado mediocres dentro de los puestos de directivos. ¿Por qué les sigue manteniendo la empresa?, por el mismo motivo por el que en 20 años aún no han cambiado el logotipo de la empresa (pereza, miedo al cambio, cariño...). ¿por qué la persona talentosa no consigue tener éxito por sí sólo?. En ocasiones, un talento por sí sólo no es nada y se necesita a alguien que nos guíe en la forma de potenciar ese talento.

(Leer: El talento. ¿Se nace o se hace?)

Vamos a dividir el mundo en 2 tipos de personas: los perdedores y los ganadores. Los ganadores no tienen miedo de perderlo todo, sino ambición para ganar más, pero pueden perderlo todo por cientos de motivos. Los perdedores tienen miedo de perder lo poco que tienen. Irónicamente, los perdedores tienen ese miedo en lugar de tener la esperanza de que pueden ganarlo todo. Esto me recuerda a una vieja frase: "Una persona que no tiene nada que perder es una persona que lo tiene todo por ganar".

Claro que puedo contar con dos experiencias reales otro factor que desmontaría esta teoría, al menos de una forma generalizada.

 En 1999 conocimos a un vagabundo el cual nos contó su historia. Perdió su trabajo,  cayó en el alcohol y jugó con las drogas. Su novia o mujer le dejó y desde entonces decía que la mala suerte le perseguía. Lo contratamos en nuestra empresa de vendedor, le compramos un par de trajes, camisas y zapatos, y le dimos alojamiento compartiendo piso con otros comerciales. Durante 2 meses todo fue bien y parecía que funcionaba. El tercer mes, cuando consiguió tener unos buenos ingresos, volvió a caer en las drogas, nos hizo un pequeño desfalco en la empresa y no volvimos a saber de él hasta que años más tarde lo vimos nuevamente de vagabundo.

Tuvo su oportunidad, le pusimos delante la buena suerte y aún así no la aprovechó.

En el año 2000, un antiguo jefe mío quebró la empresa y se quedó endeudado. En 2005, ya estaba nuevamente en el mundo de los negocios a lo grande con más de 15 trabajadores en nómina. En 2009 volvió a quebrar debido a la crisis. En 2013 vuelve a tener una empresa con 5 trabajadores y con potencial de continuar creciendo y contratando.

Probablemente el éxito no sea naturaleza ni crianza, sino una cuestión de mentalidad. Mi ex-jefe es una persona íntegra y mentalmente indestructible. No importa cuántas veces caiga, pues finalmente saldrá a flote. A nuestro vagabundo no importa cuántas oportunidades le demos, ya que siempre acabará fastidiándola.

Sólo hay una diferencia entre uno y el otro. Uno quiere tener éxito y está dispuesto a conseguirlo. El otro probablemente no quiera tener éxito, y en caso de que lo quisiera, está claro que no está dispuesto a hacer nada para lograrlo.

Publicado en Sin categoría

30 aniversario de Trading Places, una de las mejores películas de Wall Street con un mensaje en clave.

Carátula de Trading Places, película protagonizada por Dan Aykroyd y Eddie Murphy
No sé si recordaréis la película "Trading Places", o "Entre pillos anda el juego" en España" o "De mendigo a millonario" en algunos países latinos. En junio de 1983, Dan Aykroyd y Eddie Murphy protagonizaban una de las películas que consiguió abrir el apetito por la bolsa entre el público. 4 años más tarde salía Wall Street, la cual ya consiguió aumentar considerablemente el número de personas que querían dedicarse a ser brokers.

Como normalmente suele ocurrir, todas las películas cuya temática es la bolsa, finalmente el tema de la bolsa es sólo un condimento más que se suele pasar muy por encima, pero en el caso de Trading Places, si analizamos el argumento y vemos "entre líneas", hay una respuesta a una gran pregunta.



Para aquellos que no han visto la película, resumimos el argumento: "2 hermanos millonarios octogenarios que dirigen una casa de valores de éxito discuten sobre si el éxito de una persona, su carácter y sus actitudes...  ¿vienen predeterminados por la naturaleza o es debido a la crianza?. Es decir, ¿si cambiamos a un rico poniendo en su lugar a un pobre, podría el pobre tener el mismo éxito que el rico?. Ambos hermanos hacen su apuesta. Cogen a un vagabundo (Eddie Murphy) y le dan un puesto de directivo en la empresa, mientras cogen a su "chico de éxito"(Dan Aykroyd), le acusan falsamente de robo y le despiden.
Dan Aykroyd y Eddie Murphy en Trading Places

En muy poco tiempo, el vagabundo se hace muy exitoso dentro de la compañía, mientras el rico se viene abajo y se convierte en un alcohólico"



¿Por tanto, nuestras cualidades vienen del entorno en el que nos movemos o por el contrario vienen determinadas desde el día que nacemos?. ¿Existen puestos de trabajo aparentemente muy complicados y excelentemente pagados que cualquiera podría hacer si le damos un poco de preparación?

Aunque en este caso hablamos de una película, lo cierto es que hay muchas personas con un talento enorme que están esperando que les den una oportunidad para desarrollarlo y demostrar lo que valen. Por otra parte, muchas empresas están llenas de personas demasiado mediocres dentro de los puestos de directivos. ¿Por qué les sigue manteniendo la empresa?, por el mismo motivo por el que en 20 años aún no han cambiado el logotipo de la empresa (pereza, miedo al cambio, cariño...). ¿por qué la persona talentosa no consigue tener éxito por sí sólo?. En ocasiones, un talento por sí sólo no es nada y se necesita a alguien que nos guíe en la forma de potenciar ese talento.

(Leer: El talento. ¿Se nace o se hace?)

Vamos a dividir el mundo en 2 tipos de personas: los perdedores y los ganadores. Los ganadores no tienen miedo de perderlo todo, sino ambición para ganar más, pero pueden perderlo todo por cientos de motivos. Los perdedores tienen miedo de perder lo poco que tienen. Irónicamente, los perdedores tienen ese miedo en lugar de tener la esperanza de que pueden ganarlo todo. Esto me recuerda a una vieja frase: "Una persona que no tiene nada que perder es una persona que lo tiene todo por ganar".

Claro que puedo contar con dos experiencias reales otro factor que desmontaría esta teoría, al menos de una forma generalizada.

 En 1999 conocimos a un vagabundo el cual nos contó su historia. Perdió su trabajo,  cayó en el alcohol y jugó con las drogas. Su novia o mujer le dejó y desde entonces decía que la mala suerte le perseguía. Lo contratamos en nuestra empresa de vendedor, le compramos un par de trajes, camisas y zapatos, y le dimos alojamiento compartiendo piso con otros comerciales. Durante 2 meses todo fue bien y parecía que funcionaba. El tercer mes, cuando consiguió tener unos buenos ingresos, volvió a caer en las drogas, nos hizo un pequeño desfalco en la empresa y no volvimos a saber de él hasta que años más tarde lo vimos nuevamente de vagabundo.

Tuvo su oportunidad, le pusimos delante la buena suerte y aún así no la aprovechó.

En el año 2000, un antiguo jefe mío quebró la empresa y se quedó endeudado. En 2005, ya estaba nuevamente en el mundo de los negocios a lo grande con más de 15 trabajadores en nómina. En 2009 volvió a quebrar debido a la crisis. En 2013 vuelve a tener una empresa con 5 trabajadores y con potencial de continuar creciendo y contratando.

Probablemente el éxito no sea naturaleza ni crianza, sino una cuestión de mentalidad. Mi ex-jefe es una persona íntegra y mentalmente indestructible. No importa cuántas veces caiga, pues finalmente saldrá a flote. A nuestro vagabundo no importa cuántas oportunidades le demos, ya que siempre acabará fastidiándola.

Sólo hay una diferencia entre uno y el otro. Uno quiere tener éxito y está dispuesto a conseguirlo. El otro probablemente no quiera tener éxito, y en caso de que lo quisiera, está claro que no está dispuesto a hacer nada para lograrlo.

Publicado en Sin categoría

30 aniversario de Trading Places, una de las mejores películas de Wall Street con un mensaje en clave.

Carátula de Trading Places, película protagonizada por Dan Aykroyd y Eddie Murphy
No sé si recordaréis la película "Trading Places", o "Entre pillos anda el juego" en España" o "De mendigo a millonario" en algunos países latinos. En junio de 1983, Dan Aykroyd y Eddie Murphy protagonizaban una de las películas que consiguió abrir el apetito por la bolsa entre el público. 4 años más tarde salía Wall Street, la cual ya consiguió aumentar considerablemente el número de personas que querían dedicarse a ser brokers.

Como normalmente suele ocurrir, todas las películas cuya temática es la bolsa, finalmente el tema de la bolsa es sólo un condimento más que se suele pasar muy por encima, pero en el caso de Trading Places, si analizamos el argumento y vemos "entre líneas", hay una respuesta a una gran pregunta.



Para aquellos que no han visto la película, resumimos el argumento: "2 hermanos millonarios octogenarios que dirigen una casa de valores de éxito discuten sobre si el éxito de una persona, su carácter y sus actitudes...  ¿vienen predeterminados por la naturaleza o es debido a la crianza?. Es decir, ¿si cambiamos a un rico poniendo en su lugar a un pobre, podría el pobre tener el mismo éxito que el rico?. Ambos hermanos hacen su apuesta. Cogen a un vagabundo (Eddie Murphy) y le dan un puesto de directivo en la empresa, mientras cogen a su "chico de éxito"(Dan Aykroyd), le acusan falsamente de robo y le despiden.
Dan Aykroyd y Eddie Murphy en Trading Places

En muy poco tiempo, el vagabundo se hace muy exitoso dentro de la compañía, mientras el rico se viene abajo y se convierte en un alcohólico"



¿Por tanto, nuestras cualidades vienen del entorno en el que nos movemos o por el contrario vienen determinadas desde el día que nacemos?. ¿Existen puestos de trabajo aparentemente muy complicados y excelentemente pagados que cualquiera podría hacer si le damos un poco de preparación?

Aunque en este caso hablamos de una película, lo cierto es que hay muchas personas con un talento enorme que están esperando que les den una oportunidad para desarrollarlo y demostrar lo que valen. Por otra parte, muchas empresas están llenas de personas demasiado mediocres dentro de los puestos de directivos. ¿Por qué les sigue manteniendo la empresa?, por el mismo motivo por el que en 20 años aún no han cambiado el logotipo de la empresa (pereza, miedo al cambio, cariño...). ¿por qué la persona talentosa no consigue tener éxito por sí sólo?. En ocasiones, un talento por sí sólo no es nada y se necesita a alguien que nos guíe en la forma de potenciar ese talento.

(Leer: El talento. ¿Se nace o se hace?)

Vamos a dividir el mundo en 2 tipos de personas: los perdedores y los ganadores. Los ganadores no tienen miedo de perderlo todo, sino ambición para ganar más, pero pueden perderlo todo por cientos de motivos. Los perdedores tienen miedo de perder lo poco que tienen. Irónicamente, los perdedores tienen ese miedo en lugar de tener la esperanza de que pueden ganarlo todo. Esto me recuerda a una vieja frase: "Una persona que no tiene nada que perder es una persona que lo tiene todo por ganar".

Claro que puedo contar con dos experiencias reales otro factor que desmontaría esta teoría, al menos de una forma generalizada.

 En 1999 conocimos a un vagabundo el cual nos contó su historia. Perdió su trabajo,  cayó en el alcohol y jugó con las drogas. Su novia o mujer le dejó y desde entonces decía que la mala suerte le perseguía. Lo contratamos en nuestra empresa de vendedor, le compramos un par de trajes, camisas y zapatos, y le dimos alojamiento compartiendo piso con otros comerciales. Durante 2 meses todo fue bien y parecía que funcionaba. El tercer mes, cuando consiguió tener unos buenos ingresos, volvió a caer en las drogas, nos hizo un pequeño desfalco en la empresa y no volvimos a saber de él hasta que años más tarde lo vimos nuevamente de vagabundo.

Tuvo su oportunidad, le pusimos delante la buena suerte y aún así no la aprovechó.

En el año 2000, un antiguo jefe mío quebró la empresa y se quedó endeudado. En 2005, ya estaba nuevamente en el mundo de los negocios a lo grande con más de 15 trabajadores en nómina. En 2009 volvió a quebrar debido a la crisis. En 2013 vuelve a tener una empresa con 5 trabajadores y con potencial de continuar creciendo y contratando.

Probablemente el éxito no sea naturaleza ni crianza, sino una cuestión de mentalidad. Mi ex-jefe es una persona íntegra y mentalmente indestructible. No importa cuántas veces caiga, pues finalmente saldrá a flote. A nuestro vagabundo no importa cuántas oportunidades le demos, ya que siempre acabará fastidiándola.

Sólo hay una diferencia entre uno y el otro. Uno quiere tener éxito y está dispuesto a conseguirlo. El otro probablemente no quiera tener éxito, y en caso de que lo quisiera, está claro que no está dispuesto a hacer nada para lograrlo.

Publicado en Sin categoría

Richard Branson: Este verano relájate, pero no estés libre de tener grandes ideas.

Richard Branson aconseja a los emprendedores para este verano desde su perfil de Linkedin. Lo hace desde una de sus lujosas oficinas con vistas al mar :-)
Imagen: Linkedin
El verano es un buen momento para tomar un descanso y relajar la mente de las preocupaciones diarias. Hay que relajarse, aunque con el tiempo libre que se suele tener desde que amanece, tendrás más tiempo para que tus ideas de negocio tomen forma en tu mente.


Usa parte de ese tiempo que estarás tumbado tomando el sol para reflexionar sobre lo que va de año y planificar la forma de mejorar para los próximos meses. Pero sobre todo, toma tiempo para descansar.

(Leer: 9 consejos de Richard Branson para emprendedores)

Si tienes la suerte de asistir a una fiesta, trata de no pasarte toda la noche mirando tu smartphone cada 5 minutos, pero ten la mente abierta a escuchar a otras personas. Cuenta Branson que en algunas ocasiones, durante sus vacaciones ha escuchado alguna idea interesante que al volver de las vacaciones la ha convertido en un negocio para Virgin Group. "Mantén los ojos abiertos para recoger las ideas creativas. Están por todas partes".

Cuenta Branson que en una charla de un bar pueden surgir más ideas que cuando nos ponemos a buscarlas en nuestra semana laboral. En verano tenemos la mente más despejada y por tanto más receptiva. Además, desde una hamaca o una casa flotante frente al mar se genera un ambiente relajado que fomenta la creatividad.

(Leer: 4 cosas que pueden hacer los propietarios de pequeños negocios este verano)

Hacer ejercicio mejorará tu productividad laboral, junto con tu estado físico en general. Claro que esto no sólo habría que hacerlo en verano. Cuenta Branson que en más de una ocasión ha cogido a su plantilla creativa de la empresa y se los ha llevado varios días para que despejaran la mente y se relajaran de toda la carga laboral. Asegura que cuando volvieron, su productividad y creatividad mejoró considerablemente.

Branson aconseja que si eres propietario de un negocio o diriges un equipo de trabajo, aproveches estas fechas para planificar un viaje con tu equipo de trabajo, aunque sea de un par de días, ya que afirma se afianzan los lazos en los equipos, llegándose a conocer mucho mejor unos a otros y de paso romper la monotonía. De esta forma tu equipo vendrá más relajado y seguramente con más energía y creatividad.

Publicado en Sin categoría

Richard Branson: Este verano relájate, pero no estés libre de tener grandes ideas.

Richard Branson aconseja a los emprendedores para este verano desde su perfil de Linkedin. Lo hace desde una de sus lujosas oficinas con vistas al mar :-)
Imagen: Linkedin
El verano es un buen momento para tomar un descanso y relajar la mente de las preocupaciones diarias. Hay que relajarse, aunque con el tiempo libre que se suele tener desde que amanece, tendrás más tiempo para que tus ideas de negocio tomen forma en tu mente.


Usa parte de ese tiempo que estarás tumbado tomando el sol para reflexionar sobre lo que va de año y planificar la forma de mejorar para los próximos meses. Pero sobre todo, toma tiempo para descansar.

(Leer: 9 consejos de Richard Branson para emprendedores)

Si tienes la suerte de asistir a una fiesta, trata de no pasarte toda la noche mirando tu smartphone cada 5 minutos, pero ten la mente abierta a escuchar a otras personas. Cuenta Branson que en algunas ocasiones, durante sus vacaciones ha escuchado alguna idea interesante que al volver de las vacaciones la ha convertido en un negocio para Virgin Group. "Mantén los ojos abiertos para recoger las ideas creativas. Están por todas partes".

Cuenta Branson que en una charla de un bar pueden surgir más ideas que cuando nos ponemos a buscarlas en nuestra semana laboral. En verano tenemos la mente más despejada y por tanto más receptiva. Además, desde una hamaca o una casa flotante frente al mar se genera un ambiente relajado que fomenta la creatividad.

(Leer: 4 cosas que pueden hacer los propietarios de pequeños negocios este verano)

Hacer ejercicio mejorará tu productividad laboral, junto con tu estado físico en general. Claro que esto no sólo habría que hacerlo en verano. Cuenta Branson que en más de una ocasión ha cogido a su plantilla creativa de la empresa y se los ha llevado varios días para que despejaran la mente y se relajaran de toda la carga laboral. Asegura que cuando volvieron, su productividad y creatividad mejoró considerablemente.

Branson aconseja que si eres propietario de un negocio o diriges un equipo de trabajo, aproveches estas fechas para planificar un viaje con tu equipo de trabajo, aunque sea de un par de días, ya que afirma se afianzan los lazos en los equipos, llegándose a conocer mucho mejor unos a otros y de paso romper la monotonía. De esta forma tu equipo vendrá más relajado y seguramente con más energía y creatividad.

Publicado en Sin categoría

Richard Branson: Este verano relájate, pero no estés libre de tener grandes ideas.

Richard Branson aconseja a los emprendedores para este verano desde su perfil de Linkedin. Lo hace desde una de sus lujosas oficinas con vistas al mar :-)
Imagen: Linkedin
El verano es un buen momento para tomar un descanso y relajar la mente de las preocupaciones diarias. Hay que relajarse, aunque con el tiempo libre que se suele tener desde que amanece, tendrás más tiempo para que tus ideas de negocio tomen forma en tu mente.


Usa parte de ese tiempo que estarás tumbado tomando el sol para reflexionar sobre lo que va de año y planificar la forma de mejorar para los próximos meses. Pero sobre todo, toma tiempo para descansar.

(Leer: 9 consejos de Richard Branson para emprendedores)

Si tienes la suerte de asistir a una fiesta, trata de no pasarte toda la noche mirando tu smartphone cada 5 minutos, pero ten la mente abierta a escuchar a otras personas. Cuenta Branson que en algunas ocasiones, durante sus vacaciones ha escuchado alguna idea interesante que al volver de las vacaciones la ha convertido en un negocio para Virgin Group. "Mantén los ojos abiertos para recoger las ideas creativas. Están por todas partes".

Cuenta Branson que en una charla de un bar pueden surgir más ideas que cuando nos ponemos a buscarlas en nuestra semana laboral. En verano tenemos la mente más despejada y por tanto más receptiva. Además, desde una hamaca o una casa flotante frente al mar se genera un ambiente relajado que fomenta la creatividad.

(Leer: 4 cosas que pueden hacer los propietarios de pequeños negocios este verano)

Hacer ejercicio mejorará tu productividad laboral, junto con tu estado físico en general. Claro que esto no sólo habría que hacerlo en verano. Cuenta Branson que en más de una ocasión ha cogido a su plantilla creativa de la empresa y se los ha llevado varios días para que despejaran la mente y se relajaran de toda la carga laboral. Asegura que cuando volvieron, su productividad y creatividad mejoró considerablemente.

Branson aconseja que si eres propietario de un negocio o diriges un equipo de trabajo, aproveches estas fechas para planificar un viaje con tu equipo de trabajo, aunque sea de un par de días, ya que afirma se afianzan los lazos en los equipos, llegándose a conocer mucho mejor unos a otros y de paso romper la monotonía. De esta forma tu equipo vendrá más relajado y seguramente con más energía y creatividad.

Publicado en Sin categoría

Richard Branson: Este verano relájate, pero no estés libre de tener grandes ideas.

Richard Branson aconseja a los emprendedores para este verano desde su perfil de Linkedin. Lo hace desde una de sus lujosas oficinas con vistas al mar :-)
Imagen: Linkedin
El verano es un buen momento para tomar un descanso y relajar la mente de las preocupaciones diarias. Hay que relajarse, aunque con el tiempo libre que se suele tener desde que amanece, tendrás más tiempo para que tus ideas de negocio tomen forma en tu mente.


Usa parte de ese tiempo que estarás tumbado tomando el sol para reflexionar sobre lo que va de año y planificar la forma de mejorar para los próximos meses. Pero sobre todo, toma tiempo para descansar.

(Leer: 9 consejos de Richard Branson para emprendedores)

Si tienes la suerte de asistir a una fiesta, trata de no pasarte toda la noche mirando tu smartphone cada 5 minutos, pero ten la mente abierta a escuchar a otras personas. Cuenta Branson que en algunas ocasiones, durante sus vacaciones ha escuchado alguna idea interesante que al volver de las vacaciones la ha convertido en un negocio para Virgin Group. "Mantén los ojos abiertos para recoger las ideas creativas. Están por todas partes".

Cuenta Branson que en una charla de un bar pueden surgir más ideas que cuando nos ponemos a buscarlas en nuestra semana laboral. En verano tenemos la mente más despejada y por tanto más receptiva. Además, desde una hamaca o una casa flotante frente al mar se genera un ambiente relajado que fomenta la creatividad.

(Leer: 4 cosas que pueden hacer los propietarios de pequeños negocios este verano)

Hacer ejercicio mejorará tu productividad laboral, junto con tu estado físico en general. Claro que esto no sólo habría que hacerlo en verano. Cuenta Branson que en más de una ocasión ha cogido a su plantilla creativa de la empresa y se los ha llevado varios días para que despejaran la mente y se relajaran de toda la carga laboral. Asegura que cuando volvieron, su productividad y creatividad mejoró considerablemente.

Branson aconseja que si eres propietario de un negocio o diriges un equipo de trabajo, aproveches estas fechas para planificar un viaje con tu equipo de trabajo, aunque sea de un par de días, ya que afirma se afianzan los lazos en los equipos, llegándose a conocer mucho mejor unos a otros y de paso romper la monotonía. De esta forma tu equipo vendrá más relajado y seguramente con más energía y creatividad.

Publicado en Sin categoría

3 Ideas de Inversión que te pueden causar problemas.

En un mercado alcista y una economía saneada, nunca faltan excelentes ideas de inversión para hacer crecer tu dinero. El problema es cuando llega la volatilidad, ya que de repente es mucho más difícil encontrar inversiones rentables para tu cartera, y suele ocurrir, que aquellas estrategias que funcionaron en anteriores recesiones, ahora se convierten en ideas de inversión completamente equivocadas a pesar de que las recomienden los propios expertos.



Es decir, teniendo en cuenta que muchas de las estrategias del pasado se han venido abajo en esta crisis, recuerda que estas 3 ideas de inversión pueden no funcionar en próximas recesiones. Incluso pueden no funcionar en el ciclo que está a punto de llegar.

1. Las acciones de baja volatilidad son siempre más seguras.

Durante una crisis, existen acciones mucho menos volátiles. Basarnos en una estrategia de inversión de baja volatilidad implica la elección de acciones que mientras todos los mercados caen, éstas caen en menor proporción o comienzan a subir convirtiéndose en un valor refugio. El problema de estas acciones, es que cuando todo acaba y comienzan los fuertes rebotes, estas acciones apenas suelen moverse, e incluso se podría dar el caso de que comenzaran a caer, aún no teniendo sentido.

Por otro lado, cuando las acciones se convierten en "muy populares" para los inversores, también se corre el riesgo de precios demasiado inflados y sorpresas que pueden llegar de un día para otro. La parte más lógica de por qué no suben cuando el mercado se recupera es por la sencilla razón de que los propios inversores quieren aprovechar las subidas de otras acciones muchos más castigadas.

Podríamos cambiar esa idea de inversión por otro. Hasta ahora, históricamente, en un alto porcentaje de los casos, las acciones que han tenido grandes subidas cuando todos los mercados se derrumbaban, una vez se produjo la recuperación del mercado, sufrieron importantes caídas. Claro que esta propia idea o estrategia podría cambiar para la próxima vez.

2. El oro es una inversión segura.

El oro es una buena inversión ya que con el tiempo sube. Hemos podido comprobar que esas palabras que ya escuchamos también con los precios de la vivienda, han ido a parar a un saco roto. Todo lo que sube, llegado el momento puede entrar en burbuja, y hemos podido comprobar cómo el oro y la plata no son una excepción, donde muchos expertos analistas de prestigio dieron precios objetivos al oro incluso de 8.000 dólares. Por otra parte, aunque históricamente el oro subía cuando la bolsa bajaba, lo cierto es que si una crisis se alarga demasiado y se convierte en depresión, dándose la circunstancia de que muchos países se ven obligados a vender su oro, esto puede provocar una brusca caída en el precio del oro.

No debes olvidar que en el mundo de la inversión hay mucho dinero de personas que hacen negocio apostando en contra de lo que es popular, y por tanto, no existen las inversiones refugio, ya que serán refugio mientras una élite te lo permita. En la inversión, no hay nada seguro, siempre se corre un riesgo.

3. Las acciones con altos dividendos son más seguras que el resto de las acciones.

Lo mismo que ocurría con las acciones de baja volatilidad, las acciones con buenos dividendos se han convertido en la panacea para los inversores durante esta recesión. Es lógico, ya que todo el mercado va a caer, al menos que me paguen el dividendo minimizando mis pérdidas.

Claro que la euforia compradora de este tipo de acciones las han convertido irónicamente en volátiles, del mismo modo que grandes compañías que pagaban buenos dividendos se han visto en la obligación de suspender o recortar el dividendo, recordándole nuevamente a los inversores que todo cambia en la inversión y lo que hoy sirve, mañana podría no funcionar, sobre todo si todo el mundo tiene claro que esa estrategia funciona, ya que la única regla que funciona en bolsa es que "cuando todo el mundo lo ve, no llega a aparecer". (Leer: Cómo elaborar una estrategia de inversión basada en dividendos para ganar un 10% anual).

Finalmente, todo el mundo debe saber que lo que sigue funcionando desde hace casi 100 años es el Value Investing, el método de Graham y Buffett, que básicamente es comprar una gran empresa a un precio bajo, una empresa infravalorada por el mercado y siempre pensando a largo plazo, por lo que cuando una acción baja un 15% no es una tragedia, sino una oportunidad para poder comprar más barato.
Publicado en Sin categoría

3 Ideas de Inversión que te pueden causar problemas.

En un mercado alcista y una economía saneada, nunca faltan excelentes ideas de inversión para hacer crecer tu dinero. El problema es cuando llega la volatilidad, ya que de repente es mucho más difícil encontrar inversiones rentables para tu cartera, y suele ocurrir, que aquellas estrategias que funcionaron en anteriores recesiones, ahora se convierten en ideas de inversión completamente equivocadas a pesar de que las recomienden los propios expertos.



Es decir, teniendo en cuenta que muchas de las estrategias del pasado se han venido abajo en esta crisis, recuerda que estas 3 ideas de inversión pueden no funcionar en próximas recesiones. Incluso pueden no funcionar en el ciclo que está a punto de llegar.

1. Las acciones de baja volatilidad son siempre más seguras.

Durante una crisis, existen acciones mucho menos volátiles. Basarnos en una estrategia de inversión de baja volatilidad implica la elección de acciones que mientras todos los mercados caen, éstas caen en menor proporción o comienzan a subir convirtiéndose en un valor refugio. El problema de estas acciones, es que cuando todo acaba y comienzan los fuertes rebotes, estas acciones apenas suelen moverse, e incluso se podría dar el caso de que comenzaran a caer, aún no teniendo sentido.

Por otro lado, cuando las acciones se convierten en "muy populares" para los inversores, también se corre el riesgo de precios demasiado inflados y sorpresas que pueden llegar de un día para otro. La parte más lógica de por qué no suben cuando el mercado se recupera es por la sencilla razón de que los propios inversores quieren aprovechar las subidas de otras acciones muchos más castigadas.

Podríamos cambiar esa idea de inversión por otro. Hasta ahora, históricamente, en un alto porcentaje de los casos, las acciones que han tenido grandes subidas cuando todos los mercados se derrumbaban, una vez se produjo la recuperación del mercado, sufrieron importantes caídas. Claro que esta propia idea o estrategia podría cambiar para la próxima vez.

2. El oro es una inversión segura.

El oro es una buena inversión ya que con el tiempo sube. Hemos podido comprobar que esas palabras que ya escuchamos también con los precios de la vivienda, han ido a parar a un saco roto. Todo lo que sube, llegado el momento puede entrar en burbuja, y hemos podido comprobar cómo el oro y la plata no son una excepción, donde muchos expertos analistas de prestigio dieron precios objetivos al oro incluso de 8.000 dólares. Por otra parte, aunque históricamente el oro subía cuando la bolsa bajaba, lo cierto es que si una crisis se alarga demasiado y se convierte en depresión, dándose la circunstancia de que muchos países se ven obligados a vender su oro, esto puede provocar una brusca caída en el precio del oro.

No debes olvidar que en el mundo de la inversión hay mucho dinero de personas que hacen negocio apostando en contra de lo que es popular, y por tanto, no existen las inversiones refugio, ya que serán refugio mientras una élite te lo permita. En la inversión, no hay nada seguro, siempre se corre un riesgo.

3. Las acciones con altos dividendos son más seguras que el resto de las acciones.

Lo mismo que ocurría con las acciones de baja volatilidad, las acciones con buenos dividendos se han convertido en la panacea para los inversores durante esta recesión. Es lógico, ya que todo el mercado va a caer, al menos que me paguen el dividendo minimizando mis pérdidas.

Claro que la euforia compradora de este tipo de acciones las han convertido irónicamente en volátiles, del mismo modo que grandes compañías que pagaban buenos dividendos se han visto en la obligación de suspender o recortar el dividendo, recordándole nuevamente a los inversores que todo cambia en la inversión y lo que hoy sirve, mañana podría no funcionar, sobre todo si todo el mundo tiene claro que esa estrategia funciona, ya que la única regla que funciona en bolsa es que "cuando todo el mundo lo ve, no llega a aparecer". (Leer: Cómo elaborar una estrategia de inversión basada en dividendos para ganar un 10% anual).

Finalmente, todo el mundo debe saber que lo que sigue funcionando desde hace casi 100 años es el Value Investing, el método de Graham y Buffett, que básicamente es comprar una gran empresa a un precio bajo, una empresa infravalorada por el mercado y siempre pensando a largo plazo, por lo que cuando una acción baja un 15% no es una tragedia, sino una oportunidad para poder comprar más barato.
Publicado en Sin categoría